Diputados aprobaron “ley antichancla”: padres y tutores no podrán usar castigos físicos ni humillantes para educar a menores

La reforma, que fue enviada a AMLO para su firma y publicación, incluye actos como amenazas, sustos o ridiculizaciones, así como convertir a los niños, niñas y adolescentes en chivos expiatorios

La reforma fue aprobada de forma unánime en San Lázaro (Foto: Cuartoscuro)
La reforma fue aprobada de forma unánime en San Lázaro (Foto: Cuartoscuro)

La Cámara de Diputados aprobó este jueves de manera unánime una reforma que prohíbe a los padres y tutores el castigo corporal y humillante como método correctivo o disciplinario de niños, niñas y adolescentes, incluidos los pellizcos, las mordidas, las quemaduras y la ridiculización, entre otras.

El Pleno en San Lázaro aprobó con 446 votos a favor, y sin abstenciones ni votos en contra, la iniciativa para reformar y adicionar diversas disposiciones de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, y del Código Civil federal. Fue enviada al presidente Andrés Manuel López Obrador para que la firme y se publique, así como para su entrada en vigor.

Se tratan de dos modificaciones en ambas regulaciones mencionadas para incorporar estas medidas. En la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, se agrega el apartado VIII del artículo 47, que habla del castigo corporal y humillante.

El dictamen agregó un capítulo con respecto a los castigos humillantes y físicos (Foto: Cortesía Cámara de DIputados)
El dictamen agregó un capítulo con respecto a los castigos humillantes y físicos (Foto: Cortesía Cámara de DIputados)

“Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho a recibir orientación, educación, cuidado y crianza de su madre, su padre, o de quienes ejerzan la patria potestad, tutela o guardia y custodia, así como de los encargados y el personal de instituciones educativas, deportivas, religiosas, de salud, de asistencia social, de cuidado, penales o de cualquier otra índole sin que en modo alguno se autorice el uso del castigo corporal ni el trato humillante”, indica.

Se entiende por castigo humillante cualquier trato ofensivo, denigrante, desvalorizador, estigmatizante, ridiculizadora o que menosprecia una niña, niño y adolescente o cualquier acto que tenga como objetivo provocar dolor, molestia o humillación

Además, puede incluir actos “donde se amenaza, se asusta o se ridiculiza o se convierte en chivo expiatorio al niño, niña o adolescente”. Además, por castigo corporal o físico se entiende aquel que utilice la fuerza física.

Los actos que se castigarán incluyen aquellos donde se amenaza, se asusta o se ridiculiza o se convierte en chivo expiatorio(Foto: Cuartoscuro)
Los actos que se castigarán incluyen aquellos donde se amenaza, se asusta o se ridiculiza o se convierte en chivo expiatorio(Foto: Cuartoscuro)

El castigo corporal o físico puede incluir pero no está limitado a: golpes con la mano o con algún objeto, empujones, pellizcos, mordidas, tirones de cabello o de las orejas, obligar a sostener posturas incómodas, quemaduras y la ingesta de alimentos hirviendo u otros productos, o cualquier otro acto que tenga como objeto causar dolor o malestar, aunque sea leve.

En el artículo 105 de la misma Ley le añadiría al apartado IV la prohibición de ejercer cualquier tipo de violencia en contra de niños, niñas y adolescentes con quienes tengan trato, en particular el castigo corporal y humillante.

Por su parte, al Código Civil federal se le agrega el artículo 323 Tier: Particularmente, queda prohibido que la madre padre o cualquier persona en la familia utiliza el castigo corporal o cualquier tipo de trato humillante como forma de corrección o disciplina de niñas niños o adolescentes.

Los castigos no tienen que ser necesariamente graves: también se castigarán aunque sean leves (Foto: Cuartoscuro)
Los castigos no tienen que ser necesariamente graves: también se castigarán aunque sean leves (Foto: Cuartoscuro)

Además, amplía la definición de violencia familiar. Se considera así “al uso intencional de la fuerza física, moral o de cualquier acto que tenga como objetivo provocar dolor, molestia, humillación, incluyendo el castigo corporal y humillante contra niñas, niños y adolescentes”, señalan.

Además también se suman las omisiones graves que ejerza un miembro de la familia en contra de otro integrante de la misma, que atente contra su integridad física, psíquica y emocional. “Independientemente de que pueda producir o no lesiones, siempre y cuando el agresor y el agredido habiten en el mismo domicilio, exista una relación de parentesco, matrimonio o concubinato”, agregó.

Además, se amplía también el artículo 423 del mismo código, donde se prohíbe “que la madre, padre cualquier persona que ejerza la patria potestad, tutela, guardia, custodia, crianza de niños y adolescentes, utilice el castigo corporal humillante como forma de corrección o disciplina de niños, niñas y adolescentes”.

MÁS SOBRE ESTE TEMA