Cómo es la experiencia de la migración de ballenas en San Diego

Cuál es la mejor época para ver las ballenas grises y azules que tienen gran protagonismo en las costas de California

Cómo es la experiencia de la migración de ballenas en San Diego (Shutterstock.com)
Cómo es la experiencia de la migración de ballenas en San Diego (Shutterstock.com)

Experimentar la magia de las ballenas migratorias durante todo el año es un privilegio que se da en pocos lugares del mundo. Y uno de esos lugares es San Diego, en California. Ya sea que esté buscando conocer de cerca y en persona a estos mamíferos del mar o presenciar ballenas desde la costa, hay muchas formas de disfrutar de estas magníficas criaturas frente a la costa de esta ciudad que, además, se precia de tener más de 300 días de sol al año.

Hay varias formas de experimentar la observación de ballenas en San Diego. Un par de lugares excelentes para ver la migración de la ballena gris desde la costa incluyen el Acuario Birch en Scripps, el Monumento Nacional Cabrillo y la Reserva Estatal Torrey Pines, donde las rutas de senderismo ofrecen amplias vistas del Pacífico.

Si está interesado en ver más de cerca estas majestuosas criaturas, una gran cantidad de operadores turísticos y de turismo en San Diego ofrecen diversas excursiones de observación de ballenas.

Observación de ballenas grises en invierno y primavera

Período de migración: mediados de diciembre a abril.

Cada año, más de 20.000 ballenas grises hacen un viaje de ida y vuelta de 16.000 kilómetros desde Alaska hasta las lagunas de Baja California, donde las hembras dan a luz a sus crías. Después de pasar un tiempo en las cálidas aguas de Baja California para que sus crías puedan crecer fuertes, emprenden el viaje hacia el norte nuevamente en primavera. Esta distancia, que es la más larga conocida que cualquier mamífero migra anualmente, es un espectáculo extraordinario para observar.

Es recomendable aventurarse en un viaje en barco en lugar de verlas desde la orilla (Shutterstock.com)
Es recomendable aventurarse en un viaje en barco en lugar de verlas desde la orilla (Shutterstock.com)

Con más de 100 kilómetros de costa directamente en la ruta de migración, San Diego es un destino ideal para ver este impresionante desfile de gigantes. Según el Birch Aquarium en San Diego, las ballenas grises generalmente viajan solas o en grupos de dos o tres, pero se pueden ver más viajando juntas durante la temporada alta de migración. Estos mamíferos tienen aproximadamente el ancho de una cancha de básquet y navegan a una velocidad promedio de cinco nudos (aproximadamente 11 kilómetros por hora)

Observación de ballenas azules en verano y otoño

Período de migración: mediados de junio a septiembre.

Las ballenas azules, las criaturas más grandes de la Tierra y que, según se cree, están entre las ballenas más amenazadas por la extinción, se pueden encontrar frente a la costa de San Diego desde mediados de junio hasta septiembre.

De hecho, el grupo más grande de ballenas azules del mundo, unas 2000 a 3000, se alimentan de la costa de California durante los meses de verano. Estos magníficos mamíferos, que pueden medir más de 30 metros, revelan su ubicación arrojando una columna de agua de 10 metros en el aire que se puede ver a kilómetros de distancia. Los patrones migratorios de las ballenas azules se han rastreado desde la Antártida hasta California y Costa Rica.

Acuario Birch en Scripps es una de las grandes atracciones del lugar (Shutterstock.com)
Acuario Birch en Scripps es una de las grandes atracciones del lugar (Shutterstock.com)

Los cambios en las temperaturas del océano y la abundancia de krill en los últimos años han atraído a muchas más ballenas azules a la costa de San Diego que en el pasado. Dado que las ballenas azules tienden a encontrarse más lejos de la costa que sus primas, las ballenas grises, es recomendable aventurarse en un viaje en barco en lugar de verlas desde la orilla para poder echar un vistazo a estos increíbles leviatanes.

La mayoría de los tours de avistamiento de ballenas azules comienzan en la Bahía Grande de San Diego y, dado que la migración se lleva a cabo en las aguas profundas del Pacífico, los cruceros de avistamiento de ballenas azules pueden durar hasta cuatro horas.

Al salir de la bahía, la mayoría de los cruceros pasan por enormes embarcaciones militares activas y retiradas, como el Museo USS Midway, y monumentos históricos que salpican Bayfront, como el faro del Monumento Nacional Cabrillo. En términos de vida silvestre, espere ver muchas ballenas azules, ballenas finback (la segunda ballena más grande del mundo), ballenas jorobadas, delfines y leones marinos.

Para ayudarlo a identificar la fauna asombrosa que encontrará, muchas compañías de cruceros brindan guías de información impresas y algunas, incluso, llevan naturalistas de museos locales, como el Museo de Historia Natural de San Diego o el Acuario Birch en Scripps, para narrar el crucero. Los miembros de la tripulación también estarán atentos a los picos para asegurarse de que no se pierdan estas increíbles criaturas.

Asegúrese de traer una cámara, preferiblemente una con lente de zoom para capturar tomas de cerca de una ballena azul cuando rompa el agua. En cuanto a la ropa, no olvidarse anteojos de sol, un sombrero, protector solar y una campera o un buzo para ponerse cuando el clima se enfríe al adentrarse en el mar. No se preocupe por llevar comida. La mayoría de las compañías de viajes proporcionarán refrigerios y bebidas de cortesía o para comprar a bordo.

Un viaje de avistamiento de ballenas también es una divertida aventura oceánica y ofrece excelentes vistas del hermoso horizonte de San Diego desde un punto de vista diferente. Muchos de los operadores turísticos tienen un amplio conocimiento de las ballenas y sus hábitos migratorios y con mucho gusto compartirán esta información durante el recorrido. Esta es, definitivamente, una actividad recomendada para todas las edades y un gran activo en su itinerario por San Diego durante las temporadas de invierno y principios de primavera y verano.

SEGUIR LEYENDO: