Unas 500 familias viven en el basurero (AP)

Unas 500 familias viven en el basurero (AP)

Changlair Aristide se gana la vida en un ardiente e infernal paisaje, el apestoso basurero de una tierra empobrecida. Al igual que miles de otra personas, el padre de nueve hijos sobrevive buscando algo que le quede de valor en el vertedero de Truitier, al norte de Cite Soleil, un tugurio notorio en la capital de Haití.

Los camiones volquetes rugen las 24 horas del día, dejando 100 mil toneladas de desechos cada mes. El humo negro llena el aire mientras la basura se quema. La violencia se presenta en el lugar cuando los recolectores luchan por los "residuos" más valiosos. La desesperación y la miseria opacan cualquier sensación de optimismo.

El vertedero de Truitier, al norte de Cite Soleil, un tugurio notorio en la capital de Haití (AP)

El vertedero de Truitier, al norte de Cite Soleil, un tugurio notorio en la capital de Haití (AP)

"Es un infierno en la tierra", dijo Aristide, de 36 años, quien ha estado clasificando los desechos desde 1994 y originalmente vio el trabajo como una forma de enriquecerse en la nación más pobre del hemisferio occidental.

Alrededor del 60 por ciento de los casi 10,5 millones de habitantes de Haití luchan por vivir con alrededor de 2 dólares por día o menos, y un informe de enero de la Agencia de Desarrollo Internacional de los EEUU dijo que aproximadamente la mitad del país está desnutrido.

Un hombre descansa sobre la basura luego de una jornada de recolección de residuos (AP)

Un hombre descansa sobre la basura luego de una jornada de recolección de residuos (AP)

De sus ingresos en el vertedero, Aristide compró dos cerdos y construyó una casa hecha de acero corrugado justo más allá del borde del vertedero, donde vive con su esposa y tres de sus hijos. Cada día, hurga entre los desechos durante horas, a menudo trabajando en la noche para llenar una bolsa con materiales que vende cerca.

"Estoy buscando todo tipo de artículos para vender para cuidar a mi familia porque no quiero que mis hijos me sigan en este trabajo horrible", dijo. "A veces Dios está conmigo. He encontrado cosas buenas en la basura, como jamón, queso, leche, arroz, pan, vino, champaña, juguetes", agregó.

Los camiones se escuchan las 24 horas del día (AP)

Los camiones se escuchan las 24 horas del día (AP)

También encontró ropa, marihuana y una pistola, que vendió para mantener a su familia. Pero el riesgo de enfermar siempre está presente.

El vertedero, hogar de unas 500 familias, es el centro de brotes letales de cólera cuando las tierras se inundan durante la temporada de lluvias y se convierten en un caldo de cultivo para los mosquitos, portadores de enfermedades. Los residuos venenosos se descomponen en el suelo y se filtran a las fuentes de agua cercanas.

Alrededor del 60 por ciento de los casi 10,5 millones de habitantes de Haití luchan por vivir con alrededor de 2 dólares por día o menos (AP)

Alrededor del 60 por ciento de los casi 10,5 millones de habitantes de Haití luchan por vivir con alrededor de 2 dólares por día o menos (AP)

"Aquí no tenemos baño", dice René Phanor, un residente de barrios marginales que también trabaja para una organización de ayuda local.

Él y otros dicen que los recolectores a menudo sufren de enfermedades respiratorias crónicas, dolores de cabeza e infecciones contraídas por jeringas usadas.

"Vivimos en una situación inhumana", comentó Phanor, agregando que no hay una clínica de salud en el asentamiento del vertedero.

Aun así, los recolectores han creado su propia comunidad, compartiendo el tiempo de inactividad conversando con amigos o jugando al fútbol.

Se trabaja día y noche en busca de residuos (AP)

Se trabaja día y noche en busca de residuos (AP)

Cuando el sol se derrumbaba, los buitres revolotean sobre sus cabezas mientras cerdos, ganado y cabras se alimentaban de la basura.

Uno de los recolectores descansaba sobre un saco gigante de botellas de plástico mientras el olor de las heces llenaba el aire. Otros corrieron descalzos entre contenedores de poliestireno y bolsas de plástico.

"Somos los más bajos de los bajos debido a dónde vivimos y lo que hacemos", dijo Aristide, quien llevaba una vieja chaqueta de la ONU que encontró en la basura y usó una máscara facial para protegerse de una espesa neblina grisácea.

Los lugareños esperan ansiosos la llegada de los camiones con basura (AP)

Los lugareños esperan ansiosos la llegada de los camiones con basura (AP)

Las familias conviven con animales que también se acercan a comer lo que pueden (AP)

Las familias conviven con animales que también se acercan a comer lo que pueden (AP)

Antes del derrocamiento del ex presidente Jean-Bertrand Aristide durante una rebelión nacional en 2004, recordó tener suficiente dinero para derrochar en zapatos, camisetas y pantalones.

Tres hombres sentados tomando un refresco en el basurero (AP)

Tres hombres sentados tomando un refresco en el basurero (AP)

Pero dijo que la vida en la basura se había vuelto más difícil a medida que la gente comenzó a reciclar, y no le compró a sus hijos nada nuevo este año escolar.

"La vida es así, arriba y abajo", dijo Aristide. "Van a ir a la escuela de todos modos, incluso si tengo que vender mi cerdo. Los amo".

(Por Dieu Nalio Chery – AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: