Con este pago, Tierra del Fuego se convierte en el único distrito que logra cumplir con sus compromisos externos a pesar de la cesación de pagos anunciado por el país a fines del 2001, destacó un comunicado emitido por la provincia.

El bono Albatros había sido contraído por el entonces gobernador José Estabillo (MOPOF) en 1997, por un monto de 55 millones de dólares.

"La cancelación de la deuda se hizo efectiva pese a la grave situación que en su momento surgieron en las cuentas provinciales ya que producto de la crisis económica nacional, mermaron los ingresos por coparticipación, cayó la recaudación provincial y el desfasaje que se produjo como consecuencia de la devaluación en la estructura del Albatros hizo que la provincia recibiera pesos y pagara en dólares", dijo Gallo.

El vicegobernador destacó que a partir de ahora "los fueguinos podrán contar con mayores recursos económicos, ya que los que eran fruto de sus regalías hidrocarburíferas estaban absorbidos casi en su totalidad para el pago de la deuda".

Con un monto original de 55 millones de dólares, el gobierno fueguino canceló los 157 millones de pesos a los que ascendió la deuda.

El pago de los servicios se realizó con vencimientos trimestrales de capital y mensuales de interés, cuyas condiciones financieras originales suponían una tasa del 9 por ciento pagaderos en dólares, a través de un esquema de fideicomiso financiero oportunamente acordado.

El esquema de garantías y colaterales comprometía, a través de una cesión irrevocable y anticipada, la totalidad de las regalías hidrocarburíferas que la provincia percibía en el momento de la firma del convenio de préstamo lo que implica aproximadamente el 95 por ciento de lo que recibe actualmente, según se informó.