Diferencias entre VIH y SIDA: la importancia del diagnóstico precoz para alcanzar una carga viral indetectable

En la víspera del Día Mundial de la Lucha contra esta patología, es crucial entender las diferencias entre ambas condiciones, además de conocer cómo el tratamiento antirretroviral ha transformado la vida de quienes viven con el virus

Compartir
Compartir articulo
La carga viral indetectable en personas con VIH significa que el virus no puede ser identificado mediante un examen y elimina el riesgo de transmisión sexual
(Getty Images)
La carga viral indetectable en personas con VIH significa que el virus no puede ser identificado mediante un examen y elimina el riesgo de transmisión sexual (Getty Images)

Comprender a fondo el VIH y el SIDA, además de sus diferencias, es de suma importancia, más aún en vísperas a que se conmemore el Día Mundial de la Lucha contra el Sida. Es por eso que buscaremos comprender estos conceptos, aclarando algunos aspectos importantes de esta enfermedad.

El VIH, o virus de inmunodeficiencia humana, es el causante de la infección que lleva su nombre, y pueden referirse al virus y a la infección que causa. Ataca las células (linfocitos CD4) del sistema inmunitario que combaten las infecciones, debilitando la capacidad del organismo de luchar contra infecciones y ciertos tipos de cáncer. Sin un tratamiento adecuado, este patógeno puede destruir gradualmente el sistema inmunitario, llevando a un deterioro significativo de la salud.

Por otro lado, el SIDA, o síndrome de inmunodeficiencia adquirida, representa la fase más avanzada de la infección por el VIH. Es el punto en el que el daño al sistema inmunitario es tan severo que el cuerpo pierde su capacidad de luchar contra infecciones y enfermedades. De todas maneras, con un tratamiento adecuado, el sistema inmunitario se puede recuperar.

Los síntomas del VIH pueden variar y no siempre son indicadores confiables de la infección, destacando la importancia de las pruebas regulares y el diagnóstico temprano
(Getty)
Los síntomas del VIH pueden variar y no siempre son indicadores confiables de la infección, destacando la importancia de las pruebas regulares y el diagnóstico temprano (Getty)

La transmisión del VIH ocurre a través del intercambio de ciertos fluidos corporales, como son la sangre, el semen, los flujos vaginales y rectales, y la leche materna. Las vías comunes de transmisión incluyen relaciones sexuales sin protección, compartir agujas (para tatuajes o inyecciones) y, en algunos casos, de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia, que se denomina transmisión perinatal.

Sin embargo, es crucial destacar que el VIH no se transmite por contacto casual, como apretones de manos, abrazos, o el uso compartido de objetos cotidianos. Incluso, no se transmite por el aire o el agua ni por mosquitos, garrapatas u otros insectos.

El tratamiento antirretroviral, un punto de inflexión

El tratamiento antirretroviral (TAR) ha revolucionado la gestión del VIH, ya que implica una combinación de medicamentos que, tomados diariamente, pueden reducir significativamente la carga viral en el cuerpo de todos los afectados por este virus. Aunque el TAR no cura el VIH, permite a las personas seropositivas llevar una vida más larga y saludable.

El tratamiento antirretroviral ha sido un punto de inflexión en la lucha contra el VIH, permitiendo a las personas seropositivas mantener una carga viral baja y llevar una vida más saludable
(Foto: Andina)
El tratamiento antirretroviral ha sido un punto de inflexión en la lucha contra el VIH, permitiendo a las personas seropositivas mantener una carga viral baja y llevar una vida más saludable (Foto: Andina)

Es que el TAR evita la multiplicación del VIH, con lo cual se reduce la carga viral y se protege el sistema inmunitario previniendo que la infección por el VIH evolucione a SIDA. El TAR no cura la infección por el VIH, pero los medicamentos colaboran para que las personas seropositivas tengan una vida más larga y sana. Además, se disminuye el riesgo de transmisión cuando la carga viral se presenta con una concentración indetectable.

En resumidas cuentas, indetectable significa que la carga viral es tan baja que no puede ser identificada mediante un exámen y cuando se mantiene en esta condición, no hay riesgo alguno de transmitir, mediante relaciones sexuales, el virus a su pareja VIH negativa. Además, el uso correcto de condones y la limitación de parejas sexuales cuyo estado serológico se desconoce son estrategias efectivas para contagiar o adquirir el virus. Para aquellos en riesgo pero aún no infectados, la profilaxis preexposición ofrece una capa adicional de protección.

Para evitar la transmisión del VIH, el TAR juega un papel crucial, incluso durante el embarazo, el parto y la lactancia, ya que también pueden reducir el riesgo de transmisión perinatal (de la persona embarazada al hijo) del VIH. Anteriormente, se recomendaba la alimentación de reemplazo (fórmula) en lugar de la lactancia materna, ya que el riesgo de transmisión se consideraba alto. Ahora, hay evidencia de que el riesgo de transmisión a través de la leche materna de alguien que usa TAR constantemente y mantiene una carga viral indetectable es bajo (menos del 1%).

La batalla contra el VIH y el SIDA requiere una comprensión clara y precisa de estos términos para avanzar hacia su manejo efectivo y eventual erradicación
La batalla contra el VIH y el SIDA requiere una comprensión clara y precisa de estos términos para avanzar hacia su manejo efectivo y eventual erradicación

La profilaxis preexposición es una opción para prevenir el VIH para las personas que no tienen el virus pero que corren riesgo de contraerlo, ya que se ingiere un medicamento específico contra el VIH todos los días o una inyección de acción prolongada. Asimismo, si se carece de tratamiento, la transmisión se puede concretar en cualquier etapa de infección, aun si una persona seropositiva no presenta síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de infección por el VIH/SIDA?

Los síntomas del VIH pueden variar, desde síntomas similares a la gripe en las primeras etapas hasta la ausencia de síntomas en algunos casos. Sin embargo, la presencia de síntomas no es un indicador confiable de la infección, es por eso que el diagnóstico se realiza mediante pruebas específicas y, en el caso del SIDA, se basa en el recuento de células CD4 y la presencia de infecciones oportunistas.

La aparición de los síntomas tiene lugar entre las 2 a 4 semanas tras la infección por VIH, siendo que los signos pueden durar de unos días a varias semanas. Algunos de estos indicadores son: sudoraciones nocturnas, los dolores musculares, el dolor de garganta, la fatiga, la inflamación de los ganglios linfáticos y las úlceras bucales, aunque contar con estos factores no implica la infección.

Vale aclarar que es posible que los síntomas más graves de la infección por el VIH en personas que no reciben TAR no aparezcan durante muchos años, hasta que el VIH se desarrolle en SIDA, momento en que las personas tienen un sistema inmunitario debilitado que las hace propensas a infecciones oportunistas. Aunque un diagnóstico de SIDA indica un daño grave en el sistema inmunitario, los medicamentos contra el VIH aún pueden ayudar a las personas en esta etapa de la infección por el VIH.

La batalla contra el VIH y el SIDA es continua y requiere de una comprensión clara y precisa de estos términos. Con el conocimiento adecuado y las herramientas de prevención y tratamiento, podemos avanzar hacia un mundo donde el VIH y el SIDA sean manejables y, eventualmente, erradicables.