La Guardia Costera de EEUU bloqueó el acceso de embarcaciones a la zona donde cayó el globo espía chino

Las autoridades indicaron que el objetivo es proteger a los ciudadanos locales “de los peligros potenciales asociados a objetos físicos”

Guardar

Nuevo

Barcos de la Guardia Costera de EEUU fueron desplegados en la zona donde cayeron los restos del globo espía chino (AP)
Barcos de la Guardia Costera de EEUU fueron desplegados en la zona donde cayeron los restos del globo espía chino (AP)

La Guardia Costera de Estados Unidos informó este lunes que está imponiendo una zona de seguridad temporal en las aguas de Surfside Beach (Carolina del Sur), en la zona donde el ejército estadounidense derribó el sábado el globo espía chino.

La zona de seguridad de 10 millas náuticas (18 kilómetros) bloquea la entrada de embarcaciones sin permiso de la Guardia Costera y tiene como objetivo proteger al público “de los peligros potenciales asociados a objetos físicos”. La zona restringida se aplicará hasta el 18 de febrero.

El domingo barcos de la Marina y de la Guardia Costera se desplazaron hasta la zona del océano Atlántico donde cayeron los restos del globo chino, en busca de pistas que permitan esclarecer si se trata de un aparato de espionaje o si tenía fines de investigación.

Las autoridades también pidieron ayuda a la población local, para evitar que los ciudadanos interfieran en las investigaciones. La Policía del condado de Horry, en Carolina del Sur, pidió a los ciudadanos que den la voz de alarma si ven algún objeto sospechoso: “No se deben tocar, mover o retirar los restos”.

El globo fue avistado por primera vez el pasado martes sobre Montana (noreste), donde se encuentra uno de los tres campos de silos de misiles nucleares del país.

Después que el Pentágono confirmó la existencia del aparato, China admitió que el globo le pertenecía, aunque aseguró que era un dirigible civil utilizado con fines de investigación meteorológica, una versión a la que Estados Unidos no da crédito.

EEUU derribó el globo espía chino (REUTERS/Randall Hill)
EEUU derribó el globo espía chino (REUTERS/Randall Hill)

Según datos proporcionados por el Gobierno de Estados Unidos, el globo chino, del tamaño de dos autobuses ingresó al territorio nacional por Alaska el 28 de enero, pasó a Canadá el día 30 y volvió a entrar en Estados Unidos, sobre Idaho, el día 31. Cruzó el país hasta llegar este sábado al Atlántico, donde fue finalmente derribado.

En tanto, el líder de la mayoría demócrata, Chuck Schumer, informó este domingo que el Departamento de Defensa norteamericano informará al Senado los próximos días sobre el globo espía chino y la crisis diplomática con China que ha desatado.

Schumer, que ya fue informado sobre el tema este domingo, dijo en una rueda de prensa en Nueva York que el Senado al completo “recibirá la semana siguiente una sesión informativa más amplia y completa sobre China”, y expresó su deseo de que no haya divisiones partidistas.

El portavoz del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, John Kirby, defendió este lunes la actuación de Estados Unidos al derribar el globo espía chino, al afirmar que se respetó el derecho internacional.

En una conversación con la prensa, Kirby insistió en que Estados Unidos tiene suficientes pruebas de que el globo buscaba espiar sitios sensibles, pero quitó hierro al incidente y sostuvo que “no hay razón” para que las tensiones en la relación bilateral “deriven en algún tipo de conflicto”.

Por su parte, el régimen chino insistió hoy en que el globo era “de uso civil” y tenía un propósito “investigador”, sobre todo en el campo de la “meteorología”.

John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca (REUTERS/Evelyn Hockstein)
John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca (REUTERS/Evelyn Hockstein)

“La nave se desvió de su rumbo de forma inesperada por causa de fuerza mayor”, indicó en una rueda de prensa la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de China Mao Ning, que agregó que China “siempre respeta las leyes internacionales y la soberanía nacional de los países”.

Mao señaló que la reacción estadounidense fue “exagerada” ante lo que describió como un “incidente aislado”. “Este asunto debería tratarse con calma sin el uso de la fuerza”, declaró la portavoz.

Asimismo, aseguró “no disponer de información que compartir” acerca de sobre a qué empresa podría pertenecer la aeronave destruida. “Nos reservamos el derecho de responder de la forma adecuada”, zanjó la funcionaria.

(Con información de Reuters y AFP)

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo