Tras 216 días internado y más de 40 intervenciones producto de una infección intrahospitalaria luego de un bypass gástrico, Alfredo Casero plantea: "La culpa siempre va a ser de mi cuerpo porque mi cabeza es la que no me perdona haber terminado con el tipo que era". Hoy manifiesta estar mejor que nunca y con el peso que tenía a los 17 años. Y así enfrenta nuevos desafíos laborales.

Mientras aguarda el estreno de El Host, por Fox, el cómico continúa con la gira de su espectáculo De qué no se puede hablar, donde invita a trabajar para "la inteligencia de los no hipersensibles" y cuestiona los mecanismos de ofensa. "La corrección política nos puede llegar a convertirnos en falsos, y la falsedad hace que hayamos llegado a donde llegamos", dice en esta charla con Teleshow, asegurando que él no se enoja, pero que su juego es hacer enojar. Y aunque manifiesta no ser provocador, dice que permite ser provocado para "devolver de manera castigadora".

Con su nuevo espectáculo que se encuentra de gira promete volver a la idiosincrasia del Parakultural. "Decir lo que no se debe. Cultura es ser obediente al grito de: 'Ahora nos juntamos todos, ya, los verdes para acá, los celestes para acá', y no tiene por qué ser eso. Antes me venía a ver gente peronista, radical, cualquiera podía venir…", lamenta el actor, y explica que hoy lo atacan: "Sos un hijo de puta porque pensás de tal manera".

¿Por qué De qué no se puede hablar? Casero analiza, entusiasmado: "Si eso no lo podés decir porque automáticamente sos un nazi, un racista, una porquería, un ladrón, un chorro, o un asco, atenta contra la libertad de las personas. Vos podés decir una barbaridad y en el acto pedir perdón". Y cuenta entonces que fue increpado en el subte por tres mujeres: "Nunca me había pasado, me dijeron de todo. Y eran mujeres. Nunca me viene a decir algo un tipo".

—¿Qué te dijeron?

—Una me dijo: "Gorila de mierda". Otra: "Te detesto". Y otra no entendí bien qué, pero le mandé unos besos. ¿Por qué?

—¿Sos machista?

—Sí, claro. Lamentablemente, soy macho. Si la mujer se denomina feminista, yo no tengo la culpa.

—¿Acordás, entre otras cosas, con que las mujeres tengamos diferentes condiciones salariales?

—Lo que tienen que hacer, si tienen diferentes condiciones salariales, es pelear personalmente con sus jefes para que les paguen más.

—¿Te parece bien que a las mujeres se les pegue?

—¡No! Eso no es ser machista, eso es ser un hijo de puta.

—Eso es violencia machista.

—No, eso no es ser machista. Yo te mentiría si viniera acá y dijera: "Yo no soy machista". Lamentablemente, el 90% de las mujeres que conozco son machistas.

—¿En qué te reconocés machista?

—Vivo en una sociedad que ha sido bajada de los putos barcos donde bajaron italianos, españoles y todo lo demás, y dentro de 400 años no vamos a ser machistas. Tiene que haber un cambio gradual. Mi hijo y mis nietos van a tener una forma diferente, pero no puedo ser hipócrita. No es porque no quiera: he criado hijas mujeres, he tenido mujeres hermosas en mi vida que me han hecho muy bien, he tenido mujeres muy malas y conozco mujeres muy malas…

—Acá contaste que te han pegado.

—Me han cagado a palos, sí, cómo no. A la mayoría de los hombres los han cagado a palos las mujeres.

—En Argentina no se mueren hombres por violencia femenina.

—Perdón, que mueran es diferente. Pero que te caguen a palos, sí.

—¿Qué opina tu hija Minerva?

—Minerva opina lo que yo digo (risas). Minerva no pasa más que peleando conmigo también porque yo soy el que tira las bombas, pero siempre con la verdad. Hay cosas que Minerva aprendió muy bien con la contraposición. Nunca le he gritado a los hijos, nunca les levanté la mano, nunca le levanté la mano a nadie, no me gusta eso. Estoy totalmente a favor de que la gente aborte, que hagan lo que quieran, porque estoy absolutamente a favor de la libertad.

—¿Le pegaste a alguna mujer?

