Brutal ataque a los pescadores: "Querían cazarnos, matarnos, enterrarnos y robarnos"

  162
162
  162
162

Como lo hacían todos los domingos, un grupo de pescadores se preparaba para disfrutar de un asado, luego de haber navegado durante la mañana por el Paraná Miní, en el Delta de San Fernando. Hacia el mediodía todo cambió: sin mediar palabra tres personas desde una lancha comenzaron a dispararles. En total, fueron 30 balazos y uno de ellos le quitó la vida a Norberto Machado (58), quien cayó frente a su hijo Maximiliano, de 27.


"Pasó un canobote celeste cuando estábamos ya comiendo, con tres personas a bordo, uno con campera con capucha y los otros con gorrita. Pasan y doblan y a los 50 segundos vuelven con las armas montadas y empiezan a tirar", dijo Jorge Valenci, uno de los sobrevivientes del ataque. Por los disparos con dos escopetas y una carabina, le quedaron 26 perdigones en el brazo, diez más en el torso, y en la pierna y en la ingle. "El primer disparo a mí me tira de donde estaba sentado, me paro y me tiran de vuelta. Mis tres amigos quedan atrás de un árbol, recubriéndose, y ahí comienzo a correr al interior de la isla, y ellos seguían disparando", continuó su relato. El tercer sobreviviente fue Eduardo "Yayo" Lorenzo (55). "Querían cazarnos, matarnos, enterrarnos y robarnos", afirmaron.


"Salimos como todos los domingos de la vida, desde hace siete u ocho años. Partimos con la lancha desde Villa La Ñata, en Tigre, y estuvimos pescando por el Paraná Miní. Después tomamos el Arroyo Falso Diablo y encontramos ese descampado", explicó Eduardo al diario Clarín. Cuando veían que la canoa se acercaba, pensaron que eran lugareños, hasta que escucharon los primeros disparos. "Eran tres, de entre 20 y 25 años. Estaban en un canobote color celeste, de unos tres metros de largo, con un motor chico. Empezaron a tirar con escopetas y una carabina", relató Valenci.


Norberto, Maximiliano y Lorenzo se refugiaron detrás de un árbol. Pero fue la víctima fatal, la que primero corrió hacia su lancha para agarrar el equipo de radio y pedir ayuda. Antes de llegar a la embarcación, recibió un balazo y cayó. Le dieron otros dos tiros y escaparon sin robar nada.



Pese a estar herido, Valenci manejó la lancha hasta que fueron interceptados por un guía de pesca, quien los remolcó. Prefectura, por su parte, les pedía que navegaran hasta un punto de encuentro. Dos horas y media después hasta que fueron auxiliados. "Norberto murió a los 30 o 35 minutos de que empezamos a navegar", dijeron. "Todo ese tiempo el hijo estuvo intentando reanimarlo", recordó Valenci. Los sobrevivientes coinciden en que "fue un robo al voleo".


Los investigadores, por su parte, dudan de que se trate de un intento de robo, ya que los agresores empezaron a disparar sin decir una palabra. Creen que los asesinos confundieron a las víctimas con otras personas, en ajuste de cuentas posiblemente vinculado al narcotráfico.


Críticas a Prefectura

Se quejaron de que la fuerza no cuenta con nafta para usar sus lanchas y motos de agua y de que nadie los llamó después del episodio.