162
162
 162
162
 162
162
 162
162

Sentada a la mesa de 23 Minutos, el programa que conduce Gerardo Rozín, la primera abogada transexual de la Argentina relató su historia de vida, sus complicaciones y su lucha por ocupar el lugar que hoy tiene en la sociedad.

Al comienzo, Nicole González Beamonte hizo una aclaración: "No hay diferencia entre travesti y trans, sino una evolución del vocablo. Travesti viene de travestirse, de cambiarse de rota (?) Ser transexual es un estilo de vida, es tener un sexo psicológico en discordancia con el sexo biológico. Se es transexual porque te sentís mujer y vivís como mujer".

Así, exteriorizó que se siente mujer "desde que tengo uso de razón (?) y el cambio físico lo di hace un año".

Sin embargo, Beamonte explicó que demoró su decisión de cambio de sexo porque "en este país, ser trans es sinónimo de ejercer la prostitución, porque no hay otra salida, porque las chicas trans empiezan a edad temprana a revelarse y son excluidas de las casas, se quedan sin contención, cortan los estudios".

Por este motivo, "demoré la decisión, porque sabía que se me iba a complicar hacer mi carrera, conseguir trabajo. Me recibí de abogada y una vez que tuve el título, conseguí trabajo en el Estado, esperé a ser planta permanente para poder cambiar", agregó.

Fue justo es el momento, a fines de 2006, cuando llevó a cabo el cambio: "Me notificaron del decreto y le dije a mi jefa: 'Soy mujer'".

Ante esto, ella le preguntó: "¿Sos puto?"; "no, soy transexual ? le respondió ? y le quiero informar que en dos meses voy a empezar a trabajar como me siento yo, como mujer".

Así, "me dieron el pase a la secretaria de Derechos Humanos y empecé a trabajar como Nicole el 1º de abril del año pasado".

Las repercusiones
"No he tenido conflicto. Yo era una persona muy introvertida, no me relacionaba con nadie. A partir de que soy yo, soy plenamente feliz y la gente lo valoró y sabe que clase de persona soy", explica.

A su vez, Bealmonte recuerda que "los que más se sorprendieron por el cambio fueron mis vecinos, mis compañeros de trabajo, mis hermanos, pero más que nada por la valentía".

La denuncia
"Sabés que estás todos los días en pie de guerra contra los pacatos, los conservadores, con las miradas en la calle", explicó.

Sin embargo, aclaró que "yo tuve mucha suerte, tengo mi trabajo, mis amigos, pero me entristezco por las chicas que no tienen oportunidades y el Estado no hace nada".

"Hay un mecanismo para que las chicas dejen los estudios, no sigan no crezcan. El promedio de vida de una chica trans es de 30 años, el 99% de las chicas trans ejercen la prostitución, 100 chicas trans mueren por año en este país", denunció.

Su sueño
"Yo soy 90-60-90, pero no sueño con ser modelo, de última sueño con llegar a la Corte Suprema de Justicia", aunque claro, "si sirve ser modelo para ayudar a insertarnos y ocupar lugares, bienvenido sea".