Cuál es la diferencia entre el sobrepeso y la obesidad

En esta serie de formatos audiovisuales exclusivos de Infobae y para toda la región, el reconocido médico Alberto Cormillot, especialista en nutrición y obesidad, abordará temas actuales y cotidianos sobre salud nutricional, planes de alimentación, cómo adelgazar y mantenerse en forma de manera saludable y a lo largo del tiempo, entre muchos otros temas. Aquí el capítulo estreno

Diferencia entre sobrepeso y obesidad - #TV

La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud, ya que son factores de riesgo para numerosas enfermedades crónicas, entre las que se incluyen la diabetes, las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Según estimaciones recientes de la Organización Mundial de la Salud, más de 600 millones de adultos son obesos, es decir, aproximadamente el 13 por ciento del total de la población adulta. Y el problema no se limita a los adultos, de hecho, actualmente se estima que los niños menores de 5 años con sobrepeso son más de 20 millones.

La obesidad ha alcanzado proporciones epidémicas a nivel mundial: cada año mueren,como mínimo, 2,8 millones de personas a causa de la obesidad o el sobrepeso.

Según la OMS, más de 600 millones de adultos son obesos en el mundo (Shutterstock)
Según la OMS, más de 600 millones de adultos son obesos en el mundo (Shutterstock)

¿Cuál es la diferencia entre el sobrepeso y qué es la obesidad? El sobrepeso es hasta 15 o 20 kilos por encima de lo que uno debería tener. Y la obesidad está por encima de esos 20 kilos. Sin embargo, las complicaciones en la salud comienzan a partir de los 10 kilos de más, es por eso que la diferencia entre el sobrepeso y la obesidad, es una diferencia de grado. Lo mejor es tener el menor peso que uno pueda tener razonablemente, recordando que lo ideal es el enemigo de lo bueno.

La obesidad está caracterizada por tres factores: el primero es ingerir más de lo que el organismo necesita para graduar su equilibrio en el peso normal, siendo generalmente este un exceso. El segundo, una mala utilización de la ingesta que hace que se transforme muy fácilmente en grasa o el tercero, una disminución de la actividad física.

El problema y el mayor desafío es que la obesidad no tiene una causa única. Por el contrario su naturaleza compleja es el resultado de una combinación de diversos factores como los genéticos y metabólicos, el ambiente obesogénico y los llamados factores desencadenantes.

Con ambos progenitores obesos existe un 85% de probabilidades de que el hijo sea obeso.Con un progenitor obeso hay 50% de probabilidades. Con ambos progenitores delgados, 15% de probabilidades de que le hijo sea obeso.

Según el informe de la FAO, Perspectivas agrícolas 2019-2028, la obesidad afecta actualmente a alrededor de un cuarto de la población en América Latina y el Caribe. Este trabajo subraya que si además de los obesos se consideran a quienes padecen de sobrepeso, están afectados el 60% de los habitantes de América Latina.

El texto denuncia la triple carga de la malnutrición: un cóctel explosivo que mezcla subalimentación, obesidad y falta de micronutrientes, creando un problema de salud pública cada vez más grave.

El sobrepeso, como su nombre lo indica, es un peso por encima del ideal que indican las tablas. Este exceso puede ser debido a muchas causas porque cualquier órgano o sistema que crezca de manera patológicamente puede producirlo. En la práctica, el sobrepeso se debe a: gordura (aumento de grasa), retención de líquidos (edemas), hipertrofia muscular (deportistas, atletas) o embarazos.

Frente a este cuadro, la solución pasa principalmente por la incorporación de hábitos saludables tanto para tratar la enfermedad,como para su prevención. La dieta saludable y la actividad física suficiente y regular son los principales factores de promoción y mantenimiento de una buena salud durante toda la vida.

En Argentina, la prevalencia de exceso de peso (sobrepeso + obesidad), según la 4° Edición de la Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (realizada en 2018 y presentada en 2019), fue de 61,6%, comparativamente superior a la 3° Edición de la ENFR (57,9% en 2005), con una tendencia que se mantuvo en ascenso alarmante en relación con los relevamientos anteriores.

Para la OMS, una enfermedad es una alteración o desviación del estado fisiológico en una o varias partes del cuerpo, por causas en general conocidas, manifestada por síntomas y signos característicos, y cuya evolución es más o menos previsible. La obesidad cumple con todas estas características y además particularmente ha sido evidenciada su condición inflamatoria, a partir del aumento de un tejido adiposo disfuncional que explica el nexo con sus comorbilidades.

En ese sentido, la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN) recomienda generar conciencia a nivel comunitario e individual sobre esos dos ejes: alimentación y estilo de vida.

La SAN aconseja incorporar la actividad física a la rutina diaria con 30 minutos diarios de actividad física (Shutterstock)
La SAN aconseja incorporar la actividad física a la rutina diaria con 30 minutos diarios de actividad física (Shutterstock)

A nivel alimentario la recomendación es realizar 4 comidas diarias y 1 ó 2 colaciones,si fueran necesarias,con predominio de vegetales, frutas, carnes magras, almidones (pastas y cereales como arroz,choclo o avena, preferentemente integrales), legumbres (por ejemplo arvejas, lentejas y porotos) y hortalizas como papa o batata.

Es por eso que se deben evitar alimentos hipercalóricos que son ricos en grasa, sal y azúcares simples, pero pobres en fibra,vitaminas,minerales y otros micronutrientes. En cuanto al estilo de vida, la institución aconseja incorporar la actividad física a la rutina diaria con 30 minutos diarios de actividad física (caminar,correr o practicar un deporte).

*El doctor Alberto Cormillot (MN24518) es un reconocido médico argentino especialista en obesidad, educador para la salud, escritor y conferencista. Fundó y dirige la Clínica de Nutrición y Salud que lleva su nombre, Dieta Club, la Fundación ALCO (Anónimos Luchadores Contra la Obesidad) y el Instituto Argentino de Nutrición, desde donde asesora a industrias para la elaboración de productos dietéticos y saludables.

Video y edición: Thomas Khazki

SEGUÍ LEYENDO: