Después de su paso por el Querétaro mexicano, Dinho volvió a su país para ponerse una nueva camiseta. Allí había lucido la de Gremio y también la del Flamengo y Atlético Mineiro, pero le llegó el turno de pasar por el Fluminense, que invirtió una gran cantidad de dinero para quedarse con sus servicios.

Poco aportó desde lo futbolístico el ex 10 del Scratch, que supo brillar en el Paris Saint Germain, Barcelona y Milan, por eso decidieron cortar su vínculo antes de lo planeado y él comenzó a aprovechar el tiempo libre para desahogarse en fiestas y partidos de carácter no oficial.

Pero su celular sonó y del otro lado de la línea estaban los dirigentes del Flu, que se contactaron para reincorporarlo. ¿Qué pasó? La institución carioca había convenido participar de un campeonato amistoso en Florida, Estados Unidos. Aunque claro, el contrato se había firmado cuando Ronaldinho estaba dentro del plantel. Siendo la máxima atracción, tuvieron que contratarlo nuevamente, aunque su estadía será corta.

"Nos dimos cuenta de la importancia que tiene en el mercado norteamericano y por eso hicimos este acuerdo. Él recibirá honorarios por esos dos partidos, pero todavía no acordamos valores", fue lo que explicó Peter Siemsen, mandatario del Fluminense en la actualidad.

Así, volverá vestir la camiseta número 10 tricolor, dentro de un torneo en el que también estarán Corinthians, Atlético Mineiro, Inter de Porto Alegre, Bayer Leverkusen, Schalke 04, Shakhtar Donetsk, Independiente Santa Fe y Fort Lauderdale Strikers.