Rolo Sartorio, líder de “La Beriso”, en Tecnópolis; en el pie del micrófono, cinco púas de guitarra y una granada (Foto: Instagram)
Rolo Sartorio, líder de “La Beriso”, en Tecnópolis; en el pie del micrófono, cinco púas de guitarra y una granada (Foto: Instagram)

El show de La Beriso en Tecnópolis llegaba a su fin cuando Rolando Sartorio se dirigió a su público a modo de despedida. "Respetensé -les pidió el cantante-. La revolución es el respeto; no es tirar piedras, no es hacer quilombos ni cortar calles, muchachos. Eso quedó en los 70. Hoy, la revolución es el res-pe-to".

Los dichos del líder de la Beriso -una de las bandas más convocantes de la escena nacional- fueron recibidos con aplausos por sus fanáticos. Pero con el correr de la horas -el show fue el sábado 5, en el marco del "Festival Nuestro"- en las redes sociales comenzó a surgir un fuerte debate al respecto: muchos repudiaron las frases de Rolo contra los movimientos, mientras otros tantos las aprobaron.

Dos años atrás Sartorio también se vio envuelto en una polémica por una entrevista que concedió a la revista Billboard. Las fotos disfrazado como boxeador abrieron el juego con una pregunta: "¿Contra quién usarías los guantes?". "Contra los chorros, las ratas matavidas, que matan a nuestros amigos y familia. Eso es lo que más detesto -respondió el músico-. Ni siquiera son ladrones como eran antes, que cuando no tenías plata te daban un cachetazo y se iban. Ahora te meten un tiro por 20 mangos. Eso lo odio".

Gracias!! Nos volvemos a ver en Junio en Temperley! #LaBeriso20Años @festivalnuestro

A post shared by La Beriso (@laberisooficial) on

Acto seguido, propuso armar "un escuadrón" para combatir a los ladrones. "Pero corta acá, que si me enrosco no puedo parar", reconoció Rolo. Y tras advertir que evitaba hablar de política porque "está tan dividido todo", declaró: "Los militares hicieron muy mal, pero la democracia también hace muy mal a la Argentina".

En aquella ocasión también había hablado de "la revolución del respeto", como en el espectáculo de Tecnópolis.

SEGUÍ LEYENDO