162
162

Un equipo de investigadores que estudió a 100.000 personas a través de las señales de sus teléfonos móviles ha confirmado que la mayoría de los seres humanos son, sin duda, animales de costumbres.

La mayoría de nosotros va a trabajar, a clase y de vuelta a casa siguiendo patrones sorprendentemente predecibles, algo que
según los investigadores podría resultar útil en la planificación urbana y en la preparación de emergencias.

"A pesar de la diversidad de la historia de los viajes, los humanos siguen patrones simples y reproducibles", escribió en la revista Nature Albert-Laszlo Barabasi, de la Universidad Nordeste de Boston, y sus colegas.

"Esta similaridad inherente en los patrones de desplazamiento podría afectar a todos los fenómenos provocados por la movilidad urbana, desde la prevención de epidemias hasta la respuesta a emergencias, la planificación urbana y los modelos basados en sujetos", añadieron.

Los científicos utilizaron datos de una operadora móvil europea, recogidos por motivos operacionales y de facturación.

"Contienen la fecha, la hora y las coordenadas de la torre de telefonía que dirige la comunicación para cada llamada telefónica o mensaje de texto enviado o recibido por 6 millones de clientes", escribieron.

El estudio se hizo entre 100.000 de esos usuarios, que permanecieron en el anonimato. Los viajes de más de 1.000 kilómetros no se incluyeron.