Radiografía del mapa educativo argentino: más docentes y menos alumnos

Existe, igual, una gran disparidad. La relación alumno-docente de la provincia de Buenos Aires es mayor al doble de la vigente en la ciudad de Buenos Aires (NA)
Existe, igual, una gran disparidad. La relación alumno-docente de la provincia de Buenos Aires es mayor al doble de la vigente en la ciudad de Buenos Aires (NA)

Menos alumnos y más cargos docentes. El Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano tituló con esta paradoja su primer informe del año. Reportó que en el período 2003-2015, la matrícula escolar primaria estatal se redujo un 12% mientras que los cargos docentes aumentaron un 19 por ciento. Lo que deriva en una relación alumno-docente con los valores más altos del mundo, con apenas doce alumnos por cargo.

Una ecuación que iguala el sistema educativo nacional con los niveles de enseñanza de calidad como Finlandia, Dinamarca, Suiza, Australia o Bélgica, pero con peores resultados. Y que se diferencia de manera abrupta con países vecinos como Chile y Brasil que presentan 21 alumnos por docente, según la publicación Education at a Glance 2016 del documento de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que calcula un promedio mundial de quince alumnos por docente en enseñanza primaria.

En la media del país hay 12 alumnos por cargo docente primario estatal (Dirección General de Cultura y Educación Bs. As.)
En la media del país hay 12 alumnos por cargo docente primario estatal (Dirección General de Cultura y Educación Bs. As.)

La cantidad de alumnos por docente disminuyó un 26% en las escuelas primarias a nivel nacional en un período de doce años. De 16 alumnos por cada puesto docente en 2003, a doce alumnos por cada cargo en 2015. Esta variación opuesta quedó traducida en números en el informe del CEA: los 240.163 cargos docentes destinados a la educación de 3.747.747 alumnos ascendieron a 285.535 para la provisión de educación de 3.314.198 niños. En el ámbito privado, este indicador no registró cambios sustanciales y giró alrededor de los 16 alumnos por cargo docente durante el mismo lapso.

Si se combina la información alcanzada por el estudio con los datos del Anuario Estadístico Educativo 2015 a cargo del Ministerio de Educación, se pueden clasificar los datos que detallan la cantidad de cargos docentes en distintos tipos de instituciones educativas y los porcentajes de cargos que involucran a "docentes frente a alumnos". Si bien en las escuelas primarias de gestión estatal se registró un incremento del 19% del cuerpo docente durante el período 2003-2015, los profesionales "de aula" crecieron apenas en un diez por ciento, mientras que los docentes "fuera del aula" aumentaron un 63 por ciento.

En todo el país, uno de cada cuatro docentes no ejercen tareas dentro del aula (flickr)
En todo el país, uno de cada cuatro docentes no ejercen tareas dentro del aula (flickr)

El estudio puede segmentarse por distrito. En la provincia de Buenos Aires, uno de cada tres docentes primarios estatales no cumple tareas educativas en el aula. De los 66.945 cargos docentes, 22.453 profesionales -el 33,54% del total- ejercen su cargo "fuera del aula". Es el segundo promedio más alto del país, por detrás de Tierra del Fuego en el que este cuerpo docente representa el 34,53 por ciento. Sensiblemente por debajo del promedio país que establece que el 23,13% -menos de uno de cada cuatro docentes primarios estatales- desarrollan labores educativas "fuera del aula".

"Es bueno expandir el plantel de docentes, pero con esto sólo no alcanza, como lo indican las evaluaciones realizadas por Unesco en el nivel primario en América Latina. Cuando comenzaron estas evaluaciones, hace ya 20 años, ocupábamos el segundo lugar, después de Cuba. En la última Prueba TERCE (2013), nuestros alumnos de tercer grado se ubicaron en lectura detrás de ocho países latinoamericanos, pese a que Cuba esa vez no participó", apuntó Alieto Guadagni, director del Centro de Estudios de la Educación Argentina (CEA) de la Universidad de Belgrano.

"No es sólo una cuestión de cantidad. Es necesario asegurar que los docentes tengan una sólida preparación de nivel universitario y, además, procurar que los mejores estudiantes secundarios de hoy sean los docentes de mañana. Avanzaremos así hacia una sociedad más próspera y también más equitativa, ya que sin una escuela inclusiva y de calidad no abatiremos nuestra pobreza", concluyó Guadagni, responsable del informe.

LEA MÁS:

Los expertos en educación opinaron sobre las pruebas de PISA 2015

Millennials y educación: cómo sus usos culturales crean un nuevo paradigma

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos