Con evidente fastidio, Elisa Carrió trató de justificar su paso como funcionaria de la última dictadura militar. En una entrevista concedida a la emisora LT8, de Rosario, la ex diputada nacional, que durante el último gobierno de facto trabajó como abogada asesora de una fiscalía en el Chaco, aseguró que se hacía cargo de las acciones que desarrolló en ese entonces, pero ?que cada uno se haga cargo de lo suyo?.
 

De acuerdo con la explicación de la titular de ARI, a los 22 años aceptó el trabajo en esa fiscalía ?porque necesitaba la obra social?. Según dijo, arrastraba en ese momento una larga enfermedad.
 

Cuando se le preguntó qué enfermedad la aquejaba en aquel entonces, la ex candidata presidencial hizo un relato con una alta dosis de emotividad, en el que recordó un accidente en el que perdieron la vida varios de sus mejores amigos. En ese momento de la entrevista la chaqueña rompió en llanto.
 

Más tarde, sobre el final del reportaje, Carrió dijo que si no hubiera aceptado el trabajo como abogada asesora de la fiscalía, en estos momentos no podría estar declarando su arrepentimiento, ?porque no estaría viva?.
 

Las declaraciones de Lilita sorprendieron a varios dirigentes de ARI, la mayoría de los cuales prefirieron no hacer consideraciones públicas al respecto. Otros, en estricto off the record, señalaron que la ex legisladora nacional hacía bien en reconocer su paso por la función pública durante la dictadura, e incluso interpretaron sus dichos como un mea culpa.
 

Durante la misma emisión radial, y en sintonía con su evocación del pasado, Carrió volvió a cargar contra Néstor Kirchner, al expresar que el jefe del Estado ?es un cavallista que ahora volvió a los años ?70?. En ese sentido, agregó que ?el gran enemigo? del santacruceño es ?su carácter, su profunda inseguridad personal?, y le cuestionó su ?falta de generosidad política?.
 

De gira por el interior
 

Las polémicas declaraciones de Carrió se produjeron en medio de una pequeña gira que realiza por el interior del país, en la que visitó varias provincias. Todo, en pos de volver a las ligas mayores de la política.
 

Ocurre que la jefa espiritual de ARI sueña con derrotar a Mauricio Macri en las elecciones legislativas del año próximo, cuando ambos se presenten como candidatos a diputados nacionales por la Ciudad de Buenos Aires.
 
Y mientras prepara el terreno para volver a vivir de la política, Carrió buscará darle oxígeno al instituto de formación política que presentará oficialmente por enésima vez. En esta ocasión, la cita será el jueves próximo, en el Salón de Actos de la Facultad de Derecho de la UBA, hasta donde llegará acompañada por su periodista independiente favorito, Jorge Lanata.