—¡No! Si yo le llego a pegar a una mujer me siento muy mal. ¿Te defendiste de una mujer? Sí, muchas veces me defendí de mujeres. Loquísimas, que se te vienen encima y no sabes cómo pararlas. ¿Hiciste enojar a una mujer hasta el punto de que te quisiera tirar un plato en la cabeza? Sí, claro, se han enojado mujeres conmigo. Pero es normal, natural. La mano de la mujer también mata porque puede matar a un hombre con este dedo y apretando un gatillo. Amo a la mujer por sobre todas las cosas, y mi actitud frente al mundo es femenina porque busco la verdad y la libertad, y me libera lo femenino porque me libera la mujer. Provengo de una mujer que amé toda la vida, que fue mi madre, la cual me hizo pero re contra cagar porque a los varones cuando amamos a la madre demasiado nos hace re contra cagar. He amado a las mujeres, las he adorado, he adorado a un montón de mujeres, me he portado mal con un montón de mujeres por no saber cómo manejar situaciones, me he portado demasiado bien con mujeres, las he querido por demás a mujeres que no se lo merecían, he sido traicionado por mujeres, he sido golpeado por mujeres, he vivido un montón de cosas en 55 años de vida. Jamás he molestado a una mujer, porque aparte siempre he sido bastante retraído en mi condición de miedo al rechazo por ser gordo.

—El machismo y el feminismo no son lo mismo con nombres opuestos.

—¿Cómo no?

—No, el feminismo no busca estar por encima del hombre, ni cosificarlo.

—Y el machismo tampoco busca estar por encima de la mujer.

—¿Qué te pasó con el último escándalo de corrupción?

—Era esperable. Yo me lo imaginaba, lo tenía casi seguro. Es asqueroso lo que han hecho en este país, pero en este caso específicamente, gente totalmente enferma. He sido vituperado absolutamente por una mujer. Es una cosa shakesperiana: la mujer, una loca reina que proviene de una clase baja, blande el pene del marido muerto, y con eso hace que todo el mundo baile. Yo decía: "¿Cómo puede ser que esto esté pasando?". Donde todo el mundo le festejaba y donde todo el mundo le iba a dar plata, ponían plata las empresas. Toda esta manga de corruptos tienen que pagar.

—¿Qué opinás de los empresarios arrepentidos?

—Los empresarios son jugadores de un juego para mantener lo suyo. Desde hace mil años que se sabe que el erario público, no el erario sino la riqueza de lo público, hace que ellos estén apegados a la riqueza. Yo nunca acepté ni aceptaría plata de Canal 7, y denuesto a todas las personas que viven del Estado, me parece que a menos que sean muy específicas, son zánganos.

—¿Creés que el grueso de los actores K creés tenía una militancia ideológica o era un tema de interés?

—Pienso que son gente débil que quiere estar del lado del palo que pega, no del lado que recibe. Algunos están del lado del palo que pega y otros estamos del lado del palo que recibe.

—¿Por qué considerás que hay tan pocos artistas que apoyan públicamente a este Gobierno?

—Porque para ser artista tenés que ser de izquierda y pobre: eso está bien visto por la gente. Así vas a caer bien en todos lados. "Yo pisare las calles nuevamente…". Andá a ver dónde viven esos tipos. ¿Qué pasaría si Maradona dijera: "(NicolásMaduro es un reverendo hijo de puta que mata a la gente"? (DanielOrtega es un tipo que mató ya a 500 personas. Jóvenes matan, esos tipos matan jóvenes. Entonces hay gente acá pagada por nuestro dinero que levanta el dedo con programas de televisión como la señora Bonafini, que tiene un programa en Canal 7.

—¿Qué opinás de las Fuerzas Armadas en la calle?

—Me parece que está bien, tienen que estar las Fuerzas Armadas y los boy scouts. Todo el mundo tiene que estar cuidando. Las Fuerzas Armadas yo las pago: tienen que trabajar. Las Fuerzas Armadas de un país tienen que ser las Fuerzas Armadas de un país. Nosotros fuimos un gran país gracias a nuestras Fuerzas Armadas. No estoy hablando de cuatro hijos de puta que se metieron en la política llamados por Isabel Perón. Yo respeto a un policía, ayudo a un policía y acompañaré a un policía. Ese es mi espíritu batmánico.

—Vos sabés que aunque no te guste el termino provocador, a un sector le resultan irritantes tus declaraciones.

—Bueno, pueden usar pancután o algún tipo de pomada si los irrito.

—No es un discurso conciliador.

