Las Maldivas, paraíso turístico, enfrenta amenazas múltiples

Las Maldivas, un país insular reconocido por sus playas de arena blanca y aguas turquesas que atraen a turistas de alto poder adquisitivo, enfrenta ahora amenazas múltiples por la inestabilidad política, el creciente nivel del mar y la pandemia del covid-19.

En una señal de la tensión política que vive la nación del sur de Asia, el expresidente Mohamed Nasheed resultó herido de gravedad en un ataque explosivo el jueves en la capital.

El país es un conjunto de 26 atolones conformados por 1.192 islas diminutas repartidas a lo largo de 800 kilómetros.

Con una población de 340.000 habitantes según el último censo, solo 187 de sus islas están habitadas, aunque el Banco Mundial calculó que en 2020 su población residente era de 515.000 personas, incluyendo trabajadores extranjeros.

El turismo de lujo es su principal fuente de ingreso, que aporta un cuarto de su producto interno bruto (PIB). Sin embargo, la pandemia del covid-19 devastó el sector del turismo y su economía se contrajo 28% el año pasado.

Las playas recluidas y las prístinas lagunas del archipiélago atrajeron a más de 1,7 millones de turistas en 2019, pero esa cifra cayó a 550.000 el año pasado.

Es un destino apetecido por estrellas del cine, como Tom Cruise y Katie Holmes, quienes lo visitaron en 2006 para su luna de miel.

- Tensión política -

Maumoon Abdul Gayoom gobernó el país con puño de hierro durante 30 años hasta 2008, cuando perdió las primeras elecciones multipartidarias ante Nasheed, un activista de derechos humanos.

Nasheed se vio obligado a renunciar en 2012 tras un golpe de policías y militares.

Al año siguiente, en una elección cuestionada, Nasheed fue derrotado por Abdulah Yameen, medio hermano de Gayoom.

Nasheed fue sentenciado en 2015 a 13 años de cárcel por una acusación de terrorismo, ampliamente criticada como políticamente motivada. Un año después se le permitió salir de prisión para recibir tratamiento médico en Londres.

Buscó refugio en Gran Bretaña pero volvió a Maldivas después de que su aliado Ibrahim Mohamed Solih ganase las elecciones presidenciales de 2018 contra Yameen.

Al año siguiente obtuvo un escaño parlamentario y se convirtió en presidente legislativo, el segundo cargo más poderoso del país.

- Calentamiento global e islam -

Cerca de 80% de las Maldivas está a menos de un metro sobre el nivel del mar, por lo que es uno de los países más amenazados por el aumento en el nivel de los océanos causado por el calentamiento global.

Situado a lo largo de las rutas comerciales del océano Índico, el país fue colonizado varias veces a lo largo de su historia, y se convirtió al islam en el siglo XII.

La religión oficial es el islam sunita, y las restantes están vedadas.

El país prohíbe el alcohol, excepto en hoteles turísticos, y la homosexualidad.

Existen temores de radicalización a través de sitios de internet, y el país ha prohibido a los predicadores extranjeros. A pesar de ellos, unos 300 habitantes de Maldivas viajaron a Siria para sumarse a fuerzas yihadistas durante el apogeo del grupo Estado Islámico.

Nasheed ha expresado su temor de que extremistas religiosos tomen control del país. Ataques contra periodistas independientes han sido atribuidos a extremistas islámicos.

aj/stu/mtp/mas/mar