NA 162
NA 162

Una medida sindical generó ayer por la mañana graves dificultades en la Autopista Panamericana y en el Acceso del Oeste a causa de los gremialistas del Sindicato Único de Trabajadores de Peajes y Afines (Sutpa).

Estos abandonaron sus puestos e impidieron el cobro del peaje en los ramales Pilar y Campana de la Panamericana, y en las cabinas de Ituzaingó de la Autopista del Oeste en reclamo de una recomposición salarial del 20 por ciento.

Según pudo saber Infobae.com, las empresas Concesionario del Oeste S.A. (GCO), que administra la Autopista Oeste y la Concesionaria Autopistas del Sol S.A. (Ausol, Panamericana ) ofrecieron recientemente un aumento del 15% a sus empleados en el marco de las negociaciones. Sin embargo, el gremio que lidera Facundo Moyano volvió a tomar medidas "por tiempo indeterminado".

Según datos oficiales, el salario de los peajistas se ha incrementado un 400% desde 2001 en las dos concesionarias, casi tres veces más que el salto en el costo de vida. Además, el sueldo bruto inicial de los cajeros de peaje es de $3.800 mensuales (el sueldo neto es de 3.040 pesos). 
 
Fuentes del sector indicaron a este medio que las empresas y el sindicato suscribieron esta tarde un acuerdo para que el Ministerio de Trabajo dictara una conciliación obligatoria hasta el lunes, de modo que ayer, desde las 22, el cobro de peajes debería haberse normalizado. Los últimos convenios vencieron el 31 de mayo y desde hace un mes se abrió un período de negociación.

Sin embargo, fuentes cercanas a las compañías mostraron su malestar por las medidas de fuerza. "No hacen falta porque hemos llevado conversaciones racionales en las paritarias. Habría que buscar una forma más madura y evitar los conflictos, porque no conducen a nada y se asumen riesgos", indicaron.

También recordaron que el año pasado, para la misma época, el sindicato de uno de los hijos de Moyano tomó la misma medida que perjudicó a miles de conductores.

Saldos negativos
Los sindicalistas reclaman aumentos basándose en el aumento de las tarifas de los últimos meses. Como respuesta, las empresas indican que los mayores ingresos por el crecimiento del tránsito no fueron suficientes para compensar los incrementos registrados en los gastos de explotación.
 
De hecho, las tarifas estuvieron congelas durante diez años y además hubo un crecimiento del 67% de costos de personal desde 2008, según los balances a los que accedió Infobae.com.