163
163

En los JJOO que finalizaron el 11 de agosto en la capital inglesa, personajes como Usain Bolt y Michael Phelps, entre otros, fueron el centro de la escena. Ahora, dos semanas después llegó el momento de aquellos atletas que no dejan de pensar en grande a pesar de lo que para cualquier ser humano sería una limitación. Aquí, algunas de las historias más emotivas.



Khamis Zaquot, el atleta palestino que perdió una pierna

Multimedallista en competiciones árabes e internacionales, Khamis Zaqout, de Gaza, espera llevarse el oro en los Juegos Paralímpicos, que comenzarán el miércoles en Londres, a pesar de sus dificultades cotidianas para entrenar.

Este padre de nueve hijos que vive en el campo de refugiados de Khan Younés, en la zona sur de la convulsionada franja, se clasificó para tres pruebas: lanzamiento de bala, de disco y de jabalina.

      
      

Trabajador de la construcción, Zaqout, de 47 años, fue víctima de un grave accidente en 1992 en Israel, del que quedó parcialmente paralizado. En un centro de rehabilitación de Ramala (Cisjordania) necesitó varios años para aprender a moverse con su discapacidad.

Pronto se decantó por el atletismo. Después de dos décadas de entrenamientos, durante las cuales participó en múltiples torneos internacionales, Zaqout hizo realidad su sueño al conseguir una plaza olímpica en Dubai, donde realizó una actuación memorable.

"Establecí un nuevo récord mundial en lanzamiento de bala, a una distancia de 11,40 metros", explicó el atleta, que espera repetir hazaña en Londres.

Palestina nunca obtuvo una medalla en unos JJOO, pero ganó dos metales de bronce y uno de plata en los Paralímpicos, dos de ellas en lanzamiento de bala.

      


Un atentado le cambió la vida

 

Martine Wrigth se dirigía a trabajar hace poco más de siete años cuando leía en el periódico un artículo sobre la designación de Londres como sede de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2012, pero nunca pensó que ella iba a participar.

Apenas un día después, cuatro ataques suicidas de terroristas islamistas desataron la tragedia en tres líneas del metro londinense y en un autobús de dos pisos, causando la muerte de 52 personas. La fiesta por la noticia de los JJOO pasaba a segundo plano.

      
      

Wright, de cabello castaño y complexión fuerte, tenía todas las papeletas para morir aquel día, ya que uno de los suicidas hizo explotar las bombas en el vagón en el que ella viajaba. Perdió las piernas y estuvo diez días en coma.

Pero mientras se prepara para representar a su país, Gran Bretaña, en la prueba de voleibol de los Paralímpicos, que comienza el viernes, se siente una afortunada. "No me lo puedo creer, no puedo pedir más", señala la deportista de 39 años, que nació y creció en Londres, incluso fue a la universidad cerca de donde está situado el Estadio Olímpico, al este de la ciudad.

El deporte ha sido fundamental en la rehabilitación de la deportista, directora de marketing. Durante una jornada de puertas abiertas a varias disciplinas, organizada por la Asociación Británica Paralímpica (ABP), probó varios deportes pero se volcó por el voleibol, que lo practica desde 2009.

      Embed

"Vivo un sueño. El objetivo es salir y hacerlo lo mejor posible. Debemos hacer el mayor esfuerzo sobre el terreno para que nuestro país y nuestras familias se sientan orgullosas", señaló Wright. "Tenía muchas ganas de encontrar un nuevo reto después de perder mis piernas, probé otros deportes, pero me enamoré del voleibol sentado", añadió.



Natalie Du Toit, de promesa olímpica a realidad paralímpica

 

La sudafricana Natalie Du Toit, reina incontestable de la natación, intentará conseguir siete medallas de oro en los Juegos Paralímpicos de Londres, última gran competición internacional de la campeona, que sufrió la amputación de su pierna izquierda en su adolescencia.

Junto a Oscar Pistorius, conocido como 'Blade Runner', el primer doble amputado que se clasificó para unos JJOO, Du Toit es la estrella de la delegación sudafricana femenina formada por 62 atletas.

La sirena espera acabar su carrera por todo lo alto llevándose el oro en 50, 100 y 400 metros libres, en los 100 metros mariposa (en dos categorías diferentes), en los 200 metros estilos y en los 100 metros espalda.

"Voy a poner punto final a mi carrera como nadadora en los Juegos de Londres", declaró a la revista del Comité Paralímpico Internacional (CPI) el pasado mes de enero. "Si he participado en todas las pruebas del Mundial en Eindhoven (Holanda, 2011) es porque puedo hacerlo también en los Paralímpicos", añadió entonces la campeona multimedallista, nacida en Ciudad del Cabo.

      

Du Toit inició su carrera internacional con 14 años, representando a su país en los Juegos de la Commonwealthde 1998 en Kuala Lumpur, Malasia. Tres años más tarde, la nadadora fue atropellada por un coche mientras conducía una motocicleta scooter de camino al entrenamiento. Fue amputada de la pierna izquierda por debajo de la rodilla.

Decidida a superar la dura prueba que la vida le había puesto, volvió a la piscina tres meses más tarde, cuando ni siquiera era capaz de caminar. En 2004, la sudafricana ganó cinco medallas de oro y una de plata en Atenas.

En la cita china hizo historia al participar también en los Juegos Olímpicos, en los que terminó en el puesto 16º en la prueba de los 10 kilómetros, el maratón de la natación.


Du Toit también fue la primera nadadora con discapacidad que se clasificó para la final de los 800 metros libres con los deportistas que no padecían ninguna limitación, en los Juegos de la Commonwealth de 2002, en los que acabó en la octava posición.

"He conseguido todo lo que quería (en la natación). Ahora tengo nuevos sueños y metas que alcanzar", declaró a la cadena británica BBC en 2010.