El Pepo
El Pepo

"Grave accidente de El Pepo: volcó con su camioneta, murieron dos acompañantes y quedó imputado por doble homicidio", decían los primeros titulares de la madrugada del 20 de julio. La noticia es una, pero detrás de ella se esconden decenas de historias, muchas de ellas anónimas, como la de Romina Sánchez, la viuda del trompetista que es mamá de una beba y en semanas dará a luz por segunda vez, o la de la familia Abosaleh que perdió a su hijo.

Ignacio Abosaleh y Nicolás Carabajal antes de emprender el viaje a la costa
Ignacio Abosaleh y Nicolás Carabajal antes de emprender el viaje a la costa

Lucas, Rodrigo, Martín, Kuky, Pachi, Alexis e Iván no estaban en el auto que manejaba Rubén Castiñeiras, pero en el instante del choque, sus vidas también torcieron su rumbo. Perdieron a sus dos amigos Nicolás Carabajal y Nacho Abosaleh y en lo laboral, tuvieron que barajar y dar de nuevo. Sus familias y la música, las claves para ponerse de pie.

Martín De Beccar era desde hace más de tres años  y medio el tecladista en La super banda Gedienta. "En lo laboral, se terminó", dijo a Teleshow sobre el grupo que formaba con el Pepo. Aún le cuesta hablar del accidente: "La verdad que no estoy muy bien, sinceramente. Perdí a dos amigos, es algo muy delicado".

Su principal actividad siempre fue como productor musical, es por eso que paralelamente a su labor con el cantante, trabajaba con otras bandas: "Armo las canciones, las escribo. Produje dos discos del Pepo, además de varios temas".

Rodrigo y Martín en su nuevo proyecto (Facebook)
Rodrigo y Martín en su nuevo proyecto (Facebook)

"En este mes y medio me dediqué a producir a otros y dentro de todo pude zafar con las cuentas", dijo Martín. La primera semana luego del 20 de julio, el músico estuvo encerrado en su casa sin querer ver a sus amigos: "Salí por mi familia que me dijo 'tenés que levantarte con la música'".

Y así fue. Desde hace un año y medio hace Los hermanos de la cumbia, con Rodrigo Quiroz (también tecladista del Pepo) y luego de la tragedia, ambos pusieron ahí todas sus energías: "Estamos muy enfocados. En este proyecto voy a cantar, hay muchas cosas positivas para hacer. Después de lo que pasó, me refugié al cien por ciento en la música, estaba muy mal. Me hizo mal la muerte de mis compañeros y amigos".

En la música encontraron un escape, es por eso que Martín no quiere hablar de lo que pasó: "Del accidente no sé nada, lo saben los que estaban ahí. Yo voy a seguir con mi proyecto y ya habrá tiempo de hablar (con Pepo y el resto de los compañeros). Acá seguimos, haciendo música, que es lo que más me gusta, cumbia".

"No me queda otra que seguir", agregó y dijo que "gracias a Dios" tiene varios oficios: "Y si no se puede con la música bueno, seguiré trabajando de otras cosas como siempre lo hice".

Muy parecido es el caso de Lucas Brander de 34, que tocaba el bajo en la banda del Pepo. Él, que estaba desde hace cuatro años en el grupo, se había ido un mes antes del accidente. Aun así el dolor lo golpeó y luego de un mes pudo rearmarse, también gracias a la música.

Lucas y su nuevo proyecto musical

"Mi familia me dio el apoyo necesario. El primer mes estuve de duelo,  no tocaba, no hacía nada", dijo el músico que hoy está armando su banda como solista, proyecto que ya había comenzado a esbozar pero en el que ahora puso toda su energía: "Tomé la decisión de seguir con la música, es algo que no se puede dejar".

Lucas, ex bajista del Pepo (Facebook)
Lucas, ex bajista del Pepo (Facebook)

"Hoy como está el país es jodido laburar", dijo Lucas que tiene una nena de cuatro años que mantener. Consciente de que es complicado vivir de la música, cada peso extra que ganaba cuando trabajaba con el Pepo lo usaba para equipar su estudio de grabación en Banfield, negocio que le permitió vivir este tiempo.

"Siempre decía 'por si la música se acaba, tengo que invertir en algo', porque es un ámbito en el que hoy estás y mañana no. Ahora estoy laburando tranqui y para comer no me falta, armé nuevas canciones, estoy sacando un cover", dijo quien fue uno de los primeros en unirse a La super banda Gedienta: "Fui uno de los cabecillas. Traje a los demás, algunos se fueron yendo, vinieron nuevos y así".

A la hora de trabajar, dijo que él siempre iba a los shows y que solo una vez falto a una gira en cuatro años porque estaba enfermo y que aún así el Pepo le pagó. En las buenas épocas, se hacían ocho shows por noche: "Hasta doce una vez, pero porque arrancamos al mediodía. Las caravanas eran estresantes y en más de una oportunidad, los lunes o martes estaba sin voz".

Con sus compañeros se juntaron el día del velorio de sus amigos y aunque está todo bien entre ellos, la distancia (algunos viven en el sur de la provincia de Buenos Aires y otros en el norte) y otras ocupaciones hicieron que no volvieran a encontrarse. "Tiene más que ver con el shock y con en dolor. Quedó todo en la nada, me da pena porque estaría bueno que nos juntemos", dijo, también triste por la partida de Nico y Nacho y evitando mencionar a Castiñeiras.

Kuky Brandán tocaba el timbal en la banda y era uno de los más antiguos: "Estoy desde el principio, desde que él salió de la cárcel. Yo iba a ensayar cuando él estaba cumpliendo prisión domiciliaria".

Kuky, ex integrante de la banda del Pepo (Facebook)
Kuky, ex integrante de la banda del Pepo (Facebook)

Al igual que el resto de los músicos, no estuvo bien después del accidente. "La pasé mal la primera semana, por lo que vivimos: ver a nuestros compañeros tirados sin vida", dijo y tomó fuerzas por su hija y porque unos amigos lo fueron a buscar para hacer música. "Me había quedado sin trabajo y en el país no hay trabajo", agregó y dijo que hablaron con el resto de los músicos y todos coincidieron con que no había que quedarse parados, ni estar pendientes de lo que pasará.

Alexis, uno de los ex tres trompetistas de la banda del Pepo (Facebook)
Alexis, uno de los ex tres trompetistas de la banda del Pepo (Facebook)

Alexis Ferreyra, otro de los trompetistas, también encontró en la música una forma de vivir y de escapar. "Acá estábamos todos juntos. Felices haciendo lo que más nos gusta, haciendo música. Como nosotros decíamos, era una segunda familia porque vivíamos de gira en gira y a veces nos tocaba estar más entre nosotros que con la familia. Hoy viviendo una pesadilla, nadie sabe por lo que pasamos nosotros ese día, perdimos a dos hermanos", escribió en su cuenta de Facebook pocos días después de la tragedia.

Iván con el Pepo y Maradona (Facebook)
Iván con el Pepo y Maradona (Facebook)

Iván Soto tocaba también la trompeta en la banda y prácticamente no se refirió al accidente en sus redes sociales, solo atinó a escribir, junto con una foto de él y del Pepo con Diego Maradona: "En las buenas y en las malas, siempre con vos amigo".

La foto de Pachi para despedir a sus amigos (Facebook)
La foto de Pachi para despedir a sus amigos (Facebook)

Pablo Colona, conocido como Pachi, tocaba el octapad (batería electrónica) y casi no usó las redes desde la tragedia. Sí le dedicó un saludo especial a sus amigos Nacho y Nicolás, fallecidos en el choque: "A la familia, que sean fuertes y que sepan que compartimos la angustia, el dolor y ganas de que sea solo un sueño y estén con nosotros otra vez. Los vamos a extrañar eternamente. No eran amigos, eran hermanos. No tengo palabras, solo decirles gracias. Nos vemos allá arriba, Genios".

Lucas, Rodrigo, Martín, Kuky, Pachi, Alexis e Iván no estuvieron en el auto del Pepo, pero son protagonistas de la historia. Sus vidas cambiaron en un segundo y tuvieron que ponerse de pie por ellos, por sus familias y por sus amigos que ya no están.

SEGUÍ LEYENDO