AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

Los guías nepaleses anunciaron que habían decidido abandonar el campamento base del Everest y poner fin a la temporada en homenaje a sus colegas muertos el viernes pasado en un alud.

"Mantuvimos una larga reunión esta tarde y hemos decidido no escalar más este año en homenaje a nuestros hermanos. La decisión de los sherpas es unánime", dijo uno de ellos, Tulsi Gurung.

El boicot a la temporada de alpinismo ha sido la respuesta de los guías al alud más letal en la historia de la montaña. En el campamento base, hay unos 400 alpinistas extranjeros de 39 expediciones, y una cantidad igual de guías sherpas, además de personal de apoyo como cocineros, limpiadores y cargadores.

"Algunos guías ya se han ido y otros se quedarán aquí durante aproximadamente una semana, el tiempo de empaquetar todo y marcharse", afirmó Gurung, cuyo hermano forma parte de las víctimas.

Varios sherpas ya habían renunciado, mientras otros evaluaban suspender definitivamente los ascensos. La temporada se ha iniciado en abril, y la medida supondrá un duro golpe para el negocio de los ascensos.

La avalancha causó la muerte de 13 personas cuando un bloque de hielo se desprendió de la montaña y provocó un alud que arrastró al grupo de sherpas que preparaban los equipos para los montañistas extranjeros. Otros tres sherpas están desaparecidos y se presume que han muerto.

"Tras perder a varios de nuestros hermanos y amigos no es posible que muchos de ellos continúen", dijo Pasang Sherpa, quien no se encontraba entre los que fueron atrapados por el alud. "Muchos de nosotros estamos asustados, igual que nuestras familias, que nos piden no continuar".

Todas las víctimas pertenecían a la comunidad étnica sherpa, que sobrevive en buena medida de las actividades de la industria del alpinismo y el excursionismo de Nepal, ya sea guiando a los escaladores o asistiéndoles con comida, equipo o transporte.

Los sherpas ganan entre 3.000 y 6.000 dólares por temporada, pero están mal cubiertos por el seguro.

Tras el alud los sherpas, expresaron su molestia porque no ha habido una respuesta rápida del gobierno nepalés, que se beneficia de las tarifas que deben cubrir los excursionistas.

El Gobierno anunció que daría una ayuda de emergencia de 40.000 rupias (415 dólares) a las familias de los montañistas muertos. El lunes, el viceprimer ministro Prakash Man Singh dijo que el gobierno trabaja para ayudar a los sherpas.

"No es verdad que el gobierno no se preocupe", dijo. "Hemos trabajado en el rescate desde el principio. Haremos lo que podamos y seguiremos la política habitual para dar compensación".

Más de 300 personas, sobre todo sherpas, han muerto en esta montaña desde el primer ascenso en 1953.