La búsqueda para transitar el camino hacia la felicidad muchas veces se ve opacada por “fórmulas mágicas” (Getty Images)
La búsqueda para transitar el camino hacia la felicidad muchas veces se ve opacada por “fórmulas mágicas” (Getty Images)

Descubrir el secreto de la felicidad es la búsqueda humana más antigua. Es uno de los conceptos más abstractos que obsesionan al hombre desde el principio de los tiempos y aunque las herramientas estén al alcance de la mano, la búsqueda para transitar el camino hacia la felicidad muchas veces se ve opacada por "fórmulas mágicas". Sobre esto habló Mariano Marquevich con Infobae quien propone al lector descubrir de manera racional el camino.

Psicólogo forense y novelista, Mariano Marquevich tiene 36 años y una sola motivación que actúa casi como un motor de inspiración: la curiosidad.  Autor del libro La Llave Maestra, un revolucionario manual que propone crear un método racional que permita al lector descubrir sus propias herramientas para estar mejor y alcanzar el estado que desea. 

Lejos de querer ser un escritor que se dedica a escribir manuales de autoayuda o fórmulas para dictarle a las personas cómo ser feliz, Marquevich sentía indignación- otro de los motores que tiene como fuente de inspiración-, al ver que los mensajes de los libros son muchos y similares: "Dicen todos lo mismo, yo veía que usaban todos los mismos conceptos y que se apropiaba el autor de ese mismo concepto y lo universalizaba según sus propias creencias", dijo en diálogo con Infobae. 

Mariano Marquevich tiene 36 años, es escritor pero además es psicólogo forense hace más de diez años
Mariano Marquevich tiene 36 años, es escritor pero además es psicólogo forense hace más de diez años

De este modo, el autor empezó a recopilar información y crear una totalmente nueva para poder diferenciarse del resto de los libros de auto ayuda que no hacían más que exigirle al lector fórmulas mágicas para ser feliz. "Yo veía que había mucho abuso por parte de estos escritores frente a una porción de la sociedad muy vulnerable y de la cual se nutrían estos escritores de una manera no ordenada y que no terminaban generando un buen mensaje, en el mejor de los casos universalizaban el método y en otro se apropiaban de esas mentes en riesgo y le sacaban plata", describió.

El novelista, que además de psicólogo trabaja en la investigación forense del delito, le tomó escribir diez años  la llave maestra y enseguida supo que era algo diferente para el mundo de la escritura ya que invita al lector a usar la mente para poder transitar el camino hacia el bienestar por lo racional. "Me di cuenta que había una gran demanda de libros que propongan un abordaje que pongan al lector en primer lugar en vez del escritor, de hecho es la tercer edición de la llave maestra", enfatizó Marquevich. 

La idea del autor es que los métodos tradicionales se destruyan a través de la llave maestra para no quedar aferrados al ego (iStock)
La idea del autor es que los métodos tradicionales se destruyan a través de la llave maestra para no quedar aferrados al ego (iStock)

El camino del Ego al Ser. Ambos conceptos ancestrales, posicionan al ego como un error que cometen las personas."El ego es muy similar a la palabra eco, todo lo que identificamos como propio pasa a ser producto del ego y ahí es cuando nos equivocamos, el ser por otro lado es impronunciable, indefinible y justamente la llave maestra es lo que hace que uno pueda salir de los métodos y no quedar aferrado al ego", subrayó Marquevich.

Para Marquevich es importante entender que el camino que recorra cada persona es más que una partida o una llegada, o de error y el otro acierto son todos aprendizajes necesarios:"Eso no quita que haya una distancia a recorrer dentro de la ilusión para despertar".

Casi como un deseo, el joven escritor reflejó sus ganas de que los lectores se nutran con lo que leen: "Quiero que se lleven la experiencia de no haber concebido un autor sino de haber transitado sus propias experiencias y vidas a partir de un tamiz fértil, para nuevas oportunidades, para actualizar las que ya tienen e irradiar esa manera de pensar en el resto de personas que en un momento de tanta rigidez, tanta grieta me parece que es ideal tener una especie de 'masajeador' cerebral que permite acceder a distintos métodos e ideologías sin casarnos con ninguna y conviviendo con amor y armonía".

SEGUÍ LEYENDO