El ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, publicó en las redes sociales declaraciones que generaron polémica en medio de la crisis por el coronavirus.

El funcionario apuntó contra los 30 mil argentinos que viajaron al exterior cuando el Presidente pidió por cadena nacional quedarse en los hogares como medida preventiva, unos 20.000 se fueron por el aeropuerto de Ezeiza y 10.000 por los pasos fronterizos. Sain, después de compartir un articulo periodístico que indicaba aquel dato, los describió como “la peor cara de nuestra sociedad”.

El ministro continúo sus críticas contra los repatriados y los definió como unos “chetos” que “no sólo buscamos y traemos” sino que “usamos los kits de testeo en ellos”. Sain defendió esta postura haciendo referencia a que estos equipos “sería fundamental usarlos en asintomáticos para tener la exacta dimensión de nuestra emergencia con el virus”. Y remató: “Tenemos pocos kits y los dedicamos a la clase alta”.

Y siguió: “De esta crisis no vamos a salir airosos (tasa de contagios baja y pocos fallecimientos) mediante el sistema de salud y la policía sino del cumplimiento social del aislamiento obligatorio”.

Después volvió a cargar contra los repatriados como una cuestión de clase y sostuvo que “la clase alta y media alta, responsable de importar el virus ahora debe someterse a la ley y a los controles policiales”. Y se preguntó: "¿No es este un tema de inseguridad grave? ¿No corresponde un estado policial severo frente a la inseguridad?”.

“No hay solución únicamente estatal, cuidémonos, cuidando y cumpliendo la cuarentena”, concluyó después de los exabruptos.

Hace un mes, el funcionario también había generado polémica después de dar una entrevista televisiva. Sain había sido invitado a los estudios de televisión de Crónica para dialogar sobre la brutal violencia con tintes mafiosos que se profundizó en los primeros dos meses del año en Santa Fe. Durante la conversación con los periodistas presentes en el estudio de televisión el funcionario emitió su opinión pero tras concluir la entrevista, el conductor del programa, Mauro Federico, le agradeció haber venido hasta Buenos Aires para explicar la situación y allí fue cuando Sain respondió con un desafortunado chiste: Vine a descansar porque si no allá me cagan a tiros”.

En tanto, mientras transcurre el tercer día de la cuarentena total, en el Ministerio de Seguridad que dirige Sain, informaron que hasta el momento hay 818 detenidos, 2401 llamados, de los cuales se intervinieron 1946 casos.

Además, detallaron, por ejemplo, que en uno de los procedimientos realizado anoche fueron detenidos en la autopista Rosario-Santa Fe tres jóvenes de 29, 31 y 27 años, en un auto cuyo conductor estaba alcoholizado y donde los policías incautaron 81 gramos de cocaína, añadió la fuente consultada.

En este sentido, la vicegobernadora de Santa Fe, Alejandra Rodenas, declaró hoy en una conferencia de prensa en Rosario: “Como dijo el gobernador (Omar) Perotti, éstas no son medidas simpáticas, pero todos y todas debemos entender que hay que acatar el aislamiento social obligatorio, que los infractores van a ser demorados y judicializados, se les va a formar una causa judicial y vamos a ser muy duros con los controles”.

Otro de los casos polémicos en Santa Fe se dio en la ciudad de Rosario con la detención de Fernando Riccomi, un conocido empresario del mundo de la medicina y también cabeza del equipo de rugby Ceibos.

La detención fue en su domicilio por no cumplir con el aislamiento obligatorio después de regresar de Chile. El equipo, que Riccomi lidera, fue a jugar al país andino, cuando regresó hizo escala en Córdoba y allí todo el grupo quedó en cuarentena obligatoria, pero él logró volver a Rosario. Como sus movimientos eran de público conocimiento, un grupo de vecinos al tanto de todo esto lo denunció y hoy terminó detenido en su casa.

Seguí leyendo: