Las pandemias del futuro serán más mortales y costosas sin cambios en los modelos de producción

Así lo adelantaron los integrantes de la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas

Para los expertos, las futuras pandemias surgirán más a menudo
Para los expertos, las futuras pandemias surgirán más a menudo

Los expertos no tienen dudas: la actual pandemia de COVID-19, que amenaza con una segunda ola peor que la primera que dejó cientos de miles de muertos, es producto de un daño autoinfligido. Los modelos de producción y consumo que la humanidad ha desarrollado en el último siglo, en detrimento de la naturaleza, favorecieron la aparición del coronavirus para el que no se halla vacuna y no se descarta que sólo sea una muestra de lo que depara el futuro.

Así lo planteó un reporte, que con su nombre ya lo dice todo: Escapando de la Era de las Pandemias, realizado por la Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés). Allí los expertos recomiendan a los gobiernos un replanteo de cómo encarar próximas crisis y trabajar en la prevención que, calculan, costaría 100 veces menos que revertir procesos como el que vivimos.

“Las futuras pandemias surgirán más a menudo, se extenderán más rápidamente, harán más daño a la economía mundial y matarán más gente que el COVID-19 a menos que haya un cambio transformador en el enfoque global de la lucha contra las enfermedades infecciosas”, advierte el informe sobre la biodiversidad y las pandemias realizado por 22 destacados expertos de en todo el mundo.

Respecto de los costos, la evaluación estima que se encuentra entre los 8.000 y 16.000 millones de dólares a nivel mundial hasta julio de este año, y calcularon que los costos sólo en los Estados Unidos pueden llegar a ser de hasta 16 billones de dólares para el cuarto trimestre de 2021. Los expertos estiman que el costo de reducir los riesgos a evitar que las pandemias sean 100 veces menores que el costo de responder a tales pandemias, “proporcionando fuertes incentivos económicos para un cambio transformador”.

“El COVID-19 es al menos la sexta pandemia de salud mundial desde la Gran Gripe de 1918, y aunque tiene sus orígenes en microbios transportados por animales, como todas las pandemias su aparición ha sido impulsada enteramente por las actividades humanas”, dice el reporte que acaba de ser publicado. Se estima que otros 1,7 millones de virus “no descubiertos” existen en mamíferos y aves, de los cuales hasta 850.000 tendrían la capacidad de infectar a la gente.

Los expertos recomiendan a los gobiernos un replanteo de cómo encarar próximas crisis y trabajar en la prevención
Los expertos recomiendan a los gobiernos un replanteo de cómo encarar próximas crisis y trabajar en la prevención

“No hay ningún gran misterio sobre la causa de la pandemia de COVID-19 - o de cualquier pandemia moderna”, dijo el Dr. Peter Daszak, presidente de EcoHealth Alliance y Presidente del taller del IPBES. “Las mismas actividades humanas que impulsan el cambio climático y la pérdida de la biodiversidad también impulsan el riesgo de pandemia a través de sus impactos en nuestra el medio ambiente. Los cambios en la forma en que usamos la tierra; la expansión e intensificación de agricultura; y el comercio, la producción y el consumo insostenibles perturban la naturaleza y aumentan el contacto entre la vida silvestre, el ganado, los patógenos y las personas. Este es el camino a las pandemias”.

El riesgo de pandemia puede reducirse considerablemente mediante la reducción de las actividades humanas que impulsan la pérdida de la biodiversidad, mediante una mayor conservación de las áreas protegidas, y a través de medidas que reduzcan la explotación insostenible de las regiones de gran diversidad biológica. Este reducirá el contacto entre la vida silvestre, el ganado y los seres humanos y ayudará a prevenir el derrame de nuevas enfermedades, dice el informe.

“La abrumadora evidencia científica apunta a una conclusión muy positiva”, dijo el doctor Daszak. “Tenemos la creciente capacidad de prevenir pandemias - pero la forma en que lo estamos haciendo ahora mismo ignora en gran medida esa capacidad. Nuestro enfoque ha sido eficaz, pero está estancado - todavía dependemos de los intentos de contener y controlar las enfermedades después de que emergen, a través de las vacunas y la terapéutica. Podemos escapar de la era de las pandemias, pero esto requiere un enfoque mucho mayor en la prevención, además de la reacción”.

A pesar del diagnóstico negativo, los expertos trabajaron una serie de lineamientos enfocados en la prevención, que es posible. Algunos de ellos son:

Lanzamiento de un consejo intergubernamental de alto nivel sobre la prevención de pandemias para proporcionar a los responsables de la toma de decisiones la mejor ciencia y pruebas sobre las nuevas enfermedades; predecir las zonas de alto riesgo; evaluar el impacto económico de posibles pandemias y para poner de relieve las lagunas de la investigación. Tal consejo también podría coordinar el diseño de un marco de vigilancia mundial.

Institucionalizar el enfoque de “Una Salud” en los gobiernos nacionales para construir preparación para una pandemia, mejorar los programas de prevención de pandemias e investigar y controlar los brotes en todos los sectores.

Desarrollar e incorporar el impacto en la salud de los riesgos de pandemia y enfermedades emergentes en los principales proyectos de desarrollo y de utilización de la tierra. El cambio en el uso de tierras es un causante global importante de pandemias, y ha contribuido a que aparezcan más del 30% de nuevas enfermedades reportadas desde 1960. Aquí los científicos incluyen la deforestación, el asentamiento humano en hábitats primordialmente salvajes, el aumento de producción de cultivos y ganado y la urbanización.

La aparición del COVID como todas las pandemias ha sido impulsada enteramente por las actividades humanas
La aparición del COVID como todas las pandemias ha sido impulsada enteramente por las actividades humanas

Al permitir cambios para reducir los tipos de consumo, la agricultura globalizada expansión y el comercio que han llevado a las pandemias - esto podría incluir impuestos o impuestos sobre el consumo de carne, la producción ganadera y otras formas de alta actividades de riesgo de pandemia.

La reducción de los riesgos de enfermedades zoonóticas en el comercio internacional de fauna silvestre mediante una nueva asociación intergubernamental de “salud y comercio”. El comercio de fauna salvaje lleva ocurriendo a lo largo de la historia humana y ofrece nutrición y bienestar para poblaciones, especialmente poblaciones indígenas y comunidades locales en muchos países. Aproximadamente el 24% de todas las especies terrestres salvajes vertebradas se compran y venden a nivel global. El comercio internacional legal global de fauna salvaje se ha multiplicado por cinco o más en los últimos 14 años, y se estima que está valorado en $107.000 millones en 2019. Se estima que la industria de comercio ilegal de fauna salvaje está valorada en $7.000-23.000 mil millones anuales..

Valorar el compromiso y los conocimientos de los pueblos indígenas y las comunidades locales en programas de prevención de pandemias, logrando una mayor seguridad alimentaria, y reduciendo el consumo de la vida silvestre.

Seguí leyendo:

Vuelven los vuelos internacionales en noviembre

La marca GAP llega a la Argentina: se comercializará online desde una plataforma de venta de indumentaria

Cyber Monday 2020: cuáles son las mejores ofertas y opciones de cuotas de esta edición