Federer quedó cautivado por el asado y las mollejas, pudo probar además chorizo, morcilla y un ojo de bife a punto, acompañado con papas fritas, espinaca a la crema, cebollines asados y champiñones a la provenzal
Federer quedó cautivado por el asado y las mollejas, pudo probar además chorizo, morcilla y un ojo de bife a punto, acompañado con papas fritas, espinaca a la crema, cebollines asados y champiñones a la provenzal

Para muchos, Roger Federer ya es el mejor tenista de todos los tiempos. El suizo por segunda vez visita la Argentina, y si bien se frustró la posibilidad de verlo jugar nuevamente contra Juan Martín del Potro, se nota que acá la pasa muy bien: “El público argentino es único”, sentenció.

Se sabe que en sus primeras horas en el país fue a almorzar a Cabaña Las Lilas, a metros del hotel de Puerto Madero donde está hospedado, junto a su contrincante, el joven alemán Alex Zverev.

Roger Federer dejó un mensaje de agradecimiento al restaurante
Roger Federer dejó un mensaje de agradecimiento al restaurante

Dicen que se fue con la panza llena; después de quedar cautivado por el asado y las mollejas, pudo probar además chorizo, morcilla y un ojo de bife a punto, acompañado con papas fritas, espinaca a la crema, cebollines asados y champiñones a la provenzal. También comió postre y tomó un café espresso. Pero la gran pregunta es si pudo tomar vino.

Infobae consultó a Eduardo Celestino Rodríguez, el eterno sommelier del restaurante, quien confesó la conversación previa que tuvo con el tenista.

Roger Federer junto a Eduardo Celestino Rodríguez, el eterno sommelier del restaurante
Roger Federer junto a Eduardo Celestino Rodríguez, el eterno sommelier del restaurante

Fue él quien lo recibió en la entrada y lo acompañó a su mesa, luego de darle la bienvenida.

Al momento de solicitar el vino, Celestino le preguntó cómo le gustaban los vinos, y Roger Federer dijo “me quiero tomar un malbec”. Ahí, la persona que lo acompañaba ordenó traer el mejor Malbec de la carta. El sommelier, astuto, en lugar de traerle el vino más caro, optó por un vino que sea más representativo y pueda contar una historia. Y les sirvió el Malbec Argentino de Catena Zapata, un vino que describe, ya desde su llamativa etiqueta, el origen francés de la cepa, su llegada al continente y su actualidad tan exitosa. Es un vino elaborado con uvas de los viñedos más antiguos de la familia Catena, en La Consulta (Valle de Uco) y Lunlunta (Luján de Cuyo).

Federer pudo probar un malbec de Catena Zapata
Federer pudo probar un malbec de Catena Zapata

Que uno de los mejores tenistas del mundo tenga al malbec in mente es sinónimo de lo bien que la cepa representa al país en el mundo. El sommelier se quedó atento al lado de Roger, y sin sacarle los ojos de encima, aseguró que “lo probó y fue feliz”.

El suizo se sacó fotos con todos y siempre estuvo muy amable, incluso les firmó autógrafos a todos los que se le acercaban a la mesa.

Al finalizar la comida, con la panza llena y (al parecer) el corazón contento, de manera muy gentil accedió a sacarse una foto con el sommelier, aunque la casa lo prohíbe.

Fabricio Portelli es sommelier argentino y experto en vinos

Twitter: @FabriPortelli

SEGUÍ LEYENDO