Cómo es la capacitación para aprender a programar en menos de un año

En las clases se recrean situaciones de la vida real desde el minuto uno. Los alumnos reciben tickets y resuelven problemas de programación como si estuvieran trabajando para una empresa

Your browser doesn’t support HTML5 video

Mindhub es el primer centro de capacitación intensiva en tecnología e innovación en el país basado en el sistema de aprendizaje intensivo (estilo bootcamp) de Ubiqum Code Academy. Se trata de un programa, que es tendencia en Europa, donde el eje está puesta en la práctica. Los alumnos trabajan en proyectos reales y son guiados por un mentor durante todo el proceso. La idea es aprender haciendo.

La metodología surgió en el ILS (Institute for the Learning Sciences), de la mano del psicólogo y experto en educación Roger Schank. El especialista, junto con un equipo de expertos desarrolló este sistema que se basa en investigaciones en ciencias cognitivas e inteligencia artificial. Este concepto fue luego plasmado en la escuela Ubiqum y ahora llega al país de la mano de Mindhub, que utiliza la misma plataforma y método que esa academia.

En Mindhub se enseña programación, análisis de Big Data y pronto lanzarán un curso sobre ciberseguridad. Este emprendimiento, que surgió el año pasado, fue desarrollado por tres argentinas: Vanessa Taiah, Alejandra Ripa, Patricia Martucci. Ellas vienen del área de Sistemas y trabajaron durante más de 20 años en una importante consultora.

Dicen que la principal motivación para crear este centro de capacitación es la constante necesidad de recursos que hay en el área de tecnología. Los números no dejan lugar a dudas: el año pasado se crearon 8.500 puestos de empleo en el sector, de los cuales 5.000 quedaron sin cubrir. Y se estima que la demanda crecerá un 12% hasta alcanzar el medio millón de empleos hacia el 2030, según datos de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI).

"Nuestro foco está puesto en la generación de empleo. Formamos a la gente no solo en tecnología sino también en habilidades blandas para que esa persona pueda acceder a un trabajo en el país o bien para exportar servicios al exterior, porque la demanda del sector está creciendo en todo el mundo", explica Patricia Martucci, en diálogo con Infobae.

Vanessa Taiah, Alejandra Ripa y Patricia Martucci son las fundadoras de Mindhub.

En el curso de desarrollo web Full Stack se ofrece capacitación en front end y back end. Los alumnos aprenden los lenguajes de programación más demandados en el sector como Java, HTML y CSS. En tanto que en el programa de Big Data, se adquieren herramientas para trabajar con algoritmos y analizar grandes volúmenes de datos.

Las capacitaciones se pueden hacer en dos modalidades: una full time que implica una cursada de 8 horas diarias durante 4 meses; y otra part time, que es de 4 horas diarias y se extiende a lo largo de 8 meses.

Todos los cursos son 100% presenciales y, cada 15 alumnos hay un tutor que hace un acompañamiento continuo. Se pueden tomar las clases en la sede de Mindhub que funciona dentro de un espacio de coworking en San Telmo; o bien en las oficinas de las empresas que contraten el servicio.

"El tutor trabaja muy de cerca, uno a uno con los alumnos. Todos los días organiza reuniones para ver cómo van avanzando, revisan las actividades y pautan objetivos diarios. Además hace intervenciones con explicaciones de temas nuevos", detalla Vanessa Taiah.

Las capacitaciones son presenciales.

En las clases se recrean situaciones de la vida real desde el minuto uno. Así es que los alumnos reciben tickets y resuelven problemas de programación, como si estuvieran trabajando para una empresa en la vida real. Y cuando tienen alguna duda pueden resolverla uno a uno, o en grupo, con el tutor.

Esta metodología, según destacan las fundadoras de Mindhub les permite capacitar a personas que no tienen ningún conocimiento previo y lograr un aprendizaje significativo y duradero.

El perfil de los alumnos

"Los chicos que forman parte de nuestro programa son egresados secundarios, chicos que están terminando alguna carrera o bien que ya están recibidos en disciplinas afín a tecnología o no: hay alumnos de psicología o antropología. Y también hay un sector de personas que son del sector de IT y quieren actualizarse", analiza Alejandra Ripa.

En el caso de las empresas, el entrenamiento puede ser para aspirantes a determinados puestos, que pueden ser empleados de la compañía o bien candidatos que buscan sumarse a la organización.

Como se busca propiciar la participación de mujeres en el rubro de tecnología (donde ellas son minoría), hay becas especiales para este segmento. También se ofrecen algunos préstamos, en los cuales la escuela cubre el costo de la capacitación y luego, cuando el alumno consigue un empleo, devuelve el dinero en cuotas.

"Hay muchas más horas de cursada que en otras capacitaciones, y se sale preparado para trabajar. Queremos ser el puente que conecta gente perfectamente capacitada con empresas que necesiten de estos perfiles", concluye Taiah.

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

Mas Noticias