Lenny Jay, el artista que mantiene vivo el legado de Michael Jackson: cómo logró el parecido físico y el aval de la familia del músico

Escuchó Bad a los 7 años y su vida cambió para siempre. El camino hasta convertirse en el alter ego del Rey del Pop y el show que lo trae al Luna Park

Compartir
Compartir articulo
Lenny Jay interpreta a Michael Jackson

Desde el momento en el que Michael Jackson anunció su última gira, This is it world tour, nada salió según lo planeado. En una conferencia de prensa en el O2 de Londres, el que iba a ser su proyecto más ambicioso desde el HIStory World Tour en 1997, se pensó como diez fechas que se agotaron en tiempo récord. La suma se estiró a 50, entre el 13 de julio de 2009 y el 6 de marzo de 2010. Sin embargo, el proyecto no se materializó debido al inesperado fallecimiento de Jackson, quien sufrió un paro respiratorio y murió el 25 de junio de 2009 debido a una sobredosis de Propofol y Benzodiazepina. Faltaban tres semanas para el comienzo de la gira.

El mundo de la música ese día cambió, y también cambió la vida de Lenny Jay, el joven actor y cantante que desde muy chico abrazó la música del Rey del Pop. Como tantos en el mundo, imitaba sus movimientos y reproducía sus canciones sin imaginar que años después iba estar por un ratito cada noche en la piel del máximo exponente de una música que, como reconoce, “ya no existe más”.

La frase la suelta al pasar, sentado en un bar de la zona de Palermo, casi en el límite con Almagro y Villa Crespo. Es un espacio que bien podría ser escenografía de algún tema de Michael, ambientado entre los ‘80 y ‘90, con máquinas arcade con juegos clásicos, además de una pantalla gigante que dispara alternadamente publicidades antiguas, cortos animados y videoclips. En un castellano con leves giros en portuñol, le cuenta a Teleshow que nació en el estado de Maranhao, pero ya al año se había mudado a Belo Horizonte y que creció en el seno de una familia donde el 80% de sus integrantes son músicos: “A los 5 años de edad yo ya cantaba. Empecé a cantar, recuerdo, una canción de Los Beatles. A los 7 años me regalaron un disco de vinilo, Bad”, revela en la previa de lo que será su próxima presentación en la Argentina

La edición 25 aniversario de Bad, icónico disco de Michael Jackson
La edición 25 aniversario de Bad, icónico disco de Michael Jackson

La imagen de un “chico rudo” con una chaqueta negra de cuero y apliques en metal, como hebillas y botones, sobre un fondo completamente blanco para resaltar su figura, con el nombre del álbum en caracteres rojos con estilo graffiti es la carta de presentación del séptimo álbum de estudio de Jackson, ese que llegó a las manos de Lenny y que, por alguna razón, comenzó a escuchar desde el lado B.

“Todavía se me pone la piel de gallina cuando me acuerdo de lo que sentí cuando comenzó a sonar Another part of me”, explica en la entrevista brindada en Buenos Aires sobre la sensación vivida por ese niño. “Ahí me cambió la vida, ese día que comencé a escuchar a Jackson y a cantar sus temas. Para mí era un hobbie, porque yo llegaba de la escuela y lo primero que hacía era cantar Michael, como lo sigo haciendo hasta hoy”, dice el artista, que creció en una casa con música. Además de Los Beatles y de Jackson, se escuchaba Queen, Madonna, Stevie Wonder, Whitney Houston. “Era música de sentimientos, salía del alma. En el presente se hace más comercial que artístico, en los ‘80 salía de adentro, era así”, comparó.

Lenny Jay se pone en la piel del Rey del Pop en un espectáculo único (Foto: Prensa Sira Música)
Lenny Jay se pone en la piel del Rey del Pop en un espectáculo único (Foto: Prensa Sira Música)

Escuchaba todos los días Bad, siempre empezando por el lado B, y yo no sabía nada más de él, no sabía que ya tenía varios discos, y como quería más y más, después llegaron Thriller, los de los Jackson 5, y era en cada disco descubrir algo más”, explica con relación a las diferentes etapas musicales que tuvo el Rey. “Fue mi inspiración de toda la vida, lo sigue siendo hoy”, asegura.

Y curiosamente, a diferencia de lo que se podría imaginar, no es que su intención fuera imitarlo, sino que naturalmente su voz se fue acostumbrando a esos sonidos, a ese falsete, a los modismos característicos, esos que escuchaba desde su primera infancia: “Fueron tantos años que mi voz se aproximo a la de él, pero no es que cantando quería imitar o parecerme fielmente”.

Tras esta primera etapa llegó un segundo descubrimiento. Ese muchacho que lo cautivaba desde el canto también tenía unos movimientos particulares: “Me acuerdo que en un VHS tenía el videoclip de Beat it y lo único que hacía era avanzar y retroceder para mirarlo, fueron miles, miles de veces para aprenderla, esa fue la primera coreografía, y después llegaría Thriller”.

