(Nicolás Stulberg)
(Nicolás Stulberg)

El gobernador de Formosa Gildo Insfrán logró hasta ahora sortear la ronda de indagatorias por el misterioso contrato con la empresa The Old Fund, de Alejandro Vandenbroele, pero las pruebas lo complican cada vez más.

El 24 de febrero de 2010, Insfrán le mandó una nota al entonces ministro de Economía, Amado Boudou, para pedirle que modifique un convenio celebrado durante la gestión de Carlos Fernández. En su indagatoria ante el juez Ariel Lijo, el ex vicepresidente alertó este lunes sobre la existencia de ese documento (ver facsímil) y cargó contra el gobernador de Formosa, de signo peronista.

"Solicito a usted se sirva contemplar el presente requerimiento de adecuación parcial del convenio de referencia", arranca la carta enviada a Boudou en febrero de 2010. Son apenas cinco párrafos. Pero figura la firma del gobernador Insfrán.

La respuesta fue casi inmediata: Boudou agregó una adenda al convenio que se había celebrado en junio de 2009 entre el entonces ministro de Economía y el Fondo Fiduciario Provincial de Formosa (FONFIPRO).

En su indagatoria, el ex vicepresidente destacó varias veces que actuó por pedido de Insfrán, lo que fue leído como un cambio brusco en su defensa. "Todos los términos de la adenda que yo firmé surge del pedido del gobernador Insfran mediante nota del 24 de febrero de 2010", dijo Boudou. Y agregó: "No fue iniciativa mía incorporar los intereses a la agenda, sino fue una solicitud expresa y formal del Gobernador".

En la misma línea, el ex titular del FONFIPRO, Jorge Melchor, declaró en Comodoro Py que actuó bajo el amparo de una serie de resoluciones del gobierno de Formosa. Otra vez aparece la sombra de Insfrán.

La estrategia de Boudou también apunta a despegarse del acuerdo con la provincia gobernada por Insfrán. El ex vicepresidente asegura que antes de asumir como ministro ya se había firmado un memorándum de entendimiento entre el FONFIPRO y Vandebroele (fue en marzo de 2009) y también se había celebrado el acuerdo con la Nación (fue en junio de 2009, un mes antes de su asunción).

(NA)
(NA)

En rigor, esos datos son ciertos. Pero la Justicia sospecha que Boudou se benefició con el supuesto contrato de asesoramiento firmado por Vandenbroele, a quien sigue desconociendo. Cuando firmó el llamado a indagatorias, Lijo destacó que la adenda, al incorporar los intereses de la deuda dentro del monto a reestructurar, "acrecentó en la misma proporción la comisión cobrada por The Old Fund, que ascendió a un total de $ 7.667.161".

Pero Boudou y Vandenbroele no habrían sido los únicos beneficiarios. Lijo le apuntó al presidente del Banco de Formosa, Martín Cortés, quien a través de su empresa "Estrategias de Imagen y Comunicación", habría cobrado $2.265.120.

Para el juez, la maniobra está muy clara: Vandenbroele compró The Old Fund en septiembre de 2009 "con el sólo objeto de firmar" el contrato con el FONFIPRO. De hecho, la empresa no tenía experiencia ni empleados para esa función. Y ese convenio fue una suerte de globo de ensayo para el plato fuerte: la compra de la ex Ciccone.

El fiscal Carlos Rivolo (ahora la causa está en manos del fiscal Di Lello) había pedido varias veces la indagatoria del gobernador Insfrán. Los dichos de Boudou apuntan en la misma dirección.

LEA MÁS: