De llegar La Niña, estos serían los efectos en la costa, sierra y selva del Perú

El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrografía del Perú (Senamhi) enlistó los eventos climáticos que podrían desatarse con la presencia de este fenómeno atmosférico que enfría las aguas del Océano Pacifico

Guardar

Nuevo

Foto: Redes sociales
Foto: Redes sociales

A puertas de iniciar junio, mes en que inicia oficialmente el invierno en Perú y otros países de la región, desde la Comisión Multisectorial del Estudio Nacional del Fenómeno El Niño (Enfen) apuntan que aún es prematuro pronosticar que el evento La Niña, que empezó a desarrollarse en el Océano Pacífico, afecte al territorio nacional —sin embargo, tampoco se descarta—.

“Conforme al juicio experto del Enfen, basado en los datos observados, así como de los pronósticos de los modelos climáticos internacionales que se tienen hasta la fecha, en la región Niño 1+2 (costas peruanas), son más probables las condiciones neutras en junio, seguidas de condiciones frías débiles entre julio y setiembre y neutras entre octubre y diciembre”, indica el comunicado de dicha comisión multisectorial.
El fenómeno de La Niña tendría más impactos positivos que negativos para el país, según Abraham Levy, el llamado 'hombre del tiempo'.
El fenómeno de La Niña tendría más impactos positivos que negativos para el país, según Abraham Levy, el llamado 'hombre del tiempo'.

¿Cómo influenciaría La Niña en Perú?

De presentarse La Niña, los residentes de Perú podrían soportar uno de los inviernos más fríos de los últimos años, principalmente en la zona costera debido a que este evento climatológico se caracteriza por enfriar el mar.

“Si el mar se enfría se percibe rápidamente en la atmósfera de las ciudades costeras. De consolidarse estas anomalías de estos enfriamientos del mar y extenderse, por lo menos, hasta septiembre, esto va a condicionar que el invierno tenga una connotación más fría de lo normal en la costa”, afirmó Grinia Ávalos, subdirectora de Predicción Climática del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), a la Agencia Andina.

Ante una probable ocurrencia de La Niña, la experta adelantó que la primavera en el territorio nacional también sería distinta: más seca de lo normal y con un posible retraso del inicio del periodo de lluvias. Sobre todo en la sierra central y selva sur del Perú, lo que produciría sequías.

“Esa condición en el Pacífico central tiene impactos indirectos en el clima mundial y para el Perú implica que podría haber una menor presencia de humedad en la sierra, sobre todo central y sur, así como en la selva sur, retrasando el inicio del periodo de lluvias”, manifestó.

“Al momento, lo que se prevé más bien es un enfriamiento débil dentro de un probable evento La Niña de magnitud débil. En la medida que este enfriamiento sea de moderado a fuerte también esa señal de teleconexión es más probable que ocurra”, agregó al mencionado medio.

El frío se empieza a intensificar en Trujillo, capital de la región La Libertad, ubicada en la costa norte del Perú. (crédito Ozono Televisión)
El frío se empieza a intensificar en Trujillo, capital de la región La Libertad, ubicada en la costa norte del Perú. (crédito Ozono Televisión)

Producto de estas afectaciones, la especialista del Senamhi comentó que existe el latente peligro de que se originen incendios forestales. Por tal motivo, recomendó “evitar las actividades culturales asociadas a la agricultura como la quema de los terrenos de cultivo que usualmente se dan para ‘oxigenar mejor la tierra’ previo al inicio de las siembras”.

Por último, Ávalos resaltó que La Niña —al enfriar el Océano Pacífico— también podría generar la exacerbación de las heladas en la sierra y los friajes en la selva, así como patrones de circulación típicos asociados al invierno como la DANA y las altas migratorias.

“Hay que estar atentos a posibles alteraciones de estos patrones típicos de otoño e invierno que podrían acentuar los eventos que siempre se presentan como las heladas y friajes”, acotó.

“El año pasado estuvimos en un evento El Niño con hasta grados por encima de lo normal y récords importantes en pleno otoño e invierno. Este año es la contraparte. Estamos entrando a un periodo de enfriamiento del mar después de El Niño 2023-2024. Lo que va a percibir más la población es este contraste. Lo que sí es categórico es que el otoño y el invierno serán más fríos que el año anterior, por lo menos con una diferencia de cuatro a cinco grados en promedio”, concluyó.

Guardar

Nuevo

Más Noticias

MÁS NOTICIAS