La confesión de Luis Ventura del día de ayer sorprendió en medio del programa Intrusos, cuando reveló que estaba en medio de una crisis con su mujer Estela.

Todo comenzó cuando ella aceptó trabajar en la obra Fiestísima en Mar del Plata que la llevó a tener más de un dolor de cabeza para cobrar su parte del espectáculo.

Sin querer cruzarse al aire con Ventura, Estelita habló en el programa de Jorge Rial: "No quiero que esté mi marido, con él no discuto en TV. Lo hago en forma privada. Yo sé que estaba enojado, pero me parece que se sacó un poquito, no es tan grave. Hubo una discusión después de 29 años, no será la primera ni la última", comenzó.

Dentro de los reclamos del periodista hacia su mujer, está el de "haber abandonado el hogar para ir a intentar cobrar dos mangos".

"Si yo me voy en Buenos Aires ahora no me paga nadie después. Y yo había trabajado. Yo hasta me lesioné haciendo un sketch. Nosotros tenemos una familia bárbara, hermosos hijos que están conmigo más que nunca. Luis está muy enojado porque no quería que yo viviera esta situación, no sé si por protegerme, por quererme mucho o por machista".

Y  se quebró: "Yo lo hice con el consentimiento de Luis. Era una manera de probarme a mí misma. Yo dejé todo por ser ama de casa, cosa que amo y me encanta. Y quiero a mis hijos como nada en el mundo. Me tocan en eso. Yo tengo la confianza de mis hijos. Nunca dejé de ser la madre ni la mujer que soy. Yo no estoy separada de mi parte, en Buenos Aires hablaré con Luis. Nuestro amor es más grande que Fiestísima. Estas cosas te enseñan".

Antes de que termine el programa, Ventura le habló en cámara y le dijo que hablarán cuando ella regrese y aprovechó para tirarle un 'palito' a sus hijos, que se complotaron para apoyar a su madre: "Son dos pollerudos. Hoy vamos a hablar".