El mono aullador está en peligro crítico y fue declarado “monumento natural”

Se estima que en 25 años su población se verá reducida en un 30 %. Podría convertirse en una especie “casi extinguida” por la falta de bosques y selvas

La urbanización de áreas selváticas es la principal causa de la disminución del hábitat natural de esta especie (Getty)
La urbanización de áreas selváticas es la principal causa de la disminución del hábitat natural de esta especie (Getty)

Un ejemplar de carayá fue noticia semanas atrás al ser rescatado durante un allanamiento realizado en la Ciudad de Buenos Aires, en el barrio porteño de Belgrano R, donde encontraron, además de drogas, al mono encerrado en un armario sin luz, ni agua, ni ventilación.

Este hallazgo lleva a la reflexión sobre varios tópicos: el mascotismo o sea la tendencia a tener como animales de compañía a especies silvestres y sobre todo a analizar la situación de extremo riesgo de nuestras especies silvestres en particular la del mono carayá.

La expansión de las fronteras agropecuarias y la urbanización de áreas selváticas son la principal causa de la disminución del espacio que es el hábitat natural de esta especie. Sin bosques ni selvas no habrá monos. Como dato relevante, el nordeste argentino es la segunda región con la mayor tasa de deforestación detrás de Brasil.

Se cree que en 25 años la población de monos carayá se verá reducida en un 30%, convirtiéndola así en una especie “casi extinguida” por la falta de bosques y selvas su entorno natural.

Los monos carayá son considerados “centinelas de la salud pública”, porque al ser muy susceptibles a la fiebre amarilla, su estado de salud alerta a las poblaciones cercanas sobre el virus (Getty)
Los monos carayá son considerados “centinelas de la salud pública”, porque al ser muy susceptibles a la fiebre amarilla, su estado de salud alerta a las poblaciones cercanas sobre el virus (Getty)

La provincia de Corrientes declaró al mono carayá o aullador “monumento natural” a través de una ley para protegerlo generando expectativas más optimistas sobre su futuro.

El objeto de la norma es asegurar la conservación, evitando su extinción y diagrama la aplicación de medidas contra quienes atenten contra los monos.

Es muy importante poner de manifiesto la importancia que tiene esta especie como “centinela de la salud pública”. Los monos son muy susceptibles a la fiebre amarilla, ya que tras ser picados por el mosquito vector de la enfermedad a los cinco días mueren.

Esto tiene una importancia muy grande ya que gracias ello podemos prevenir la enfermedad estableciendo una red de alerta temprana, a través de las personas que viven en zonas con poblaciones de monos que puedan observar sus comportamientos y generar avisos para que, mediante la vacunación, se pueda bloquear la enfermedad.

En Argentina, la provincia de Corrientes declaró al mono carayá o aullador “monumento natural” a través de una ley para protegerlo generando expectativas más optimistas sobre su futuro (Getty)
En Argentina, la provincia de Corrientes declaró al mono carayá o aullador “monumento natural” a través de una ley para protegerlo generando expectativas más optimistas sobre su futuro (Getty)

Los monos carayás tienen además una función especial como dispersores de semillas, un rol trascendente para lograr la forestación nativa de los árboles frutales de los que toman su alimento.

Un hecho fortuito y llamativo permite reflexionar sobre una realidad a veces muy alejada de la cotidianeidad urbana donde las mayoría de las veces prevalece el concepto de Oscar Wilde, el famoso escritor británico que, asombrado por los entornos naturales, afirmaba que “el campo es un lugar donde los pollos camina crudos”.

SEGUIR LEYENDO:





TE PUEDE INTERESAR