La Cámara de Diputados funcionó de telón de fondo de un nuevo fuego cruzado entre el diputado del Frente para la Victoria Axel Kicillof, y el jefe de Gabinete Marcos Peña. La pulseada verbal se dio en torno a las acusaciones contra el ministro de Hacienda Luis Caputo, quien quedó en el ojo de la tormenta días atrás por no haber declarado la posesión de cuentas radicadas en paraísos fiscales.

A su turno, Kicillof cuestionó varias aristas de la política económica de Cambiemos, entre las que incluyó la vigencia de altos niveles de inflación, la pérdida del salario real y la destrucción de los puestos de trabajo en el sector industrial.

"Con el IPC de la Ciudad, los salarios cayeron en promedio un 7,1%, y las jubilaciones 8,4%. Esa es la realidad, no la que usted dice. De todo el empleo que crearon, el 60% son monotributistas y ahora lo cuentan como empleo genuino. El empleo industrial cayó 62 mil millones (sic) puestos de trabajo", describió el legislador.

Pero el centro de los cuestionamientos durante el primer informe de gestión de Peña se dirigieron a la figura del ministro Caputo.

"El que está tomando deuda y no está acá es el señor Caputo", arrancó el ex funcionario de Cristina Kirchner, y resaltó que en todas "esas listas con cuentas en el exterior aparecen 17 funcionarios del Gobierno de ustedes".

"A Gilligan le encontraron un palo en Andorra y lo echaron. A Caputo no paran de encontrarle cosas afuera todos los días", agregó Kicillof, al comparar al ministro de Hacienda con el saliente subsecretario general de la Presidencia, que renunció por una controversia similar.

"Si alguien abre una cuenta en un paraíso fiscal, es porque esconde algo o no quiere pagar impuestos", definió Kicillof. "Es una guarida, es una cueva. Es turbio, es sucio, no pueden gobernar así", siguió.

"Caputo emitió a 100 años hasta que comprendimos que la empresa que era de él hace poco, compró un bono a cien años. Hay gente del sector financiero que después beneficia a financieras", sostuvo el diputado nacional. "Señor Ministro, no gobiernen desde un country y aparten a todos los que tienen que apartar".

La respuesta de Marcos Peña

A su turno, el jefe de Gabinete se refirió a las críticas económicas de Kicillof al admitir que "está claro que la Argentina tiene un enorme camino para salir adelante de años de estancamiento y de falta de oportunidades", en referencia a la gestión del kirchnerismo. "Su forma de gobernar fue sin las estadísticas. La respeto", dijo con ironía el funcionario de Macri.

"Tenemos más crecimiento que cuando usted fue ministro de Economía. No estamos en Disneylandia, pero hay que seguir en esa dirección", añadió Peña.

Pero como podía esperarse, lo más encendido de la devolución fue la respuesta al reproche dirigido sobre el titular de la cartera de Hacienda.

"Ratificamos absolutamente al ministro Caputo. Ratificamos su honestidad e integridad, y transparencia en la función. Todo lo que él ha dicho se ratificara en sede judicial, que es donde corresponde", señaló Marcos Peña. Además, defendió el paso del funcionario de la gestión privada a la pública, al señalar que "tuvo mucho más para perder que para ganar".

Finalmente, cuestionó al kirchnerismo por "plantear que tener cuentas off shore es corrupción".

"No, no es corrupción. Corrupción son los bolsos de López y lo que hemos visto en su gobierno. La gente ya saldó esa discusión", indicó. "Es muy interesante que venga de ustedes esto de diferenciar entre off shore y robar", ironizó.