Soprano de EEUU retrasa su sueño de debutar en La Scala

MILÁN (AP) — La soprano Lisette Oropesa iba a ser la primera estadounidense en tener un papel principal en la apertura de la temporada de gala en La Scala desde María Callas en la década de 1950. Pero entonces, aumentaron los casos de coronavirus en Italia.

Una serie de contagios tanto en el coro de La Scala como en su orquesta obligó a la principal casa de ópera del país a cancelar por primera vez uno de los principales eventos del calendario cultural europeo.

Oropesa ahora se convertirá en una de las más de 20 estrellas de la ópera —entre ellos Plácido Domingo, Roberto Alagna y Piotr Beczała— que grabará arias y duetos desde el teatro escalonado para un evento de gala que se trasmitirá para la tradicional apertura del 7 de diciembre. Pero no habrá multitudes resplandecientes ni cena de celebración. De hecho, el lunes por la noche el teatro de Milán estará casi vacío.

Para entonces, Oropesa estará en Barcelona, donde actuará la semana que viene. Eso viene después de dos días y medio en Milán que incluyen una prueba de COVID-19, una prueba de vestido de Giorgio Armani para su participación en el programa, un ensayo general y, finalmente, una presentación para cámaras de televisión de un aria que preparó para su debut como “Lucia di Lammermoor”.

A pesar de la decepción de perderse su debut en La Scala, Oropesa, de 37 años, todavía espera retomar el papel principal en la ópera de Donizetti en Milán una vez que las obras se reanuden en los teatros de Italia.

“Cantar un título en una ópera italiana como soprano estadounidense es algo muy importante”, dijo Oropesa en entrevista telefónica desde Barcelona, donde estaba ensayando el papel de Violetta en “La Traviata”.

Y hacerlo en La Scala es aún más grande. Aquí, Oropesa, una cubanoamericana de segunda generación nacida en Nueva Orleans, estaba preparada para seguir los pasos de Callas, también hija de inmigrantes, quien abrió la temporada de La Scala en 1955 cantando el papel principal en “Norma” de Bellini.

“Es algo inusual obtener ese honor, y definitivamente es importante para mí. Es más que eso: llegar a cantar Lucia di Lammermoor en un teatro italiano es increíble. Tenía muchas ganas de hacerlo”, dijo.

“Espero que suceda en el futuro. Si no es así, no estaba destinado a ser”.