164
164
 164
164

Desde el instante en que ingresó Kimba  la casa de Gran Hermano, todos pensaron que se convertiría en el compañero fiel de Cristian U, dado que el trabaja como adiestrador de perros.

Sin embargo, Kimba se acercó a Emiliano y lo siguió a sol y a sombra. Entre ellos se creó un vínculo muy grande, hasta que, finalmente, la producción del programa decidió proponerle al participante cordobés que lo adoptara.

Emiliano tomó el compromiso de darle un hogar definitivo cuando firmó los papeles de adopción en el confesionario y dijo que hubo un vínculo muy fuerte desde el primer día. Los productores consideraron que esto era lo que debían hacer, a pesar de las 8 mil personas que se habían postulado para quedarse con la perra.

De esta manera, la perra fue la primera en abandonar la casa en la última gala. La sacaron para que no se asustara con los gritos y los fuegos artificiales y los tres finalistas se emocionaron con la salida de Kimba.

Emiliano la acompañó hasta la puerta y le dijo: "Hija portate bien, ya nos vamos a ver pronto".