Cómo será el último adiós a Ricardo Piñeiro: dos ceremonias para despedir al histórico representante de modelos

Figura clave en la moda de los ‘90, su muerte causó conmoción entre sus allegados y amigos y reavivó algunos conflictos del pasado

Compartir
Compartir articulo
Todo listo para el último adiós a Ricardo Piñeiro (Manuel Cortina)
Todo listo para el último adiós a Ricardo Piñeiro (Manuel Cortina)

Este miércoles pasado al mediodía el ambiente de la moda y de la televisión argentina lloró el fallecimiento del exrepresentante de modelos Ricardo Piñeiro. Estaba internado en el Sanatorio Otamendi, donde fue derivado tras sufrir un ACV hemorrágico el domingo. Su partida causó profunda consternación en el mundo del espectáculo, que recién se recuperaba de la información de su accidente cuando ocurrió su fallecimiento.

Ricardo vivía solo en Buenos Aires, de hecho una de las principales complicaciones que tuvo su cuadro fueron las 48 horas que no tuvo asistencia médica luego de sufrir el ACV. A raíz de su muerte, un hermano del exrepresentante se hizo presente en la clínica y según contaron en Intrusos, el ciclo que conduce Flor de la V por América, este familiar estuvo diez minutos con Piñeiro hablándole y despidiéndose de él antes de que se confirmara su fallecimiento.

Según había contado el propio Piñeiro en reiterados reportajes, la relación con su familia -sobre todo con su padre y con su hermano- tuvo claros y oscuros a lo largo del tiempo. Y con su muerte, algunas de estas internas salieron a la luz. Fuentes cercanas al empresario informaron a Teleshow que los hermanos no tenían diálogo hacía diez años. Por lo tanto, luego de algunas rispideces entre los amigos de Ricardo, las posiciones se acercaron y finalmente habrá dos ceremonias de despedida.

El domingo a las 11 de la mañana, los restos de Piñeiro serán despedidos en el Memorial de Pilar. Al día siguiente, a las 12 del mediodía habrá una misa en la iglesia Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón ( Montevideo 1372, Recoleta). Este lugar no fue elegido por casualidad sino que es el sitio donde Ricardo asistía como voluntario. “Pensamos especialmente que fuera el día que él venía al comedor. Seguramente además del grupo de amigos varios de los peregrinos querrán estar”, le confirmaron allegados del representante a este medio.

Ricardo Piñeiro hablo de su nueva vida como voluntario en una iglesia

Piñeiro durante los 90 fue uno de los mayores representantes de modelos del país. Supo crear con su agencia un imperio con las mujeres más codiciadas de las pasarelas de la Argentina, copando las tapas de revistas y constituyendo una rivalidad histórica con Pancho Dotto. Un día le dijo adiós al universo fashion y su nombre dejó de aparecer en las primeras planas mediáticas. Ricardo enfocó su vida al cuidado de sus perritas que combinó con su pasión por la fotografía, que lo llevó a montar exposiciones y trascendió su ayuda como voluntario en la iglesia Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón, donde colaboró en la asistencia a personas en situación de calle.

“Estoy comprometido con la causa. Tratamos de rescatar a la gente que está en situación de calle y la intención es que esa gente se inserte de nuevo en la sociedad y pueda tener un trabajo digno”, afirmó sobre un vínculo que estableció hace unos tres años. “Les servimos un plato de comida a cada uno, un postre, agua, se reza y se agradece que estamos comiendo”, había dicho el exrepresentante en una nota con Socios del Espectáculo donde confesó que vivía muy feliz: “Estas son las cosas que me gratifican”.

En una de sus últimas entrevistas con Infobae, Piñeiro habló del universo de la moda, ese que conoció como nadie y del que llevaba tiempo alejado. “Las supermodelos se terminaron en la Argentina. Pampita es una bomba. Me encanta. Es un caso especial. María Vázquez es una bomba también. Las dos no son altísimas pero tienen un ángel que no lo tiene nadie. Pampita se ríe y te compra. Tiene ese don. Son chicas elegidas”, definió para marcar sus preferencias a partir de dos nombres propios icónicos.

“Por mi agencia pasaron todas. Las más grandes no solo se quedaron con su carrera de modelo, si no que se convirtieron en actrices, periodistas o conductoras de televisión”, expresó. Y los nombres mencionados de Frigerio, Arias, Lozano y Chaves completan perfectamente estos casilleros. Y se suman a la lista Karina Rabolini, Ginette Reynal, Chechu Bonelli, Soledad Fandiño, Mery del Cerro y la propia María Vázquez.