"El Marginal 2": El Sapo vuelve a San Onofre y organiza un motín para consolidar su poder en el penal

El personaje encarnado por Roly Serrano irrumpe en el pabellón cuando "Morcilla" planeaba una tregua con los Borges

Las cartas están echadas. El final en El Marginal 2 se aproxima y con él crece la tensión en el penal de San Onofre, ya con los bandos de El Sapo y los Borges bien diferenciados.

El retorno del Sapo al penal altera los planes de Morcilla de erigirse en cabecilla, al tiempo que nombra a Pantera como su sucesor natural. Además, desestima la tregua que Morcilla tenía pensado proponerle a Borges.

Luego de mandar a matar a Mecha, la novia de Diosito, Gladys (Ana Garibaldi) y Mario Borges (Claudio Rissi) idean llevarle una falsa carta de la joven despidiéndose.

Mientras tanto, Emma (Martina Gusmán) denuncia a Rita (Verónica Llinás) con Garófalo (Daniel Fanego), al que le presenta las pruebas del negocio que obliga a familiares de los presos a prostituirse dentro del penal. Es por esto que Garófalo despide a Rita y le exige a Antín (Gerardo Romano) que presente su renuncia.

Diosito tiene sexo con Ana porque Borges le pagó un turno, pero Emma los interrumpe y le dice a la adolescente que desarticuló el negocio de la prostitución.

Mientras intenta volver al patio, Diosito se cruza con Patricio y los hombres del Sapo. Es ahí cuando sutilmente le hace notar que los matones traman algo y él deduce que quieren matarlo.

El Sapo le dice a Patricio (Esteban Lamothe) que le va a regalar la libertad y les pide a dos de sus hombres que lo lleven a la terraza y lo hagan bajar por la pared con equipo de montañista.

Sin embargo, en secreto les da la orden de soltar los ganchos para matarlo, en venganza porque Patricio había matado a su primo en la terraza.

Borges organiza un asado para los presos del patio y brinda por su destitución junto a sus hombres y la Sub 21, la banda de los más jóvenes comandada por Oaky (Rodrigo Noya).

Con ansias de volver a demostrar todo su poder, El Sapo le exige a Garófalo que traslade a la banda de Borges a otro penal, y como éste se lo niega lo toma de rehén y mata delante suyo al Cuis (Diego Cremonesi).

Acto seguido, reúne a sus hombres y ordena un motín, que empieza a concretarse con el final del capítulo.

SEGUÍ LEYENDO: