¿Cuánta agua hay que tomar por día? Mitos y verdades sobre los 8 vasos para mantenerse hidratado

Los expertos de la Universidad de Harvard sugieren que no existe una respuesta única, ya que las necesidades de líquidos varían entre las personas

Compartir
Compartir articulo
El peso corporal, el metabolismo, las temperaturas exteriores, la composición de la dieta y el nivel de actividad física influyen en la cantidad de agua requerida por el organismo (Imagen Ilustrativa Infobae)
El peso corporal, el metabolismo, las temperaturas exteriores, la composición de la dieta y el nivel de actividad física influyen en la cantidad de agua requerida por el organismo (Imagen Ilustrativa Infobae)

El agua representa aproximadamente el 60% del peso corporal de un adulto y es esencial para la vida, ya que mantiene a todos los sistemas del cuerpo funcionando correctamente, ayuda a regular la temperatura, a eliminar toxinas y aporta energía. Además, beber la cantidad adecuada promueve una piel saludable y mejora la digestión. Los expertos indican que una hidratación adecuada es fundamental para envejecer de manera saludable.

Consumir ocho vasos de agua por día es una de las recomendaciones de salud más populares, sin embargo, esa cifra puede variar según distintas condiciones individuales.

El peso, las condiciones climáticas, el consumo de ciertos medicamentos, así como la cantidad de actividad física, afectan la necesidad de hidratación de cada persona.

¿Cuánta agua hay que tomar por día?

Según las recomendaciones de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, las personas saludables necesitan, en promedio, unos 3,7 litros de agua al día en el caso de los hombres y aproximadamente 2,7 litros al día para las mujeres. Esto se traduce en unos 14,8 vasos (de 250ml) para hombres y 10,8 vasos para mujeres. Así lo indican las recomendaciones de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos.

Sin embargo, parte de esta cantidad puede provenir de diferentes fuentes de líquidos, como el café, té, jugos, además de frutas y verduras, lo que podría reducir la cantidad de agua consumida directamente a entre 5 a 7 vasos diarios.

No todo el líquido que se consume es ingerido en vasos o botellas. Alrededor del 20% de la ingesta diaria de líquidos proviene del agua contenida en los alimentos (getty)
No todo el líquido que se consume es ingerido en vasos o botellas. Alrededor del 20% de la ingesta diaria de líquidos proviene del agua contenida en los alimentos (getty)

Además estos números difieren para aquellas personas que realizan actividades físicas intensas o que están expuestas a climas muy cálidos pueden necesitar incrementar su ingesta de líquidos para compensar la pérdida adicional de agua.

La ingesta de ciertos medicamentos como antiinflamatorios no esteroides (AINE), analgésicos opiáceos y algunos antidepresivos también puede influir en la cantidad de líquido que el organismo necesita para su correcto funcionamiento.

Por eso, lo más adecuado para saber cuánta cantidad de agua necesita una persona es consultar a su médico clínico ,quien podrá brindarle una respuesta personalizada.

“Un método sencillo para estimar la cantidad de agua que debes consumir es dividir tu peso en kilos (o libras) por la mitad y beber esa cantidad en mililitros (u onzas)”, recomendó la nutricioncita Emily Martorano, en declaraciones a NBC News. Esta recomendación, sin embargo, debe ajustarse según el nivel de actividad física y las condiciones médicas individuales. “La sed es un indicador natural de que tu cuerpo necesita más líquidos y el color de la orina también puede ser un indicador útil de la hidratación: si es de color amarillo claro o pálido, es probable que esté bien hidratado”, sumó la nutricionista Francesca Alfano a la cadena de noticias de EEUU.

¿Cuáles son los beneficios para la salud de tomar agua?

El agua a veces se considera un cuarto macronutriente, uniéndose a la lista con las proteínas, las grasas y los carbohidratos (Imagen Ilustrativa Infobae)
El agua a veces se considera un cuarto macronutriente, uniéndose a la lista con las proteínas, las grasas y los carbohidratos (Imagen Ilustrativa Infobae)

Beber abundante agua es esencial para el metabolismo, la regulación de la temperatura corporal, y la eliminación de toxinas a través de la orina y el sudor. El agua es esencial para el cuerpo humano en la ejecución de las siguientes funciones:

  • Transportar nutrientes y oxígeno a las células
  • Expulsar bacterias de la vejiga
  • Facilitar la digestión
  • Evitar el estreñimiento
  • Regular la presión sanguínea
  • Amortiguar las articulaciones
  • Proteger órganos y tejidos
  • Controlar la temperatura del cuerpo
  • Mantener el equilibrio de electrolitos, como el sodio

¿Qué bebidas se pueden tomar para mantenerse hidratado?

El agua ayuda a restaurar los líquidos perdidos a través del metabolismo, la respiración, la sudoración y la eliminación de toxinas (Imagen Ilustrativa Infobae)
El agua ayuda a restaurar los líquidos perdidos a través del metabolismo, la respiración, la sudoración y la eliminación de toxinas (Imagen Ilustrativa Infobae)

El agua no es la única fuente de hidratación. Consumir líquidos adicionales a través de alimentos con abundante agua, como frutas y verduras, contribuye a lograr el objetivo diario de hidratación. Esto no solo ayuda a prevenir la deshidratación, sino que también tiene un efecto positivo en la digestión y en la prevención de enfermedades crónicas.

Otras bebidas, en especial las que son en base a agua, contribuyen a la ingesta diaria de líquidos. Incluso, se reconoce a la leche por sus propiedades hidratantes. Las frutas y verduras con mayor contenido de agua son los pepinos, el apio, la lechuga, el calabacín, la sandía, las fresas o frutillas, el coliflor, entre otros.

Contrario a la creencia popular, los especialistas de Harvard indican que las bebidas con cafeína no provocan deshidratación por incrementar la urgencia de orinar. Aunque estos líquidos inducen a la micción, su contenido en agua aporta positivamente al consumo total de líquidos diarios.

A pesar de este consejo, los expertos remarcan que el agua es la opción más recomendable para hidratarse.

Las bebidas azucaradas pueden generar aumento de peso e inflamación, al aumentar el riesgo de enfermedades como la diabetes. El exceso de cafeína podría causar nerviosismo o alteraciones del sueño.

¿Qué pasa si no tomo suficiente agua?

(Infografía Marcelo Regalado)
(Infografía Marcelo Regalado)

Aunque uno no sienta sed, eso no significa que tiene una correcta hidratación. La especialista en medicina preventiva de la Clínica Cleveland de EEUU Roxanne Sukol recomendó observar el color de la orina: “Si es de un tono amarillo claro, significa que estás hidratándote adecuadamente. Sin embargo, si tu orina es de un color más intenso o desprende un olor fuerte, es probable que necesites incrementar tu ingesta de líquidos”.

La experta repasó en una publicación de la Clínica Cleveland, los síntomas de deshidratación leve a moderada más frecuentes:

  • Estreñimiento
  • Sensación de mareo
  • Sequedad bucal
  • Sensación de cansancio
  • Calambres en los músculos

La deshidratación grave, por otro lado, es una urgencia que requiere atención médica inmediata e incluye los síntomas mencionados, además de:

  • Dolor en el abdomen
  • Confusión mental
  • Estado de letargo