Osservatore Romano
Osservatore Romano

Vicky Xipolitakis viajó a Roma y pudo encontrarse con el papa Francisco. De esta manera, la vedette cumplió con un objetivo que venía buscando desde hace meses. En una entrevista con Teleshow, contó detalles de este encuentro: "No paraba de soltarme la mano. Me dijo que rece por él. Fue muy emocionante. Me dio la bendición".

La "griega" explicó que el Sumo Pontífice la reconoció, así también su secretario, quien apenas la vio le dijo "ya sé quién sos vos". Luego, manifestó: "Estoy muy feliz porque cumplí con mi sueño, fue muy difícil". Cabe recordar que cuando Francisco visitó Paraguay, ella viajó para verlo, pero no pudo acercarse a él, ni tener una conversación como en esta oportunidad.

El domingo 27, Xipolitakis tomó un vuelo a Dubai, acompañada por Galo Sotto, el asistente personal de Moria Casán. Luego, se dirigieron a la ciudad de Roma. La mediática contó que no durmió en el avión, pero al llegar al hotel descansó bastante para estar bien durante su encuentro con Francisco. Luego, se levantó a las cinco de la mañana, porque a las siete ya tenía que estar allí y no quería llegar tarde.

Para la reunión con su Santidad, Vicky optó por lucir un vestido negro largo tipo túnica, que no le marcaba el cuerpo. Además, se puso un gorro al tono para completar un look formal, muy distinto a la musculosa transparente que había elegido en Paraguay.

"Ahora estoy más angelada que nunca, bendecida por el Papa", señaló la vedette, quien decidió irse a Europa aunque estaba citada por el juez federal Sergio Torres para declarar el martes 29 por la mañana. Ella debía dar su versión sobre lo que ocurrió en el vuelo de Austral AU 2708 del pasado 22 de junio, con destino a Rosario. En ese momento, ella estuvo en la cabina y manejó los controles del avión.

Luego del vuelo del escándalo, ella se alejó de los medios y optó por bajar el perfil. Asimismo, destacó que se refugió en la religión para sobrellevar esta situación y decidió conocer a Francisco: "Hoy vivo presa, destruida y arrepentida si es que hice mal a alguien. Quiero ver al Papa, que está acá cerca, para que me perdone si es que hice tanto mal y para que limpie todos mis pecados". Luego de mucho esfuerzo, Xipolitakis pudo concretar su deseo.

L'Osservatore Romano
L'Osservatore Romano
L'Osservatore Romano
L'Osservatore Romano
L'Osservatore Romano
L'Osservatore Romano