Andy Kusnetzoff y Cayetano volvieron a encontrarse: la lectura de su libro contra la ludopatía y un llanto inesperado

El conductor de Perros de la Calle recibió a su histórico compañero y se emocionó con la obra en la que su amigo reflejó sus problemas con el juego

Guardar

Nuevo

La emoción de Andy Kusnetzoff al leer el libro de Cayetano (Video: Perros de la Calle - Urbana Play)

En su libro “No va más”, Nicolás Cayetano Cajg plasmó su lucha contra la ludopatía, la cual logró superar luego de un largo camino de recuperación. Aprovechando su presencia mediática, el periodista deportivo recorrió diferentes medios para detallar lo vivido en un intento de ayudar a otros. Y en su última aparición ante la cámara, Cayetano logró emocionar a su histórico compañero Andy Kusnetzoff, quien tuvo la oportunidad de leer su obra y reflexionó sobre lo ocurrido.

En la última emisión de Perros de la Calle (Urbana Play), el conductor aprovechó para leer un fragmento de uno de sus capítulos. “Estoy en el baño de un restaurante en Buenos Aires, todo es reluciente. El piso brilla como si fuera nuevo, las luces son cálidas, pero lo eliminan todo…”, comenzó a decir en voz alta antes de que se quebrara y tuviera que parar ante el micrófono. Con una mano cubriendo parte de su rostro, el presentador necesitó tomarse un minuto al sentirse tan abrumado por sus emociones.

El conductor habló de su reacción, tras leer la obra del periodista

“¿Te emocionaste?”, le consultó el autor de la obra, quien lo miró atentamente esperando una respuesta. Lejos de evadirlo, le confesó: “Sí, me dieron ganas de llorar, pero estoy intentando ver por qué”. Ante la incertidumbre de Andy, su compañera Evelyn Botto acotó que se debía a que “lo querés y es doloroso”. “Supongo que siempre hablamos de la parte divertida, pero hay una parte… Es doloroso, no sé si termina bien, llegué hasta la mitad”, confesó Cayetano.

Por su parte, el periodista deportivo explicó que ambos tenían una amistad que iba más allá de lo tratado en su obra autobiográfica, pero que no le restaba seriedad al tema. “Nosotros tenemos una manera de vincularnos, que es divertida, pero el libro es doloroso”, explicó. Vale recordar que, luego de 18 años juntos en Perros de la Calle, a finales de 2021 Andy y Cayetano tomaron caminos diferentes. La distancia laboral también se tornó afectiva, y así estuvieron tres años hasta que se reconciliaron públicamente en el mismo estudio en el que tuvo lugar esta charla.

En otra parte del programa, Andy se refirió a su reacción a la hora de leer uno de los capítulos: “Me dieron unas profundas ganas de llorar, me angustié, cosa que anoche no me pasó. Repasando, estuvimos 20 años con Cayetano y recién nos enteramos cuando me lo contaste, no sé en qué año fue, habían pasado muchos años y leer el libro, me hizo sentirme en falta, tampoco supe hacerlo. Decís ‘pobre, chabón, yo le exigía una atención y estaba con eso’”.

Ante los comentarios del conductor, Cayetano aprovechó a realizar una profunda reflexión. “Yo no me victimizo, no me hago la víctima. Está bien, tuve una enfermedad, un problema, pero creo que todos tenemos diferentes quilombos, nuestros problemas, a mí me tocó eso. Por suerte, le puse huevos e hice el tratamiento”, sentenció.

Cayetina recordó la lucha de su hermano

Julieta Cayetina quebró en llanto al hablar de la recuperacion de Cayetano (Video: DDM - América)

Tan solo unos días previos, la panelista de El Diario de Mariana (América) se quebró al recordar lo difícil que fue la adicción al juego de su hermano. Mientras el periodista permanecía en un móvil en el programa, los Cajg hablaron a corazón abierto del tratamiento que llevó el hombre para salir adelante y cómo influyó en el entorno familiar.

“Si me preguntan, él es otra persona. Está recuperado hace años, pero con la publicación del libro se abrió un mundo para todos”, confesó Julieta sobre la lucha que plasmó Nicolás en su obra, donde relató con lujo de detalles su camino para salir de la ludopatía. “Ahora me siento con mi hermano mayor, que a veces parece menor, y tenemos un diálogo, conversamos y charlamos, porque antes pensaba que él tenía otra personalidad en lo íntimo”, continuó.

Al escuchar las palabras de su hermana, quien se mostró muy sensibilizada ante el tema, Nicolás reveló: “Mi familia fue fundamental para que yo pudiera salir. Me había convertido, sin darme cuenta, en un mentiroso profesional. No en todo. No en la vida, sino en el juego”.

Guardar

Nuevo