El gobierno nacional promulgó la ley de generación distribuida de energía renovable, que le permitirá a los usuarios generar la energía eléctrica que utilizan con fuentes renovables e inyectar en la red los excedente obteniendo así un ahorro en su próxima factura.

Al mismo tiempo que la sociedad se ve beneficiada al generarse empleo calificado, el sistema eléctrico en su conjunto se torna más eficiente volviéndose más estable y mejorando la calidad del servicio.

El compromiso con el medio ambiente es el principal objetivo subyacente en la ley, ya que al ser fuente de generación de origen renovable reduce las emisiones contribuyendo al bienestar actual y futuro.