La secuencia, impactante, se registró sobre un puente que atraviesa la General Paz en el barrio porteño de Mataderos.

Una persona bajo un cuadro depresivo pretendía suicidarse al arrojarse desde el puente peatonal ubicado a la altura de Avenida de los Corrales.

Vecinos y automovilistas que observaron los movimientos del hombre llamaron al 911. Así, personal de Bomberos de la Ciudad de la estación VIII, junto al Grupo Especial de Rescate (GER) de Caballito, fueron desplazados hacia el lugar.

Al llegar, los oficiales localizaron a la persona en cuestión, que manifestaba serias intenciones de quitarse la vida. Intentaba explicar, bajo una crisis de nervios, que tenía inconvenientes con miembros de su familia.

De inmediato, los miembros del GER se afirmaron con arnés sobre la baranda del puente y se acercaron con cuidado. En paralelo, los miembros de Bomberos de la Ciudad junto al personal del SAME trabajaron para que el hombre depusiera su actitud.

La estrategia fue la habitual: aprovecharon un momento de distracción para acercarlo al lado interior del puente. Allí fue revisado por los médicos del SAME y finalmente trasladado al Hospital Santojani con diagnóstico de crisis nerviosa.

SEGUÍ LEYENDO: