Las sanciones despiertan el descontento social en Rusia: hay escasez de gasolina, problemas en la construcción y una grave crisis de telefonía móvil

Las restricciones internacionales por la brutal invasión de Putin a Ucrania comenzaron a calar en el tejido social ruso

Compartir
Compartir articulo
Las sanciones internacionales disparan el descontento social contra Vladimir Putin (Europa Press)
Las sanciones internacionales disparan el descontento social contra Vladimir Putin (Europa Press)

Tras un amplio régimen de sanciones, Rusia se enfrenta a la disminución de sus recursos y a la escasez en todo el país, lo que plantea interrogantes sobre el impacto económico a largo plazo y el descontento social. Según la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, Rusia es ahora el país más sancionado del mundo, con más de 13.000 restricciones impuestas desde la invasión de Ucrania en febrero de 2022.

La presión sobre la economía rusa no es sólo una cuestión de política internacional, sino que está empezando a calar en el tejido de la sociedad rusa. Konstantin Sonin, economista político de la Harris School of Public Policy de la Universidad de Chicago, declaró a Newsweek que, aunque las sanciones no destruyan la economía rusa, “ralentizan la producción y disminuyen el volumen de lo que Rusia produce”.

Un mural que representa al presidente ruso Vladimir Putin, la Catedral de San Basilio y la Torre Spasskaya del Kremlin de Moscú (reuters)
Un mural que representa al presidente ruso Vladimir Putin, la Catedral de San Basilio y la Torre Spasskaya del Kremlin de Moscú (reuters)

Además, una encuesta independiente sugiere que el apoyo del público a la guerra está disminuyendo a medida que el impacto financiero de las sanciones se hace cada vez más palpable. Incluso comentaristas afines al Kremlin como Ivan Trushkin han expresado públicamente su frustración. Durante un segmento en Mesto Vstrechi (Lugar de encuentro), Trushkin cuestionó la paradoja de tener acceso a divisas extranjeras pero no poder gastarlas libremente debido a las sanciones.

La eficacia de las sanciones es cada vez más visible, y afecta no sólo a la postura geopolítica de Rusia, sino también a su panorama interno. Los efectos en la vida cotiaidania hacen que los rusos se pregunten: ¿A qué precio?

Y las repercusiones van mucho más allá de los pasillos del Kremlin, ya afectan a la vida cotidiana de la población rusa.

La crisis del combustible

A pesar de ser un gran productor de petróleo y gas, Rusia se enfrenta a un problema de distribución de combustible en todo el país, según han informado funcionarios y medios de comunicación estatales.

Trent Telenko, un antiguo funcionario del Pentágono, hizo hincapié en el “continuo, extenso y sistémico problema de distribución de combustible en Rusia” en un reciente post en Internet.

La escasez de gasolina se siente en todas las estaciones de servicio rusas (Reuters)
La escasez de gasolina se siente en todas las estaciones de servicio rusas (Reuters)

El 23 de agosto, el periódico ruso Izvestia informó de la escasez de gasolina en las estaciones de servicio de todo el país. Esto ocurrió en las ciudades de Astrakhan, Volgograd, Saratov, Ryazan y Novosibirsk, así como en la República de Kalmykia.

Esta escasez amenaza incluso al sector agrícola ruso. Dmitry Patrushev, Ministro de Agricultura ruso, advirtió recientemente de un posible desastre si la situación persiste. “Dejaremos de cosechar y no sembraremos cultivos de invierno”, declaró a la agencia estatal de noticias Intermix.

El analista de petróleo y gas ruso Mikhail Krutikhin sugiere que las sanciones han llevado a las compañías petroleras rusas a centrarse en la exportación para asegurarse algunos ingresos, agravando la escasez interna. “Exportan todo lo que pueden”, declaró Krutikhin al periódico independiente ruso Novaya Gazeta.

Desesperado, el último jueves, el Kremlin introdujo restricciones temporales a las exportaciones de gasolina y diésel con el fin de estabilizar el mercado interior.

Impacto en la industria

Las sanciones también han afectado a otros sectores, desde la producción de papel hasta las telecomunicaciones. Sergei Moiseev, presidente del Gremio de Editores de Prensa Periódica, transmitió los problemas de la industria editorial durante una entrevista con 360 TV. Debido a las sanciones impuestas a la importación de papel, tinta y maquinaria, los suministros nacionales de papel están disminuyendo y los precios están subiendo.

Toda la impresión está sometida a sanciones, absolutamente todo... Es decir, no sólo el papel, sino también la tinta, y lo peor son las piezas de repuesto para los equipos, porque todos los equipos son importados”, declaró Moiseev.

Del mismo modo, la industria rusa del contrachapado se enfrenta a una escasez de resina de fenol formaldehído, un componente crucial, según un informe del diario Kommersant. Esta escasez ha afectado considerablemente a Sveza, el mayor fabricante de contrachapado de Rusia.

El contrachapado se utiliza para paredes, revestimientos de tejados, techos, muebles y revestimientos.

Turbulencias en las telecomunicaciones

El sector de las telecomunicaciones tampoco es inmune. La recepción de telefonía móvil en se ha visto afectada por la escasez de equipos y piezas de repuesto provocada por las sanciones occidentales.

Las empresas extranjeras de telecomunicaciones, como Nokia y Ericsson, abandonaron Rusia tras el inicio de la invasión a gran escala, y los equipos nacionales para las torres de telefonía móvil aún no cumplen los requisitos de los operadores del país.

Esto, entre otros factores, ha “obligado a los operadores a operar bajo una escasez de equipos sin precedentes”, según declararon analistas a Kommersant.

La retirada de Nokia y Ericsson de Rusia ha afectado a las infraestructuras del país. Un informe de Reuters de diciembre de 2022 citaba a altos ejecutivos de telecomunicaciones no identificados que predicen un aumento de las llamadas caídas, velocidades de descarga más lentas y cortes más largos para los usuarios de teléfonos móviles rusos debido a la escasez de equipos.