Miles de habitantes confinados en un barrio de Hong Kong afectado por el coronavirus

Miles de habitantes de uno de los barrios más pobres y densamente poblados de Hong Kong se verán obligados a permanecer en sus hogares desde la noche del viernes, en el marco del primer confinamiento ordenado por las autoridades desde el comienzo de la pandemia del nuevo coronavirus.

Esta medida prohíbe a toda persona que viva en edificios situados en una zona geográfica delimitada, en la que en los últimos días se ha registrado un número creciente de casos de covid-19, abandonar su domicilio a menos que presente una prueba de detección negativa, según los medios de comunicación.

Según el diario South China Morning Post, esta cuarentena, que afecta a unos 150 edificios y cerca de 9.000 personas, entrará en vigor a medianoche del viernes, y se desplegarán unos 1.700 policías para velar por su respeto.

No debería levantarse hasta que toda la población haya sido sometida a pruebas de detección de covid-19.

Las autoridades sanitarias se negaron a comentar esta información en una conferencia de prensa el viernes, pero muchos medios de comunicación han estado informando de ello todo el día, citando a funcionarios gubernamentales.

Hong Kong, uno de los primeros lugares del planeta afectados por el nuevo coronavirus después de su aparición en China continental, es una de las ciudades más ricas del mundo, pero sufre profundas desigualdades, con una grave escasez de viviendas y alquileres exorbitantes.

La superficie media de una vivienda en Hong Kong es de 46 m2. Muchos habitantes viven en departamentos divididos en un máximo de 5 m2, a veces incluso menos, y comparten los mismos baños.

En este tipo de edificios deteriorados, a menudo sin ascensor, se han registrado focos epidémicos de covid-19.

yan-jta/rma/juf/ode/mab/mar