Jeanine Áñez, mandataria interina (AFP)
Jeanine Áñez, mandataria interina (AFP)

El gobierno interino de Bolivia anunció este jueves que instaló una “mesa de negociación” con dirigentes del partido del ex presidente Evo Morales con el fin de reducir las tensiones, en medio de protestas que se han extendido durante casi un mes.

Estamos en una mesa de diálogo, creemos que es posible pacificar el país”, indicó el ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano.

En el diálogo participan, de acuerdo con el funcionario, delegados de la presidenta interina Jeanine Áñez y congresistas del Movimiento Al Socialismo (MAS), el partido de Morales, en particular la senadora Adriana Salvatierra, ex titular de la cámara alta, y la diputada Betty Yañíquez.

Justiniano dijo que las negociaciones están en un receso para estudiar las “condiciones” puestas por el MAS para establecer un acuerdo.

La canciller Karen Longaric, el ministro de la Presidencia Jerjes Justiniano y el ministro de Gobierno Arturo Murillo, integrantes del nuevo gabinete interino
La canciller Karen Longaric, el ministro de la Presidencia Jerjes Justiniano y el ministro de Gobierno Arturo Murillo, integrantes del nuevo gabinete interino

Si quieren una ley que les garantice que no habrá persecución política, perfecto”, sostuvo. Además, “nos han pedido: queremos salvoconducto para todos nuestros dirigentes”.

Ambas condiciones, dijo, les serían concedidas. "Si llegamos a un ámbito de pacificación, tienen todas las condiciones para quedarse en el territorio nacional".

Han pedido inclusive la posibilidad de que Evo Morales pueda venir libremente. No tiene problema. Es un ciudadano más, él es el ex presidente”, señaló Justiniano. Horas antes, la mandataria interina había subrayado que el líder izquierdista no podría postular a los nuevos comicios, que aún no tienen fecha.

“Lamentamos mucho las declaraciones incendiarias del presidente que no están buscando paz”, añadió el ministro. Morales dijo en una rueda de prensa el miércoles en México, donde se encuentra en calidad de asilado, que está dispuesto a retornar a su país para pacificarlo si el pueblo se lo pide.

“Él mismo se hace ver como el salvador de la patria (...) Yo creo que declaraciones como estas son las que solamente incendian”, estimó el ministro, quien dijo que el objetivo del diálogo es que “La Paz vuelva a la normalidad”.

La tensión se mantiene en las calles de Bolivia
La tensión se mantiene en las calles de Bolivia

Las calles de La Paz son escenario de manifestaciones de partidarios de Morales, que desconocen al gobierno provisorio y exigen la restitución del mandatario indígena, que renunció bajo presión de protestas opositoras y a pedido de las fuerzas armadas tras acusaciones de irregularidades en las elecciones donde resultó ganador.

Bolivia está sumida en una crisis tras los recientes comicios generales, ante las denuncias de fraude para garantizar la reelección de Morales para un cuarto mandato hasta 2025. Una auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) al proceso electoral detectó “serias irregularidades” y recomendó realizar nuevos comicios. Las protestas, que inicialmente fueron en contra de Morales y ahora las protagonizan sus sectores afines, han dejado doce muertos, 508 heridos y 460 detenidos en distintos incidentes en veinticinco días de manifestaciones, según datos de la Defensoría del Pueblo.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: