Coronavirus en Brasil: San Pablo volvió a la “fase roja” de restricciones por otro rebrote

El gobernador del estado más poblado del país, Joao Doria, explicó que la red hospitalaria vive el momento de mayor presión en un año. “Estamos al borde de un colapso sanitario”, afirmó

Vista general de una concurrida calle comercial en San Pablo este 2 de marzo (EFE/Sebastiao Moreira)
Vista general de una concurrida calle comercial en San Pablo este 2 de marzo (EFE/Sebastiao Moreira)

El estado brasileño de San Pablo decretó este miércoles el retorno durante dos semanas a la ‘fase roja’ de restricciones para combatir la pandemia de coronavirus, en su etapa más letal en Brasil.

“Vamos a enfrentar las dos peores semanas desde marzo del año pasado”, cuando la enfermedad dejó la primera de las ya más de 257.000 víctimas mortales que acumula el país, declaró el gobernador paulista, Joao Doria.

La medida comenzará a regir el sábado a las 00:00 (03:00 GMT del domingo). En la ‘fase roja’ sólo se permiten actividades esenciales, principalmente en las áreas de salud, alimentación y transporte público. También fueron calificadas como esenciales las escuelas y las iglesias.

“Estamos hoy en San Pablo y en Brasil al borde de un colapso sanitario”, advirtió Doria, al día siguiente de que el país, de 212 millones de habitantes, registrara un récord de 1.641 decesos en 24 horas. El promedio semanal supera desde enero los 1.000 muertos diarios, por primera vez desde agosto, y desde hace tres jornadas se sitúa por encima de los 1.200.

El gobernador de San Pablo, Joao Doria (EFE/ Sebastiao Moreira)
El gobernador de San Pablo, Joao Doria (EFE/ Sebastiao Moreira)

San Pablo, el estado más rico y poblado del país, con 46 millones de habitantes, es también el que cuenta con mayor número de muertos (60.014) y de casos (2 millones desde el inicio de la pandemia, de entre los 10,6 millones de contagios registrados en todo el país).

El estado, que ya había decretado una fase roja en todo su territorio en torno a las fiestas navideñas, se encuentra menos afectado que otros en términos relativos (131 muertos cada 100.000 habitantes, frente a 192 en Rio de Janeiro o 266 en Amazonas). Pero su red hospitalaria vive el momento de mayor presión en un año.

La lucha contra el covid-19 enfrenta, además, la lentitud de la campaña de vacunación nacional, pese a la experiencia de Brasil en ese campo. Hasta el momento, apenas 7,1 millones de personas (3,3% de la población) han sido inmunizadas en poco más de un mes.

Un mural de la Avenida Paulista recuerda a los transeúntes una de las frases del presidente, Jair Bolsonaro, acerca de la pandemia del COVID-19 (ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO)
Un mural de la Avenida Paulista recuerda a los transeúntes una de las frases del presidente, Jair Bolsonaro, acerca de la pandemia del COVID-19 (ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO)

Doria atribuyó la magnitud de la tragedia al presidente Jair Bolsonaro, quien minimizó la pandemia, calificándola de “gripecita”. También promovió aglomeraciones, cuestionó el uso de máscaras y la eficacia de las vacunas, además de criticar a los gobernadores que imponen medidas restrictivas por sus impactos económicos.

“Me angustia ver vidas perdidas cada día (...) Más de mil personas por día mueren en Brasil, es como si cinco aviones cayeran todos los días (...) Esto no es normal, no es banal, no es una gripecita. Esto es una tragedia”, aseguró Doria.

El gobernador, un hábil político que se vislumbra como candidato para disputar la presidencia con Bolsonaro en 2022, dijo no temer que las restricciones, repudiadas por el sector comercial, amenacen su popularidad, y apuntó con vehemencia contra el mandatario, de quien fue aliado en el pasado. “La culpa es de usted, por negacionista (...). Muchos de los brasileños que están enterrados, lo están porque usted no tuvo capacidad de hacer lo debía: liderar”, enfatizó.

Con información de AFP

SEGUIR LEYENDO: