162
162

Jorge Bermúdez, ex defensor y capitán de Boca, se sumó a las acusaciones de Marcelo Delgado contra el presidente del club, Mauricio Macri, y aseguró que "de cada negocio que hace, siempre tiene que pellizcar algo para sus arcas personales".

Bermúdez formuló estas apreciaciones desde Colombia a un canal televisivo, y para profundizar sobre los "pellizcos" que denunció, agregó que "simplemente, en cada negocio que se hacía siempre tenía que quedarle algo a él. La famosa coima o como se la quiera llamar para dar la aprobación. Si no, era un rotundo no", relató el colombiano.

El jugador, actualmente en América de Cali, recordó que "en su momento expresé los pensamientos que tenía acerca de la forma en que el señor Macri maneja sus cosas en Boca, lo que el hacía con el equipo y la institución, los intereses que siempre tenía".

También destacó "la falta de sentido común a la hora de no aprovechar un tipo como (Carlos) Bianchi, peleando con él para ver quién tenía mayor protagonismo". Y agregó que el presidente "no entendió que tuvo la suerte de que Bianchi apareció en su vida junto con un grupo de hombres que le dieron triunfos deportivos. Pero ese grupo humano nunca tuvo buenas relaciones con Macri".

"Es lo que le acaba de pasarle a Marcelo (Delgado). Cada uno conoce a ciencia cierta cómo son los manejos. El presidente no valorizó el plantel que tuvo en ese momento. No quiso mantenerlo, porque para él no merecíamos tener un buen contrato", agregó.

Según el colombiano, "todo lo que pasó en adelante es el resultado de los malos manejos que ahora se empiezan a dar a la luz pública. Cuando Macri no esté más, se van a conocer mucho más. Porque algunos jugadores tienen miedo".

"A mí me pasó personalmente. En el 2000, cuando terminábamos la Copa Libertadores, un club de Europa pidió cotización por mi pase y de la presidencia de Boca se pedían cinco millones de dólares. Por la noche, desde residencia de Macri, salió otro fax exigiendo dos millones más y dejando de lado al representante que había hecho una extensa gestión por la transferencia".

"Le pasó a Oscar Córdoba, a muchos jugadores de ese momento. Antes se preguntaban por qué los jugadores de Boca no salíamos a clubes de repercusión más importante, si ganábamos todo. La respuesta es ésa. Macri nunca respetó a los intermediarios. Para él, era gente que se ganaba un dinero que él quería para sus arcas personales", reiteró Bermúdez.