Por falta de pago, trabajadores del Hospital Tomás Uribe Uribe de Tuluá entraron en asamblea

El líder del sindicato de esa institución señala que a la misma se le adeudan $80.000 millones, por lo que exigen la intervención de las autoridades departamentales.

Imagen de referencia. Foto: AFP.
Imagen de referencia. Foto: AFP.

Está claro que la pandemia del covid-19 evidenció y hasta agudizó una serie de problemas estructurales que atraviesan las instituciones hospitalarias colombianas. Prueba de ello es lo que está sucediendo con los trabajadores del Hospital Tomás Uribe Uribe, de Tuluá, quienes ante la falta del pago de sus salarios anunciaron este viernes 9 de julio que entran en asamblea permanente.

Así lo confirmó Rodolfo Borja, presidente del sindicato del hospital, quien señaló que las EPS le adeudan a la institución un monto cercano a los 90 millones de pesos, cada una, por lo que demandó la intervención de las autoridades departamentales. “Son más de $80.000 millones que nos adeudan las EPS, a los especialistas y a los trabajadores de planta les adeudan dos meses, a los trabajadores de planta un mes, sin contar que no se ha recibido la prima de mitad de año”, agregó.

De igual forma, manifestó que la ocupación de Unidades de Cuidados Intensivos en el Tomás Uribe Uribe ya llegó al 100 por ciento y que, a pesar de su compromiso, la jefe de la administración departamental, Clara Luz Roldán, no ha enviado ni más recursos, ni más camas UCI. En ese sentido, dijo que, “exigimos, señora gobernadora, que nos atienda, que venga a Tuluá o vamos a Cali”.

Valga señalar, sin embargo, que la asamblea no implica un cese de operaciones por parte de los trabajadores de la salud, al menos por ahora. Según explicó Borja, se trata de una advertencia inicial, pero que no durará mucho tiempo, pues “nosotros vamos a estar en asamblea hasta el martes pero si la gobernadora o la secretaria de Salud no se sientan con nosotros y nos brindan soluciones nos veremos obligados a cerrar la puerta principal”, lo que resultaría perjudicial para el centro y el norte del departamento, que remite pacientes hacia esa institución.

Es que, el sindicalista también le recordó a la gobernadora que el hospital tulueño no es el único del departamento con problemas de solvencia. “Caicedonia tiene las puertas cerradas, solo está atendiendo urgencias, Pradera hoy tiene reunión con la junta directiva por esta situación, en asamblea permanente están, Bugalagrande, Florida, Guacari y Ginebra”.

La suma de una nueva institución a la lista sería altamente perjudicial para el Valle del Cauca, que por estos días, y según el Ministerio de Salud y Protección Social, presenta una disponibilidad de apenas 141 de las 1.238 camas UCI que tiene habilitadas, pues 820 permanecen ocupadas por pacientes que sufren o son sospechosos de tener covid-19, mientras que otras 277 corresponden a personas que padecen de otras dolencias.

Como agravante, hay que recordar que el Valle del Cauca es a nivel general el tercer territorio más afectado por el virus. Según el informe de la Secretaría de Salud del departamento, con corte al 8 de julio, en el territorio se registraban 347.022 casos desde el inicio de la pandemia, de los cuales 10.726 han resultado en fallecimientos, 8.592 en remisiones a UCI, mientras que 312.931 en recuperaciones. A estos se suman 2.406 contagios confirmados este viernes.

En ese contexto, y también a cierre del jueves, Tuluá ha acumulado un total de 13.063 casos de covid-19 desde marzo del año pasado, lo que la ubica como la tercera población más afectada en el departamento después de Cali y Palmira. Lo mismo sucede en términos de mortalidad, donde se han confirmado 555 fallecidos a causa de la enfermedad.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR