En la nueva película de Santiago Mitre, Ricardo Darín interpreta al presidente de la Argentina que durante una cumbre internacional de mandatarios se descubrirá atrapado entre la política y su vida personal

La historia, escrita por el propio Mitre y Mariano Llinás, se desarrolla durante una cumbre de presidentes latinoamericanos en Chile, donde se definen las estrategias y alianzas geopolíticas de la región. Hernán Blanco, el presidente argentino, vive un drama político y familiar que le hará enfrentarse a sus propios demonios, y deberá tomar dos decisiones que podrían cambiar el curso de su vida en el orden público y privado: por un lado, una complicada situación emocional con su hija; por otro, la decisión política más importante de su carrera.

La filmación, que se extendió durante ocho semanas, recorrió locaciones de Buenos Aires, Bariloche, Santiago de Chile y el centro de esquí Valle Nevado, en el vecino país. Durante las últimas semanas, el multipremiado compositor español Alberto Iglesias estuvo trabajando en la partitura del largometraje entre Madrid y Londres, donde se produjo la grabación de la música. En paralelo, en la ciudad de París, se trabajó la corrección de color y en estos días se está realizando la mezcla final de sonido.

Acompañan a Darín, Dolores Fonzi, Érica Rivas, Gerardo Romano y un elenco internacional que incluye a la española Elena Anaya (ganadora del Goya en 2011). Sobre el final del rodaje se incorporó al elenco el reconocido actor estadounidense Christian Slater -ganador en 2016 de un Globo de Oro por su rol en la aclamada serie Mr. Robot-, para encarar un papel clave en la trama del film.

LEA MÁS: