Destinos de lujo: Maldivas, el “desierto turquesa” con villas por 80 mil dólares al día

Un rincón del planeta que parece sólo accesible para los viajeros con mayor poder adquisitivo, este paraíso terrenal es un refugio exclusivo de playas vírgenes y aguas cristalinas. Los alojamientos más lujosos, desde islas privadas hasta resorts eco-friendly

Los casi 160 complejos turísticos de lujo se recuestan en las costas de sus islas privadas
Los casi 160 complejos turísticos de lujo se recuestan en las costas de sus islas privadas

Maldivas es un paraíso terrenal. Es este archipiélago de playas vírgenes y aguas turquesas, con casi 1200 islas de coral dispersas en cadenas en forma de anillos a lo largo de la línea del Ecuador, el lienzo sobre el que Van Gogh podría haber pintado una especie de campiña marítima repleta de sus colores favoritos: los azules bucólicos, los amarillos sonrientes, los turquesas que unen mar y cielo, los verdes frondosos repletos de puntos floridos y los sutiles crema de arenas que ayudan a dibujar las pinceladas.

Los casi 160 complejos turísticos de lujo se recuestan en las costas de sus islas privadas. Es, a ojos de los especialistas, el sitio con asistencia perfecta en cualquier decálogo de destinos soñados. Un desierto natural de la Reserva de la Biosfera de la UNESCO donde se entrelaza la innovación, la conservación y el bienestar con una intensidad vibrante. Un sitio que atraviesa los avatares que impactan en el mundo. A pesar de que gradualmente las Maldivas comenzaron a salir de puntillas de los bloqueos, optaron por mantener las restricciones fronterizas.

Para prepararse para los recién llegados, el gobierno construyó unidades de cuidados intensivos y amplió las instalaciones de prueba en varias regiones. Por su parte, los complejos turísticos establecieron medidas de seguridad e higiene sin precedentes. Los visitantes deben hacerse una prueba negativa dentro de las 72 horas antes de ser permitido en sus alojamientos.

Post pandemia, el destino se ha forjado un alma de supervivencia con foco puesto en que habrá un futuro de gozo en una escenografía que está preparada para ello
Post pandemia, el destino se ha forjado un alma de supervivencia con foco puesto en que habrá un futuro de gozo en una escenografía que está preparada para ello

En el atolón del norte de Malé, los complejos turísticos decidieron abandonar el papel, confiando en herramientas digitales para el registro y el acceso a los menús de los restaurantes, mientras que otros centros anunciaron controles diarios de temperatura de los huéspedes y se concretó el objetivo de dejar sus villas vacías durante 24 horas antes de permitir el check-in de nuevos huéspedes.

Tres meses después de la apertura de las fronteras para el retorno de los turistas, solo 18.596 personas han visitado el país, una fracción del promedio previo a la pandemia de 141.000 turistas al mes. Más allá de los números que preocupan, el destino se ha forjado un alma de supervivencia con foco puesto en que habrá un futuro de gozo en una escenografía que está preparada para ello.

Redundancia lujuriosa

El regodeo entre las islas es como una vitrina de postres: elegir es un dilema que, si se pudiera, el viajero volvería una y otra vez para degustar un pastel por vez.

Se trata de un desierto natural de la Reserva de la Biosfera de la UNESCO donde se entrelaza la innovación, la conservación y el bienestar con una intensidad vibrante. Un sitio que atraviesa los avatares que impactan en el mundo
Se trata de un desierto natural de la Reserva de la Biosfera de la UNESCO donde se entrelaza la innovación, la conservación y el bienestar con una intensidad vibrante. Un sitio que atraviesa los avatares que impactan en el mundo

Taj Exotica Resort & Spa, Maldivas. Lejos de las brillantes luces de Malé, se extiende por la isla Emboodhu Finolhu en medio de una de las lagunas más grandes de Maldivas. Reconocida por su rica flora y fauna, esta isla tropical, también conocida como la Isla de los Tres Cocos, está situada en medio de los arrecifes de coral. Un viaje en lancha rápida de 15 minutos desde el aeropuerto lleva al idílico resort de playa en Malé, rodeado por las aguas azules del Océano Índico.

Ubicado delicadamente sobre la laguna, esta escapada de postal perfecta ofrece 64 suites y villas con vista al mar que son lujosas, súper lujosas; pero manteniendo un delicado equilibrio con la naturaleza. Su suite presidencial está cercana a uno de los lugares más hermosos del mundo. Allí, el Taj Time se define como “no hacer nada es una forma de arte”. El tiempo se detiene y, sin embargo, nunca hay un momento aburrido.

Una posibilidad céntrica es JEN Maldives Male, justo donde tomarle el pulso a la ciudad. Desde el aeropuerto internacional de Valana, se puede llegar al hotel en lancha rápida en solo unos minutos. Su localización invita a pasear por las calles con facilidad y disfrutar del Male urbano. Un gran secreto se encuentra en los mariscos frescos de Maldivas y las vistas de la azotea en Azur, con sabores del sudeste asiático en el restaurante Lime, abierto todo el día. Si no hay tiempo para sentarte a comer, comprar para llevar en Jen’s Kitchen On-The-Go es una tentación.

