Shutterstock 162
Shutterstock 162

Entre los términos más curiosos de la 23.ª edición del diccionario de la Real Academia Española, se encuentra la oficialización de la palabra 'amigovio', cuya definición está impresa como "persona que mantiene con otra una relación de menor compromiso formal que un noviazgo". Propia de la Argentina, México, Paraguay y Uruguay, esta voz coloquial se expande ahora a todo el continente y amenaza con convertirse en una tendencia creciente en el mundo de las relaciones de pareja.

¿Pero sabemos realmente qué implica tener una relación de amigovios? ¿Por qué buscamos amigovios en lugar de parejas estables? ¿Quiénes pueden sostener un "amigoviazgo"? ¿Es falta de compromiso o miedo a una relación estable? ¿La exclusividad es lo que diferencia una relación amigovio de una de pareja? ¿Se pueden controlar las relaciones humanas?

En una entrevista con Infobae, la reconocida psicóloga Celia Antonini nos ayuda a comprender el significado de amigovio y lo resume como una relación "informal, sin futuro y sin expectativas".

-¿Cuál es su definición de amigovio?

Un amigo con el cual se tiene sexo. Es un gris, un punto intermedio entre una amistad y una relación de noviazgo.

-¿Cuál es la diferencia entre novios y amigovios?

Fundamentalmente, el nivel de compromiso. Los amigovios no tienen compromisos entre sí. Se ven y se relacionan cuando tienen ganas o cuando coinciden sus intereses, pero no generan compromiso en la relación. Son encuentros consensuados para tomar algo, para contarse sus cosas y/o para tener sexo. Lo que se dé está bien. No siempre se encuentran para tener relaciones sexuales. Muchas veces se encuentran para conversar, ir al cine o a comer algo. Eso es una relación de amigovios, abierta y relajada.

-¿Por qué buscamos un amigovio?

No sé si se busca, realmente pienso que, en determinadas personas, simplemente se da. Se pasa de una amistad a una amistad con intimidad, casi de manera natural. El tema es tener claro las limitaciones que tiene una relación de amigovios.

-¿Se puede tener sexo y amistad con una misma persona?

Sí, por supuesto que sí. Una cosa no impide la otra, pero sólo por un tiempo. Ser amigovios dura poco, pero la intimidad, en ocasiones, actúa como un motor para ser más amigos y para contarse más cosas, para tener un nivel de profundidad mayor en la relación de amistad. Muchas veces, a pesar de que muchas personas piensan lo contrario, ser amigovios puede fortalecer y profundizar una amistad.

-¿Hasta dónde involucrarnos con una relación de amigovios?

Ese es el gran problema que tiene una relación de amigovios. Ser amigovios es un gris, un punto medio donde el equilibrio de la relación es muy precario. A la larga se vuelca hacia la amistad y se abandona la intimidad o se transforma en una relación de pareja que crece y tiene proyectos o se pierden ambas cosas, es decir, al amigovio. Mantenerse en una relación de amigovios a lo largo del tiempo es muy difícil y a la larga se vuelve imposible de sostener. Alguna de las partes necesita más o menos de la relación. Amigovio son dos cosas a la vez: mitad amigo, mitad novio. Y en algún momento la proporción se desbalancea y se rompe.

-¿Es falta de compromiso o miedo a una relación estable?

El motor que impulsa a mantener una relación de amigovios puede ser tanto la necesidad de sentirse libre y sin compromisos, como el miedo a mantener una relación que se pueda proyectar en el futuro. Muchas personas no se abren a una relación por miedo a equivocarse y eso los lleva a tener relaciones más "light".

-¿Cuál es el mayor beneficio y el mayor obstáculo de este tipo de relaciones?

Si ambas partes están de acuerdo, hay un solo obstáculo que se puede presentar: la continuidad en el tiempo. No hay relaciones de amigovios que se mantengan a través de los años. Como decíamos antes, se vuelcan hacia un lado o hacia el otro.

-¿Es mito que no existe ningún tipo de responsabilidad con respecto a la otra persona?

No existen responsabilidades, la relación de amigovios es libre, es abierta y sin compromiso, por eso no puede durar mucho tiempo. En algún momento, alguno de los integrantes quiere o necesita algo diferente y es entonces cuando este tipo de relaciones no resiste las diferencias. Ser amigovios es un acuerdo conjunto, cuando alguna de las partes desea otra cosa, la relación ya no se puede sostener y se termina.

-¿Las relaciones de amigovios son para todos?

No todas las personalidades pueden mantener este tipo de relaciones. Hay personas que necesitan tener proyectos con el otro, caminar juntos y sentirse comprometidos en la relación. Son necesidades distintas que no están contempladas en una relación de amigovios, la cual es informal, sin futuro y sin expectativas. Este tipo de relaciones no son para todo el mundo.

-¿Se deben establecer acuerdos desde el comienzo? ¿Cuáles son los más importantes?

La libertad de ambas partes y la falta de proyecto conjunto es el eje directriz de una relación de amigovios. Cuando alguna de las partes propone reglas que sujetan o limitan la relación, no hay posibilidad de acuerdo. Estaríamos hablando entonces de una relación más formal o con mayor compromiso. Ser amigovios es sinónimo de no tener un compromiso con el otro. El amor es la base de una relación de pareja y el cariño es la base de una relación de amigovios.

-¿Señales de alerta para tener en cuenta?

Cuando alguna de las partes necesita más de la otra, la demanda rompe la relación de amigovios. Justamente porque no se sustenta en un compromiso ni en una obligación de cada una de las partes. Es entonces cuando comienzan los reclamos, el tener que dar cuenta de lo que uno hace y el pretender una exclusividad y un compromiso que no soporta una relación de amigovios.

FRASES PARA DESTACAR.

Amigovio: es una relación informal, sin futuro y sin expectativas.

Ser amigovios puede fortalecer y profundizar una amistad.

Una relación de amigovios a la larga se vuelve imposible de sostener.

Cuando alguna de las partes desea otra cosa, la relación ya no se puede sostener y se termina.

El amor es la base de una relación de pareja y el cariño es la base de una relación de amigovios.

El pretender una exclusividad y un compromiso que no soporta una relación de amigovios