El estilo rural británico está de moda

HANDOUT - Para la lluvia: un chubasquero con capucha en verde natural, un modelo de Sandro. Foto: Sandro/dpa - ATENCIÓN: Sólo para uso editorial hasta el 31 de agosto de 2021, con el texto adjunto y mencionando el crédito completo
HANDOUT - Para la lluvia: un chubasquero con capucha en verde natural, un modelo de Sandro. Foto: Sandro/dpa - ATENCIÓN: Sólo para uso editorial hasta el 31 de agosto de 2021, con el texto adjunto y mencionando el crédito completo

¿Qué hacer un sábado por la tarde durante el confinamiento? Salir a pasear, ¿no? A pesar de que esté lloviendo tal vez se puede incluso practicar algo de senderismo.

Vista de ese modo, la pandemia de coronavirus parece menos grave. Como ahora se quiere salir a la calle sin importar el viento que haga, hay que abastecerse de ropa resistente para estar al aire libre y con cierto aspecto campestre.

Para ser más precisos, el "look" conservador del campo inglés está de moda. Se trata de un estilo que también ha calado entre los habitantes de las ciudades. Aunque el resurgimiento del llamado "brit chic" no es nuevo, ha experimentado un indiscutible auge en los últimos meses.

Por encima de todo, la gente asocia el estilo rural británico con la chaqueta impermeable revestida de cera y, sobre todo, con el tweed. "Es representativa de la alta calidad y robustez, así como de la elegancia atemporal, ambas muy típicas de la moda de la isla", explica el asesor de estilo Andreas Rose, de Fráncfort. El lino, el algodón de alta calidad o el cuero son también materiales típicos de la moda rural británica.

Blusa de seda con blazer de tweed

Como este estilo se nutre de sus contrastes, la seda y otros materiales suaves también forman parte de él, como por ejemplo blusas, pañuelos para el cuello o la cabeza y faldas. Aportan un toque femenino y a la vez sofisticado que contrasta con ese aspecto más rústico.

Este es también el consejo número uno de la estilista alemana Valeriya Licht: para llevar el "country chic" británico hay que combinar tejidos gruesos con otros de aspecto femenino. "Por ejemplo, se puede armonizar muy bien una blusa de seda con un blazer de tweed y unos jeans informales. O un blazer de cuero con pantalones de tweed", afirma esta experta en moda.

La novedad del renovado "look" campestre no es sólo la incorporación de elementos que desafían el estilo, como los jeans, sino también el uso de colores diferentes a los habituales. La paleta básica del estilo británico son los tonos naturales, como el verde en muchas variantes, el beige y el marrón. A esto se añade ahora un radiante azul celeste como color de contraste, apunta Inka Müller-Winkelmann, asesora de estilo.

Se trata, en definitiva, de combinar tonos naturales pálidos con otros más acentuados, incluso dentro de una misma gama cromática, explica Müller-Winkelmann. Por ejemplo, en el patrón de cuadros llamado "houndstooth", tan popular en el Reino Unido, el coral o el naranja pueden llevarse sobre un fondo beige. "El país se está volviendo más audaz", agrega esta asesora al referirse a esta tendencia tan en boga.

Wellingtons con una fina falda circular

Andreas Rose también lo ve así, e incluso va más allá. El asesor de moda ha identificado influencias de otros estilos. "Es así que las botas de goma se llevan ahora con vestidos femeninos, incluso en la ciudad", apunta. A veces, las elegantes botas de goma -preferiblemente de una marca de lujo- son, por cierto, el único elemento campestre del look, por ejemplo, cuando se combinan con una falda de vuelo y una camisa.

Además de las nobles botas de goma, las Chelsea también marcan tendencia en lo que a calzado se refiere. Durante mucho tiempo, estas botas de caña alta fueron un calzado exclusivamente masculino, pero hoy en día las mujeres también llevan botines Chelsea, a menudo con elementos de contraste como la típica lengüeta lateral elástica en colores vivos o suelas de colores.

Por cierto, el estilo rural también incluye una prenda considerada desde hace tiempo una pieza indispensable entre muchos habitantes de la ciudad: la gabardina.

El sastre Thomas Burberry desarrolló este abrigo para los soldados británicos de la Primera Guerra Mundial. En algunos países lluviosos cuenta con un revestimiento especial para hacer frente a este tipo de clima. Eso y su idoneidad para el uso diario en muchas situaciones, han convertido a la gabardina en una prenda popular en todo el mundo.

Barriga al aire con un cárdigan

Ahora bien, el estilo rural británico es algo más que el "look" de exterior para los días de lluvia y viento con el que lo asociamos especialmente en la situación actual. Un elemento importante del estilo para lucir debajo de la gabardina y dentro de casa es el cárdigan.

Esta prenda que indiscutiblemente lleva la etiqueta de "very british" (muy británico) se está actualizando. Al igual que muchos tops y suéteres, se lleva en versión corta, es decir, "que termina por encima del ombligo y se lleva sin camisa o blusa debajo", explica el asesor de estilo Rose.

dpa