Con una formación actoral con la que comenzó a hacer diferentes papeles en distintas obras, pasó a formar parte de una banda con la que actuaban en eventos privados, casamientos y demás festejos. 2005 es otro momento clave en esta historia: “Allí tenía una partecita donde hacía de Michael, pero no era lo principal, no estaba el foco en él, no me caracterizaba ni utilizaba su vestuario, solamente cantaba y hacía algunos pasos, también por respeto a su figura. Nunca imaginé que llegaría un momento en que me parecería a Michael”.

Lade Thriller fue la segunda coreografía de Michael Jackson que aprendió Lenny Jay
Lade Thriller fue la segunda coreografía de Michael Jackson que aprendió Lenny Jay

Hace catorce años, mientras millones de fanáticos se hundían en la tristeza y las redes estallaban de mensajes de despedida a Jackson, Lenny sintió que su misma vida había cambiado: “Él se fue y yo sentí esa necesidad de seguir adelante con su legado, con su memoria, con su música. Fue una forma de agradecerle por todo lo que me había dado, por la inspiración artística, ahí empecé haciendo eventos chicos que después se convirtieron en mundiales”.

Todo fue parte de un proceso: “Hasta ese momento era más interno que externo, era más para mí, para mi familia y después llegó la expansión”, dice el artista brasileño. Para eso también había que batallar, y fue contra su propio cuerpo, al que cuida como oro. Es de destacar que Lenny no tiene cirugías, sino que su acercamiento a la fisonomía de Michael es únicamente gracias a la genética.

Con un rostro parecido y una altura similar a la del ídolo, restaba todavía un desafío: “Tuve que bajar 14 kilos para llegar al mismo peso que él, porque era muy flaquito, y con eso yo lo que intento es darle a sus fanáticos la ilusión, aunque sea de lejos, que el cuerpo esté lo más próximo a lo que era el de él”.

Lenny vive en Italia, está casado y cuenta por qué no tiene hijos: “Sería muy difícil con esta vida que tenemos de viajes. Yo creo que a lo largo de un año nos quedamos en casa solo uno o dos meses al máximo. Ojalá suceda en el futuro. El resto del tiempo, siempre viajes”.

Fue en una de esas presentaciones que llegó otro momento bisagra en su vida de ser por un rato Michael Jackson: “Nunca vi un show de él en vivo. Yo estaba haciendo mi espectáculo y al backstage, después de una presentación se acercó su hermana, La Toya, y me quedé sin palabras, porque además se parece mucho a él, la nariz, los ojos. La veía y no sabía cómo ni qué hablarle, si hacerlo en español, portugués o italiano o en inglés. Y ella me dijo que estaba muy orgullosa de mí, de lo que estaba haciendo que era muy lindo y que Michael, desde donde esté, estaría muy orgulloso de mí también. Ahí empecé a llorar y a abrazarla”.

Una banda en vivo, la recreación perfecta de sus coreografías y el alma de Jackson merodea en This is Michael (Foto: Prensa Sira Música)
Una banda en vivo, la recreación perfecta de sus coreografías y el alma de Jackson merodea en This is Michael (Foto: Prensa Sira Música)

A pesar de este trágico desenlace de Jackson, el concepto de la gira revivió y se convirtió en una realidad tangible. Este renacimiento se manifiesta a través de “This is Michael”, cuyo propósito principal es recrear con la mayor autenticidad posible todos los elementos que habrían conformado la gira original, sumando además detalles de todas sus épocas.

Esto incluye la reproducción fiel del contenido, la escenografía, la música y, sobre todo, la esencia del artista. Próximo a presentar su show en el porteño Luna Park el próximo 17 de diciembre, donde se invita a los espectadores a viajar a través de más de dos horas de clásicos con una banda en vivo interpretando Billie Jean, Thriller, Beat It y Smooth Criminal, entre otros, Lenny se siente agradecido de que en la gira lo acompañe Jennifer Baten, guitarrista histórica del Rey: “Para nosotros es un honor contar con ella en nuestras presentaciones, eso valida aún más la importancia del show”.

Sobre ese encuentro, explicó: “La producción del show es de Sira Música, y con el productor, Javier Fernández, tuvimos la idea de tener a personas que trabajaran con él, y Jennifer fue la primera idea que tuvimos porque es icónica. Nos pusimos en contacto con ella por redes sociales y le escribimos un mail en el que agregamos nuestros videos con el show y lo aprobó, dijo que estaba muy bien y que estaba interesada en participar. El primer show que hicimos con ella fue el año pasado en Madrid y esa noche no podía creer que la guitarrista que estuvo al lado de Michael en los videos que miraba, estuviera en ese momento a mi lado. La miraba y no lo podía creer, fue una experiencia inolvidable, y que siga con nosotros en la gira”.

En una de esas giras, en Costa Rica, en San José, más precisamente, Lenny no sacaba la vista de un nene que no pasaba los 7 u 8 años, caracterizado con el sombrero y bailando las coreografías: “Subió al escenario, me abrazó y comenzó a llorar emocionado, y yo también me puse a llorar porque me veía ahí, como él, bailando de niño, porque así empecé. Fue muy emocionante saber que él veía en mí la figura de Michael, porque también la idea de mi trabajo es continuar inspirando a la gente, a la nueva generación, a seguir escuchando y bailando las canciones de Michel. Y eso no tiene precio”.