—Mi placer es fastidiar, decía el Cyrano. Todos estos pibes que dicen "La Patria está en peligro" en la puta vida agarraron una pala y una carretilla.

—¿Pero hoy ves la situación económica?

—Sí, claro, por supuesto que la veo y la estudio. Una cosa no me impide ver la otra. Cuando vos tenés una casa incendiada y tenés 400 personas que te gritan en la puerta de lo que queda de la casa que quieren flan. "Y dame flan", y "Queremos flan", y ""Quiero flan". "Pero está incendiada la casa". "Quiero flan". "Ahora vas a ver…". Y que sabés que el que está tratando de reconstruir jamás lo va a poder reconstruir, llámese Macri, llámese quien sea. Yo no soy amigo de ninguno del poder. Y tené la seguridad de que en cuanto esto empiece a acomodarse después de que esta gente vaya presa como tiene que ir presa, me dedicaré específicamente a limpiar y depurar qué es lo que a mí no me gusta de este Gobierno.

—¿La ves presa a Cristina?

—Sí, la veo presa.

—¿A Macri lo ves reelecto?

—Sí, lo veo reelecto.

—Imaginás un 2019 con Cristina presa y Macri…

—Un 2018 con Cristina presa.

—¿Este año la ves presa?

—Sí.

—¿Le van a sacar los fueros?

—Ojalá se los saquen, pero en realidad los senadores demostraron que son unos payasos. No puedo creer que este pibe, ¿cómo se llama? El que se fue de paseo a Italia. Esteban Bullrich. Si es una movida política para no dar quórum es porque tal vez políticamente no les haya convenido tener el quórum necesario para tirarlo más para adelante. O realmente es un inconsciente que no tiene que ocupar el lugar que ocupa y es un payaso que atenta contra un montón de cosas. Hay un montón de senadores que están ahí que no pueden darle nada a nadie. Tenemos que entender que cuando votamos, votamos a gente que tiene que trabajar para nosotros, y que tienen que ser serios y tienen que ser ordenados en lo que necesitamos.

—¿Marcelo Tinelli presidente?

—(Risas) De Titanes en el ring. Está preparado para eso. Todos los negocios que yo le conozco a Tinelli no le han ido bien. No me parece que sea un presidente. Ahora, si siguen pensando que el pueblo es boludo y va a votar personas porque le dicen que está bien… Si en realidad fuera tan bueno en los negocios, a la edad que tiene ya no trabajaría.

—¿Vos dejarías de trabajar?

—Ya dejaría de trabajar mañana y me dedicaría específicamente a lo que me gusta, que es la mecánica. No quiero ofender a Tinelli con esto.

—Pero le acabas de decir que puede ser presidente de Titanes en el ring.

—Sí, pero eso no significa nada malo, ser presidente de Titanes en el ring es algo importante. Yo creo que tendría que empezar por ahí. (Daniel) Filmus, por ejemplo, podría ser presidente de Titanes en el ring, y hoy podría tener una fórmula contra Filmus, por ejemplo, y los dos podrían empezar por Titanes en el ring y después crecerían, porque hay que tener una carrera para ser algo. Si no vas a tenerlo a Massa, que de intendente quiere ser presidente con una cintita colorada atada acá. Es la primera vez que tenemos un presidente que habla en inglés, somos un país que tiene que salir de bananero. Yo puedo presionar a una persona que entiende lo que está haciendo. Un ingeniero es diferente de un abogado porque tiene que mostrar las pruebas de dónde gastó el dinero, porque la ingeniería tiene que ver con eso.

—El Gobierno también tiene sus denuncias.

—Que paguen las cagadas que hicieron en el momento que tienen que hacerlas. En el momento que tienen que pagarlas. Las pagarán. Y yo seré el primero que empiece a putear por eso. Ya hay varias cosas que no me gustan, ya hay varios recaudadores que están dando vueltas que recaudan de los trabajadores para el partido. Eso ya se sabe, hay gente que está bien clara y que la estoy mirando.

—¿Quiénes?

—No voy a decirlo acá. Vos lo sabés, la ves y decís: "Hummm, qué raro esto". Entonces, vos sabés qué. No tengo pruebas, no soy de presentar pruebas porque yo no soy abogado ni quiero meterme en esos quilombos.

LA ENTREVISTA COMPLETA

Agenda: Alfredo Casero se presenta el 24/8 en Salta, el 25/8 en Tucumán, y el 1/9 en Mendoza.