El lujo está presente en cada detalle de los resorts
El lujo está presente en cada detalle de los resorts

Para quien es consciente de la huella de carbono, ser selectivo en el lugar donde se queda cuando está de vacaciones es una elección natural. Esta es una opción perfecta recientemente galardonado con la Certificación Green Globe (GGC) después de una auditoría de sostenibilidad, el complejo de lujo Jumeirah Vittaveli en Maldivas ha dado numerosos pasos ecológicos. Entre ellas, incluye usar iluminación led e instalar un sistema de recuperación de calor que canaliza la energía de los generadores y la usa para calentar el agua. El complejo también cuenta con el sistema ‘Eco Pure’, que trata el agua de mar para crear agua potable y embotella su propia agua en botellas de vidrio recicladas, ahorrando alrededor de 50.000 botellas de plástico al año.

El remoto desierto natural se vive en el Four Seasons Resort Madivs Landaa Giraavaru. Un paseo panorámico en hidroavión desde Malé, esta verde isla de coral bordeada de playas, ubicada en el atolón de Baa, es un refugio paradisíaco donde el aislamiento de lujo se encuentra con la belleza natural salvaje, desde terapias ayurvédicas en el spa hasta chapotear, navegar o bucear en la joya. -como océano y laguna prístina. Allí es posible participar del Programa de Conservación Marina con biólogos marinos residentes, incluida la clínica de tortugas, el trasplante de arrecifes de coral y la investigación de mantarrayas.

Tres nuevos paraísos

El célebre arquitecto Yuji Yamazaki supervisó el diseño del complejo Kagi Maldives Spa Island, que se centra en un spa y centro de bienestar de 1.500 metros cuadrados con un techo en forma de lágrima al aire libre en su corazón
El célebre arquitecto Yuji Yamazaki supervisó el diseño del complejo Kagi Maldives Spa Island, que se centra en un spa y centro de bienestar de 1.500 metros cuadrados con un techo en forma de lágrima al aire libre en su corazón

El primero de su tipo en esta parte del mundo es Kagi Maldives Spa Island, que se enfoca en brindar una experiencia de bienestar de 360 grados. Este complejo isleño centrado en el bienestar promete un retiro integral para la mente, el cuerpo y el alma.

El célebre arquitecto Yuji Yamazaki supervisó el diseño del complejo, que se centra en un spa y centro de bienestar de 1.500 metros cuadrados con un techo en forma de lágrima al aire libre en su corazón. Aquí, Baani Spa ofrece un programa de bienestar personalizado y centrado en los resultados que está diseñado para llevar a los huéspedes en un viaje hacia la ‘liberación, la restauración y la recuperación’. En total, el centro de bienestar comprende salas de tratamiento, una sala de relajación, un estudio de yoga y sanación con sonido, así como salas de vapor, un salón de belleza y una boutique de bienestar.

Para completar la experiencia, los huéspedes pueden elegir entre villas con piscina en la playa, el océano y la laguna, todo lo cual garantiza que se sumerja en la belleza natural de su entorno.

The Ozen Collection ha creado su último santuario de ultra lujo. Los huéspedes pueden alojarse en las suites, villas y pabellones
The Ozen Collection ha creado su último santuario de ultra lujo. Los huéspedes pueden alojarse en las suites, villas y pabellones

Por su parte, tras transformar la isla que antes era el hogar de otro resort, The Ozen Collection ha creado su último santuario de ultra lujo. Los huéspedes pueden alojarse en las suites, villas y pabellones. La Royal Reserve de 3.000 metros cuadrados, hecha en madera y mármol con un generoso espacio al aire libre y detalles sorprendentes como sus únicos toboganes. Alternativamente, puede quedarse en el súper yate de 85 pies, que tiene capacidad para ocho personas durante la noche y cuenta con comodidades como un jacuzzi en la cubierta superior para cuatro personas.

The Private Island en Waldorf Astoria Maldives Ithaafushi llega para cumplir la fantasía de contar con la propia isla privada. Con una superficie de 32.000 metros cuadrados, se comercializa como la isla privada más grande de las Maldivas y se puede comprar por 80.000 dólares la noche. La isla tiene capacidad para 24 huéspedes en tres edificios: hay una villa de dos dormitorios sobre el agua con duchas de lluvia interiores y exteriores, una sala de estar compartida, una piscina infinita y un jacuzzi; una villa de playa de tres dormitorios con dos piscinas; y la residencia de cuatro dormitorios, que cuenta con dos dormitorios King, dos dormitorios Queen, jacuzzies y una amplia sala de estar común, todas con acceso directo a la playa.

The Private Island en Waldorf Astoria Maldives Ithaafushi llega para cumplir la fantasía de contar con la propia isla privada
The Private Island en Waldorf Astoria Maldives Ithaafushi llega para cumplir la fantasía de contar con la propia isla privada

Maldivas conserva todos los detalles de la lujuriosa naturaleza que intenta ganar a la avanzada humana. Las nuevas tendencias han permitido la armonía total con el paisaje, una mirada que hace sentir que eso que se ve, siempre estuvo allí. Y si de paraíso se trata, es el bocado perfecto para sentir “cómo sería si...”, aunque la jugada cueste tantos dólares que se convierte en uno de esos sueños intensos que uno olvida apenas despertar.

SEGUÍ LEYENDO: